24 de noviembre de 2009 06:52 AM
Imprimir

Nueva etapa para la pesca

La aplicación de un sistema de cuotas contribuiría a renovar la actividad de esta importante industria

El sector pesquero nacional comparte la mayoría de los problemas que aquejan a la actividad en el ámbito internacional, como el exceso en la capacidad de pesca y el agotamiento de los caladeros. En este marco, el reciente anuncio hecho por el Gobierno sobre la implementación de un sistema de cuotas, tal como preveía la ley federal de pesca, es una buena oportunidad para avanzar en la consolidación de una renovada gestión de la actividad, tan necesaria a la sustentación del sector. Atrás quedaron los tiempos en que al aumentar el esfuerzo de pesca se obtenía un crecimiento proporcional en los volúmenes de captura. Desde hace más de quince años la pesca marítima muestra signos inequívocos de agotamiento y retroceso por exceso de buques y sobrepesca. Por otra parte, la concepción de la pesca ha cambiado, y hoy se la relaciona estrechamente con temas como la seguridad alimentaria, los efectos del calentamiento global, la conservación de la biodiversidad y la gestión sustentable del océano y sus recursos. Todos estos tópicos coinciden en lo esencial con los propuestos en la Cumbre Mundial de Johannesburgo en 2002 y con los Objetivos del Milenio de la ONU, como metas a alcanzar antes de 2010. Además, las cuestiones ambientales ocupan un lugar preeminente en la agenda internacional desde la Cumbre de Río de 1992. Dado este contexto, la Argentina enfrenta el desafío de mejorar la capacidad de gestión de gobierno en su sector pesquero con el fin de desarrollar acciones concretas para ordenar la pesca de determinadas especies. Pero fundamentalmente para construir una visión de largo plazo, donde la pesca sea una actividad protagónica en el planteo de desarrollo integral de un país con miles de kilómetros de costa marítima y mar territorial, y para acompañar los esfuerzos para garantizar una actividad pesquera ecológicamente sustentable, rentable y socialmente responsable. La iniciativa de avanzar en una administración por cuotas representa una oportunidad en este sentido. Esta "cuotificación" es una apuesta por una pesca más sustentable, al priorizar el cuidado precautorio por sobre la disponibilidad de los recursos del mar, y correctamente aplicada debería contribuir a reducir la sobrepesca y la devolución de especies no deseadas en los caladeros. Esto tiene también una incidencia directa en la disponibilidad de pescado en el mercado y, por tanto, en los precios para el consumidor. Por otro lado, exige una mayor transparencia por parte de las empresas y las operaciones pesqueras y aporta a la construcción de un entorno de mayor seguridad jurídica y previsibilidad que favorece las inversiones y proyecciones a largo plazo. Parte del desafío consiste, así, en que estas acciones generen un impacto socioeconómico favorable en las localidades que viven de la pesca a lo largo de todo el litoral marítimo argentino. El sistema de cuotas adquiere una dimensión auténticamente política y federal desde el momento en que, para ser viable, requiere la supervisión de los actores públicos, tanto del ámbito nacional como de las provincias con litoral marítimo. Finalmente, no es menor la necesidad de incluir a la pesca en una estrategia ampliada en materia de política exterior, particularmente con relación a los países vecinos con los que la Argentina comparte recursos. Si nuestros gobiernos, desde la Nación y desde las provincias pesqueras, asumen su compromiso histórico mediante la gestión transparente y eficaz de los recursos pesqueros, se estará avanzando firmemente como sociedad políticamente organizada. De lo contrario, el país se verá privado del protagonismo que le corresponde en materia pesquera, en consonancia, al menos, con el grado de importancia que la pesca regional tiene en el plano internacional.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *