18 de septiembre de 2017 10:29 AM
Imprimir

Las lluvias causan estragos en el trigo

CompartiremailFacebookTwitterLas lluvias insisten sobre el área más afectada por el exceso hídrico y las inundaciones que castigan a buena parte del territorio bonaerense: cayeron de 70 a más de 100 milímetros y causaron severos daños en los campos sembrados con trigo. Los especialistas señalan que en los lotes que venían con los suelos saturados de […]

Las lluvias insisten sobre el área más afectada por el exceso hídrico y las inundaciones que castigan a buena parte del territorio bonaerense: cayeron de 70 a más de 100 milímetros y causaron severos daños en los campos sembrados con trigo.
Los especialistas señalan que en los lotes que venían con los suelos saturados de humedad fueron desbordados por las precipitaciones y los caminos se tornaron intransitables, mientras que muchas parcelas quedaron bajo agua.
Por la anoxia, el lavado de nutrientes y la alta presión de las enfermedades, un 50% de los cuadros de trigo bonaerenses pasaron a tener una condición regular. Las condiciones de alta humedad en la que crecen los trigos aumentó la severidad de las enfermedades.
El complejo de roya sigue siendo el que domina el paisaje, seguido por mancha amarilla. Tomaron al cultivo en un momento clave: justo cuando ya el 30% de los lotes está desplegando la hoja bandera. Será de vital importancia controlar las enfermedades. Está en juego la sanidad de la hoja bandera, tan importante en el aporte de nutrientes para el llenado de granos.
El pronóstico climático anticipa que el buen tiempo se mantendrá en la región y se presume que los días soleados permitirán comenzar la siembra de maíz en las zonas con menos problemas de excesos de agua.

Qué dicen los expertos

Para los expertos, los excesos hídricos acumulados podrían hacer perder unas 70 mil hectáreas de trigo, que se sumarían a las 80 mil que ya se malograron por las anteriores inundaciones, mientras que también podrían afectar la producción de cebada.
Así lo consignó el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales porteña al señalar que “estas precipitaciones impactaron también sobre los núcleos de cebada del centro y sur de la provincia de Buenos Aires”.
“Acumulando excesos hídricos que afectaron los lotes implantados con el cereal, provocando pérdidas de área que podrían alcanzar las 40.000 hectáreas”, confirmaron los especialistas.
Si bien la falta de caminos y el exceso de humedad impide el acceso de los productores a los lotes para cuantificar el área afectada, las pérdidas de trigo tentativas alcanzarían las 150.000 hectáreas para la campaña 2017-2018, concentradas principalmente en las regiones centro, oeste, sudoeste, sudeste de Buenos Aires y Cuenca del Salado; y en el sur y norte de La Pampa.
“Teniendo en cuenta las 150.000 hectáreas que quedaron fuera de la proyección inicial de siembra (5,5 millones de hectáreas), la presente campaña registraría una merma total del área triguera por 300.000 hectáreas”, indicaron.
El 45% de las 5.350.000 hectáreas incorporadas presenta una condición de humedad excesiva que no sólo afecta el crecimiento y desarrollo del cultivo, sino que también imposibilita la realización de labores de fertilización y control sanitario.
Los daños en cebada se concentran en mayor medida en el centro, sudoeste, sudeste de Buenos Aires y sur de La Pampa, regiones que nuclean el 79 % de este cultivo implantado a nivel nacional

Fuente:

Publicidad