24 de noviembre de 2009 09:31 AM
Imprimir

Río Hondo  –   Productores denuncian que sus animales mueren al beber del lago

Las Termas, Río Hondo (C) A raíz de la situación expuesta por pequeños productores del departamento Río Hondo quienes afirmaron a EL LIBERAL que sus animales sufren las consecuencias directas por la contaminación del embalse al consumir agua y pone en peligro la producción de frutas y hortalizas, profesionales señalaron que urge realizar un estudio exhaustivo del agua para determinar si los animales corren peligro como también la producción agrícola.

Recientemente, los pequeños productores dejaron trascender que el enlame producido en la costa del embalse a pocos metros donde siembran y consumen agua sus animales sería nocivo para el organismos de los vacunos y caprinos ya que les produciría “ceguera”, malformación en la reproducción y hasta incluso la muerte.
La contaminación es generada por las industrias tucumanas que no cumplen con el proceso de producción limpia, la que se agrava por la falta de lluvias en la cuenca Salí-Dulce.
En diálogo con EL LIBERAL, el médico veterinario José Valdiviezo manifestó que la intoxicación podría darse en los animales “de acuerdo con el tiempo y cantidad de consumo de agua que supuestamente posea tóxicos” y para ello es imprescindible contar con estudios científicos que avalen la presencia de sustancias tóxicas o metales pesados.
“Para que se produzca intoxicación el animal debe consumir la sustancia por un lapso determinado de tiempo, es un efecto proporcional a la cantidad de tóxico que consuma por día, es de acuerdo con el tiempo y la cantidad. Si esto ocurre, los animales vacunos o rumiantes podrían sufrir las consecuencias de la contaminación por intoxicación alimentaria”, opinó el profesional.
Asimismo, sostuvo que en su actividad profesional receptó varios testimonios de productores de Islas de Los Castillos, El Manantial y parajes cercanos donde le confiaban que sus animales morían por haber consumido agua estacionada en la costa del embalse y habrían decidido evitar el consumo de agua que proviene del lago.
Por su parte, el Ing. Marcelo Contreras, coordinador del Inta coincidió con Valdiviezo en que se debe contar con análisis químicos como bacteriológicos que indiquen cuál es el riesgo o no de los animales o vegetales que se siembren en esta región del departamento Río Hondo donde se siembran variedades de frutas y hortalizas.
“La planta es selectiva en lo que absorbe, si hay alguna sustancia nociva no crecerá, lo mismo hay que ver qué es lo que tiene el agua, si hay algún tipo de bacterias. En el agua que se emplea para riego no creo que afecte pero vuelvo a recalcar que es imprescindible contar con estudios para constatar científicamente sus efectos”, indicó Contreras.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *