24 de noviembre de 2009 19:34 PM
Imprimir

Forrajeras modificadas hacia un nuevo mercado de producción de carne

La aparición de plantas forrajeras mejoradas potencian la dieta de la hacienda en el norte y oeste del país

La producción de especies forrajeras mejoradas para la alimentación ganadera ganó espacio en los últimos tiempos, con alfalfas para enfrentar problemas de timpanismo o empaste y otras pasturas diseñadas megatérmicas subtropicales ya que la ganadería de cría se corrió hacia el Norte y el Oeste.
En este sentido, la oferta comenzó a ganar espacio en los mercados, presionada también por el cambio climático que presenta desafíos en el comportamiento animal.
La firma Produsem de Pergamino promociona ProInta Carmina que es la única alfalfa con comportamiento mejorado para atender en primavera y otoño cuando existe el peligro de empaste o meteorismo ruminal.
Este problema ocurre especialmente en alfalfas puras o con alta presencia de la misma en la consociación, en momentos cuando el crecimiento de nuevos brotes es máximo, antes de que el cultivo haya llegado a un 10% de floración.
La degradación ruminal (el rumen es el primer estómago del bovino, un verdadera cuba de fermentación) que adquiere velocidad con los brotes jóvenes y la fermentación microbiana.
ProInta Carmina, variedad del Grupo VIII, sin latencia invernal (crece en invierno) fue desarrollada por Produsem en convenio con INTA y consideran que "es la única en el mercado con menor velocidad inicial de degradación ruminal".
La distingue una importante disminución de los casos de empaste y su gravedad (profusión de gases en el rumen que aprietan otros estómagos y provocan asfixia en el animal) y aumenta la eficiencia de uso de los recursos forrajeros.
En ensayos oficiales, en el promedio de tres localidades y tres años produjo alrededor de 15 toneladas de materia seca por hectárea/año, lo que equivaldría a 1500 kilos de carne por hectárea, con picos productivos para la zona de Marcos Juárez de
25 toneladas por año, en cuatro años de ensayos.
Un rodeo de 250 novillos presentó entre los que pastorearon Carmina se advirtió no sólo un menor número de empastados (16% contra 32 %) sino también una estadísticamente significativa menor incidencia de casos moderados a graves.
El especialista en carnes del INTA Daniel Rearte afirmó que para hablar de una mayor producción de carne en el país es que se produzcan más terneros.
José María Collazo, de la forrajera Calwest admitió que para producir más carne hay que considerar que "el desplazamiento de la ganadería de cría hacia el Norte llevó a que prestáramos cada vez más atención a las forrajeras megatérmicas o subtropicales".
Dentro de ellas, existen especies que persisten en climas en el cual se presentan heladas invernales", destacó.
"Se introdujeron gramíneas megatérmicas en zonas templadas", dijo Collazo.
Por ejemplo Grama Rhodes, que soporta muy bien los suelos alcalinos y salinos sódicos y coloniza en aquellas cañadas de pelo de chancho, en donde se puede pasar de 600 kg por ha de materia seca a los 6000 kg.
Por otro lado, el Panicum coloratum o mijo perenne sirve en suelos alcalino sódicos y es tolerante al frío.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *