24 de noviembre de 2009 09:40 AM
Imprimir

Brasil y Japón ganan terreno en las exportaciones de vino

A estos países se suma Alemania, como otro de los destinos que cobran importancia para la industria local. En la vereda contraria se ubican Canadá e Irlanda.

La consolidación de EE.UU. como principal destino del vino chileno no es el único cambio para la industria local. A septiembre, entre los diez principales destinos, destacó el avance de Brasil, Japón y Alemania.

El crecimiento del gigante sudamericano no deja indiferentes a las viñas, menos ahora que está a sólo US$ 4 millones en envíos de convertirse en el segundo destino de América.

"Brasil es una economía pujante, que se está desarrollando no sólo para el vino chileno, sino que también para otros productos", dice Diego García de la Huerta, gerente general de viña Sutil.

La mayor demanda también se refleja en el consumo de información acerca de la industria local en Brasil. Desde 2008 que el periodista y autor de Descorchados, Patricio Tapia, publica su guía en dicho país. "Hay una demanda creciente por vinos de calidad, se ha abierto una ventana no sólo para vinos más baratos", sino que también para los de mayor valor, explica Tapia.

Al revés de Brasil, Japón y Alemania, países como Canadá, Dinamarca e Irlanda han disminuido sus compras de vino chileno.
Escocia impone normas para proteger su whisky

Escocia decidió imponer una serie de normas para proteger su whisky, disposiciones que se relacionan con el etiquetado del producto con el fin de aclarar al consumidor qué está tomando y también para combatir las imitaciones extranjeras, publicó BBC Mundo.

Así, de acuerdo con la normativa, por primera vez se distinguirá entre el whisky de una sola malta (single malt) y un escocés mezclado.

Hasta ahora la ley establecía que cualquier bebida etiquetada como whisky escocés debía ser destilada y añejada en Escocia, pero a partir de ayer, entraron en vigor nuevas reglas sobre la producción y la presentación, similares a las utilizadas por los productores de champán, según informó la BBC.

Las nuevas disposiciones establecen que todas las etiquetas de las botellas de whisky deberán tener una descripción definida y que la variedad de una sola malta sólo podrá ser producida en Escocia, desde la destilación hasta el embotellado.

No obstante para el caso de los whiskys mezclados, éstos podrán continuar siendo embotellados en otros países.

Asimismo, la normativa establece que se introducen, por primera vez, denominaciones regionales tales como "Highland" y "Lowland", mientras que el término "pure malt" (malta pura) será prohibido.

Nuevos mercados

En Escocia, los productores confían en el efecto de la nueva normativa, que protegerá un negocio cercano a los US$ 5 mil millones anuales en ventas, donde nueve de cada diez botellas se destinan a la exportación, principalmente a Francia, Estados Unidos y España.

Según Campbell Evans, de la Asociación de Whisky Escocés, el país está deseoso de "ampliar su negocio a mercados emergentes, como China, India, Rusia y Brasil".

Sin embargo, dijo esperar que al "endurecer las reglas sobre lo que define el whisky escocés, se pueda mantener la marca tan pura como el aire de las tierras altas". La asociación calificó de "histórica" a la nueva legislación, elaborada por el gobierno del Reino Unido.

En tanto, el secretario de Estado para Escocia, Jim Murphy, dijo: "Es vital que protejamos nuestras industrias claves".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *