24 de noviembre de 2009 04:58 AM
Imprimir

Se exportó más oro y cobre que trigo y maíz

Según datos oficiales en el mes de octubre las pocas exportaciones que crecieron fueron las de recursos no renovables como petróleo, cobre, y oro. Las ventas de la producción del campo cayeron 65%

En el mes de octubre las exportaciones primarias generadas en el campo se desplomaron un 65%, según se desprende de las estadísticas oficiales publicadas por el Indec el último viernes.El dato oficial del derrumbe indica que en el décimo mes de 2009 las ventas externas de los productos primarios totalizaron 510 millones de dólares, contra 1.104 millones exportados en 2008.Sin embargo cuando se miran con lupa estas estadísticas, se ve que el 30% de las exportaciones primarias de octubre corresponden a productos extra agro como “pescados y mariscos”, y “mineral de cobre y sus concentrados”.Las ventas de cobre y pescados sumaron 154 millones de dólares, unos 92 millones en el primer caso; y unos 62 millones de dólares en el segundo.Un año atrás estas exportaciones totalizaron 99 millones de dólares, y representaron apenas el 9% de las exportaciones primarias. Pero en 2009 tras la abrupta caída de la exportación de granos, esas mismas ventas más que triplicaron su participación el segmento “productos primarios”.Entre enero y octubre de 2009 las exportaciones de maíz sumaron 1.220 millones de dólares, un 63% menos que en el mismo lapso de 2008. El trigo acumula en ese periodo ventas por 789 millones de dólares, es decir una baja acumulada en 2009 del 65% contrastada con el año pasado.Pese a la anunciada apertura para las exportaciones de trigo y maíz, el mes pasado las ventas de ambos cereales no mejoraron. En el primero de los dos cereales las ventas totalizaron 48 millones, es decir una caída interanual del 74%.Mientras que de maíz se exportaron en octubre de este año apenas 32 millones de dólares, lo que implicó una disminución del valor de las ventas externas de este cereal del 84%, en términos interanuales.Estas bajas en el valor de la exportación de los principales cereales argentinos, sumado a la escalada en el precio internacional del oro y el cobre, trajo como consecuencia que las ventas externas de ambos minerales superaran, en más del doble a las de los cereales.El valor de las exportaciones de oro en octubre fue de 99 millones de dólares, en tanto que las de cobre y sus concentrados totalizaron 92 millones.Entre ambos productos –recursos no renovables, y que no pagan derechos de exportación– totalizaron ventas por 191 millones de dólares, versus 80 millones de dólares que sumaron las exportaciones de trigo y maíz.Si a las exportaciones de los metales mencionados se añade la exportación de petróleo crudo –que paga retenciones móviles con un piso del 45%– se tiene un pequeño grupo de productos cuyo valor de exportación creció en octubre de este año, pese a la caída generalizada de las ventas externas que acumula un 25% menos que en 2008.Según el informe del Indec, los rubros que registraron aumentos en las exportaciones de octubre fueron “Petróleo crudo, Piedras y minerales preciosos y sus manufacturas y Mineral de cobre y sus concentrados”.Las ventas externas de petróleo crudo crecieron el mes pasado un 76%, al totalizar envíos por 362 millones de dólares, divisas que en su mayor proporción pueden no ser liquidadas en el país, a diferencia de la producción granaria.Esto quiere decir lisa y llanamente que sale petróleo pero si el exportador lo decide no entra al país su equivalente en dólares. Dicho de otro modo la exportación de petróleo implica una fuga de divisas en el formato de hidrocarburo, no de moneda.Petróleo, oro y cobre sumaron un valor de exportación el mes pasado de 553 millones de dólares, un 55% más de lo que se exportó desde el campo en el transcurso del décimo mes.Si esto marcara una tendencia, podría suponerse que la “primarización” de las exportaciones argentinas, que hace desgarrar las vestiduras a más de un crítico del sector agropecuario, adquiere un carácter más que regresivo ahora.No sólo por el escaso o nulo valor agregado de esos productos, sino porque se trata de recursos naturales no renovables. De allí que frente a este esquema exportador que se planteó el mes pasado –que podría atribuirse a una coyuntura, es cierto– las acusaciones que se formulan a la soja son un verdadero “poroto”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *