24 de noviembre de 2009 06:26 AM
Imprimir

El Arbol Genealógico de la Vaca y Otros Rumiantes

Valiéndose de un nuevo enfoque para procesar ADN antiguo, así como de una nueva técnica científica desarrollada específicamente para obtener el genotipo de una vaca, un científico de la Universidad de Misuri, y un equipo internacional de investigadores, han creado un "árbol genealógico" muy extenso y preciso para las vacas y otros rumiantes, que se remonta hasta 29 millones de años atrás.

Esta información genética podría permitir a los científicos comprender la evolución del ganado bovino, de los rumiantes en general y de otros animales. La misma técnica que ha sido empleada en este estudio podría utilizarse también para verificar el grado de parentesco de parientes antiguos de los humanos, para ayudar a los campesinos a desarrollar ganado bovino más saludable y productivo, y como herramienta para los científicos que investigan sobre enfermedades humanas.

Jerry Taylor, profesor de ciencia animal, y su equipo, estudiaron 678 animales distintos, representando a 61 especies diferentes, y han obtenido datos valiosos. Cuando aplicaron la nueva técnica a 48 razas de ganado bovino, consiguieron construir un árbol genealógico e inferir la historia de las razas y de la domesticación del ganado bovino en todo el mundo.
La investigación ha revelado la historia del ganado bovino europeo, en donde la domesticación se llevó a cabo secuencialmente; primero en Turquía, los Balcanes e Italia, y luego expandiéndose por Europa Central y Francia, terminando en Gran Bretaña. Los científicos también han encontrado evidencias de una segunda ruta de expansión del ganado bovino antiguo dentro de Europa a través de la Península Ibérica.

Basándose en los hallazgos hechos en esta investigación, los científicos pueden comenzar a estudiar la evolución de ciertas especies.

Por ejemplo, si las razas de ganado bovino con altas cantidades de grasa intramuscular, el rasgo que se conoce popularmente como vetas de grasa, están estrechamente emparentadas entre sí, entonces probablemente compartan las mismas variaciones genéticas que crean las vetas de grasa.

Por otra parte, si esas mismas especies no están estrechamente emparentadas, podrían estar manifestándose diferentes variantes genéticas.

Averiguar cómo distintas variaciones genéticas permiten en el ganado bovino altos niveles de vetas de grasa, resistencia a las enfermedades, y otros rasgos, podría tener importantes repercusiones económicas para ganaderos de todo el mundo.Agromeat

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *