19 de septiembre de 2017 13:59 PM
Imprimir

Las lluvias impactan en el precio del trigo, que en dos semanas subió 4,5 por ciento

CompartiremailFacebookTwitterLa posibilidad de que las lluvias no cesen empieza a alertar a la industria que ve con preocupación la aparición de enfermedades, un tema que atenta contra la calidad del trigo. Su efecto se hace visible en los precios que en lo que va del mes ya aumentó un 4,4 por ciento. La continuidad de […]

La posibilidad de que las lluvias no cesen empieza a alertar a la industria que ve con preocupación la aparición de enfermedades, un tema que atenta contra la calidad del trigo. Su efecto se hace visible en los precios que en lo que va del mes ya aumentó un 4,4 por ciento.

La continuidad de las precipitaciones alerta la posibilidad de que lleguen las enfermedades

“La posibilidad de la aparición de un hongo como el fusarium a partir del exceso hídrico es algo que afecta puntualmente a la calidad de la harinas”, afirmaron desde la molinería.

El cereal viene escalando desde los primeros días de septiembre constantes subas que hacen que hoy tenga una ganancia del 4,5% en la posición enero que es el mes cuando el trigo ya empieza a venderse. Su valor paso de u$s156 a los u$s163, según el cierre del ayer.

Desde la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, el economista Iván Ullmann aseguró que “hay mucha incertidumbre en los que pueda pasar dado que septiembre es una de los meses más lluviosos”.

“Este es un factor interno que está traccionando en algo los precios lo que refleja claramente que el mercado esta atento al clima”, afirmó el experto.

El informe diario de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR); sostuvo que por calidad se pagaba 165 dólares en enero y u$s168 en febrero.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Bolsa de Cereales de Entre Ríos también alertaron sobre posibles casos de fusariosis de la espiga (FET) para septiembre y octubre en sembradíos de trigo en campos de diferentes distritos de esta provincia mesopotámica.

“Es importante conocer aspectos básicos y pérdidas potenciales” señaló el organismo entrerriano en su informe semanal con datos “de los últimos siete días de la Red de Estaciones Meteorológicas”.

Si bien la industria no ve la posibilidad de que falte trigo. Hoy hay un millón de toneladas que quedaron fuera del circuito, todavía habrá lluvias en los próximos meses que podrían complicar el panorama.

Un caso parecido con el fusarium se vio en la campaña 1998/1998, recordó la molinería. “Hoy con la quita de las retenciones entendemos que hay mucha inversión (tecnología) apostada en el cereal”, señalaron.

La provincia de Buenos Aires demora en la firma de las nuevas zonas inundadas así como también en la prórroga de muchas otras más que vienen desde el año pasado.

Fuentes de Agroindustria reconocieron a este diario “que está pendiente el decreto para el partido de Rivadavia dado que falta la firma de las autoridades provinciales, con lo cual se declaró la emergencia al referéndum de la rúbrica. Entendemos que la provincia todavía tiene una burocracia tremenda”.

El presidente de la Sociedad Rural de Herderson Pablo Ginestet afirmó a BAE Negocios que “hay emergencias que se vencieron el 31 de agosto y el certificado que dice que tenes el aval, lo llevas al Banco Provincia ya no sirve porque el papel se venció. Estamos en un limbo”.

El rumor empezó la semana pasada cuando varios productores que comercializan soja directamente con la exportación se vieron con la sorpresa de que en sus contratos figuraba nuevamente la cláusula por la cual se retiene en parte de pago de encontrarse la tecnología de Monsanto. Ahora todo está en manos del Ministerio de Agroindustria que le prometió a las entidades gremiales hablar con la multinacional para solucionar el inconveniente.

“Hoy la resolución 207 prohibe la presencia de la cláusula”, rescataron las fuentes. Sin embargo el artículo 1 sólo establece que “serán extraídas al productor o remitente muestras de grano en el primer punto de entrega las cuales podrán ser requeridas por el Instituto Nacional de Semillas (Inase)”. El tema es que “le están descontando en el puerto al productor, con lo cual es ilegal, y esto está presente sobre la cosecha nueva y la que esta a fijar”, resaltaron.

Las fuentes de la industria sostienen que “la cláusula nunca salió del mercado. Lo que se cambió es que ahora no existe el descuento compulsivo. Lo que está vigente son acuerdos entre privados donde el productor acepta que la información también sea enviada al dueño de la tecnología. Esto fue avalado por el Gobierno”.

Por lo pronto Agroindustria le pidió a la gremial dos días para encontrar a una solución.

Fuente:

Publicidad