20 de septiembre de 2017 10:06 AM
Imprimir

Colombia : Polémica en Tunja por construcción de Frigorífico en zona de ecosistema boscoso

Hay inconformismo porque en la zona en la que se quiere adelantar el proyecto, se afectaría una reserva forestal, acuíferos y el río Jordán.

Un proyecto particular y generado por una empresa privada está creando animadversión en la comunidad de la vereda Runta, sector la Cabaña.
Se trata de inversionistas que confirmaron la empresa denominada Frigorífico Eco Tunja.

“Dentro de los estudios preliminares que vienen adelantando desde el 2017, ubicaron de acuerdo a los usos de suelo, la posibilidad de ubicar un predio que cumpliera con los requisitos para eso. Dentro de esos requisitos solicitaron el uso de suelos de varios sectores. Detectaron que el que realmente cumplía y era el mejor, es el que está ubicado en el sector de La Cabaña”, dijo en Caracol Radio el secretario de Desarrollo de Tunja Guillermo Jiménez.

Agregó que “el Frigorífico Eco Tunja decidió comprar el lote, y luego realizar los estudios y recopilar la documentación que las autoridades sanitarias y ambientales exigen para poner en funcionamiento el proyecto”.

Pero además señaló que “en este momento en Tunja existe una acción popular que exige que en Tunja se tenga una planta de beneficio. Según el plan de racionalización, a Tunja se le dió la autorización para tener una planta de beneficio de tipo nacional, es decir que se pueda sacrificar animales de cualquier parte del país, siempre y cuando tenga sus guías de movilización”.

Pero las explicaciones anteriores y la exposición del proyecto por cuenta de la empresa privada, que además promete una planta de tratamiento de aguas residuales, no es suficiente para los tunjanos que aún tienen muchas dudas sobre el proyecto.

Los habitantes de la vereda La Cabaña, activistas, ambientalistas, ecologistas y demás aseguran que construir el frigorífico en esa zona sería devastador para la reserva medio ambiental de Tunja.

“Para nosotros es una zona de reserva forestal, flora y fauna donde hay cero contaminación, y es así como debemos conservarla. No les creemos el argumento de que es un beneficio para la gente, no les creemos que nos van a hacer ben pavimentando el camino de acceso y tampoco nos dejaremos convencer con las promesas de empleos para los habitantes de la vereda. Nos preocupa muchísimo el impacto ambiental en temas de olores, de afectación del suelo, y el daño de la zona boscosa”, dijo en Caracol Radio Eccehomo Vargas Gutiérrez, el presidente de la Junta de Acción comunal de La Cabaña.

El líder comunal aclaró que “no le decimos que no al Frigorífico, pero invitamos a los inversionistas que planeen mejor el lugar en donde lo van a hacer y que evalúen el impacto social que nos traería. Como representante legal de mi comunidad, ya dimos nuestra negativa por escrito y con nuestras firmas”.

En la vereda existen 380 habitantes entre adultos y adolescentes, y más de 150 niños. Dos escuelas cercanas también preocupan por el eventual paso de los camiones con el ganado para el sacrificio.

Varios activistas también aseguraron que los inversionistas no han sido claros con los estudios de impacto ambiental: “entendemos que necesitamos una planta de beneficio animal, estamos de acuerdo, pero no ahí ni así. No entendemos en qué fase va este proyecto, pero adicional a esto, nos preocupa que se atente contra las aguas del río Jordán, porque donde se piensa alzar la infraestructura de este frigorífico, del cual además no se ha determinado cuál es su naturaleza real”, señaló una joven activista.

Otro ambientalista mencionó que “no queremos que la tierra se altere, y que sobre todo, se generen problemas sociales de los cuales ya tenemos espejos en el país. Hay que buscar un mejor lugar para hacer este proyecto, no vemos la protección real a los recursos naturales e hídricos, y menos, la protección a la seguridad social real de la gente de la vereda”.

Frente a las decenas de quejas que se conocieron de forma publica en una socialización del proyecto, que se realizó en la alcaldía de Tunja, el secretario de Desarrollo de la ciudad indicó que “esas inquietudes deben ser escuchadas por la autoridades, pero no podemos lanzar juicios por ahora. Este es un proyecto de más de 50.000 millones de pesos. Todo hay que manejarlo dentro de la objetividad y aterrizarlos sobre la norma. Si la norma se cumple, podrá realizarse”.

Agregó que el frigorífico podría “solucionar un problema de orden sanitario en la ciudad, sobre todo del sacrificio de porcinos, y ayudaría a disminuir contaminación y malas prácticas de ese sector. Generaría más de 150 turnos de trabajo directos, de forma diurna y nocturna, estaría generando más de 500 empleos directos en planta más los indirectos que generaría. Además tendríamos algún tipo de ingreso al municipio por impuesto de degüello de ganado, y le estaríamos dando cumplimiento a la acción popular en contra del municipio por no tener el frigorífico”.

Los ambientalistas y la comunidad insisten, en que por ahora, el panorama de ese proyecto, dista mucho de ser responsable con la ciudad, con la comunidad y con el ecosistema.

La discusión quedará a la orden del día, en tanto avance el proceso del proyecto y su viabilidad.

Fuente:

Publicidad