23 de septiembre de 2017 07:18 AM
Imprimir

En Uruguay el ovino busca cómo avanzar

En las últimas semanas hubo señales favorables, pero la majada no consigue volver a crecer.

Quien hubiese dejado su lana en el galpón un año atrás hubiese tenido más rentabilidad que mediante la gran mayoría de las operaciones financieras sofisticadas que circulan por allí. Dado que los precios se trasladan con relativamente transparencia, podríamos asumir una suba similar al 25% que ha subido en dólares el Indicador de Mercados de Australia en los últimos 12 meses.

Por su lado, si fuese un productor y no un mero especulador, podría celebrar íntimamente que el mes que viene saldrá el primer contenedor con carne ovina con hueso hacia EEUU. No será un tsunami en el mercado, pero suma otra boca de salida. Y el precio del cordero, como el de la lana, vale más que el año pasado.

El ovino avanza en su cosecha anual de lana en condiciones diferentes al resto de las materias primas. La baja oferta a nivel global y la persistencia de una demanda firme permiten que tanto el precio de la lana como el de los corderos se sostengan y aún se ubiquen por encima de los del año pasado.

La presión está puesta en que el ovino no siga perdiendo importancia porque en los últimos años se ha visto disminuida la majada por razones externas a los números que aporta a las empresas. Y cabe esperar que los datos de Dicose ratifiquen el descenso a un nuevo mínimo desde que se llevan registros, es decir desde 1974.

centrales 4.jpg

 

Los productores no retienen

Los precios firmes todavía no se transmiten en decisiones de aumento de oferta. Este año la faena de ovinos es sensiblemente mayor a la del año pasado, los productores no están reteniendo animales para producir más. La faena en lo que va del año ha aumentado 29% y la de ovejas ha aumentado todavía más, 33%. Mala señal respecto al ánimo de los productores. Pero como todo ánimo este es heterogéneo y hay productores contentos. Los que producen lanas finas y obtienen más de US$ 10 por kilo de lana esquilada seguramente están conformes. Los que obtienen una señalada de más de 100% de corderos y los venden a un precio casi 10% mayor por kilo respecto al novillo, también.

Por alguna razón las señales de los precios no generan una reacción que derive en un aumento en la producción, apunta el director de Delta Consultores, Roberto Cardellino. En agosto el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) realizó un seminario en el que esta situación fue analizada.

Aunque el rubro ovino complementa sinérgicamente a la ganadería vacuna y a la agricultura, las barreras de entrada al rubro permanecen difíciles de superar. En la ganadería vacuna, el alto precio del ternero vuelve ardua la competencia por la tierra. En la agricultura el ovino parece tropezarse con la lógica de la simplificación. ¿La preocupación por los robos y depredadores? ¿O es que hay otras razones?

centrales 3.jpg

 

La hipótesis de la seguridad y los depredadores

Un simposio llamado El negocio ovino, realizado en agosto, recorrió aspectos que se relacionan con el crecimiento del sector. En el mismo, Fernanda Maldonado, quien asesora a la Federación Rural (FR) e integra el Plan Estratégico Nacional del Rubro Ovino (Penro), opinó que hay tres temas, emparentados, que se interponen entre las señales del mercado y la recuperación del sector ovino: el abigeato, los predadores y los perros.

Por eso valoró lo interdisciplinario de la actividad: “No todos los días se tiene a un fiscal de corte, en este caso Jorge Díaz, hablando de temas de agro”. Y a partir de eso delineó algunas estrategias de trabajo: herramientas para los productores y para los organismos estatales como aplicaciones que faciliten hacer denuncias desde el propio predio, al tiempo de sensibilizar a la sociedad sobre los daños provocados por perros, que se reportan casi cotidianamente en las redes sociales.

Los aspectos de seguridad fueron abordados por Luis Mendoza, jefe de policía de Paysandú. Explicó que en ese departamento se hizo una reestructura del trabajo y se dividió la jefatura en dos zonas, una metropolitana y otra rural. Recomendó trabajar en la persuasión y disuasión con patrullas que actúan en forma sorpresiva. “La policía anda a diferentes horas en distintos lugares”, dijo. Empezaron a bajar las denuncias, hasta llegar prácticamente a una situación de cero abigeato en el departamento, explicó.

Es una cadena, explicó: que la gente confíe en la policía, denuncie y la denuncia se lleve a la práctica. De esa manera el abigeato que era el principal problema quedó relegado a segundo término y ahora la preocupación principal tal vez son los ataques de perros. El tema del abigeato es policial, el de los perros es más amplio, excede el trabajo policial, explicó.

centrales 1.jpg

En ese sentido el productor podría también tener cierta expectativa de que empiece un proceso de control más ordenado a través del chipeado de los perros, que seguramente no será fácil de implementar y de que se traduzca a una población controlada. Pero un primer paso se ha dado.

Hay otros enemigos naturales que complican más a ovinos que a vacunos. Los jabalíes tal vez a la cabeza, pero en ese sentido también empiezan a cobrar fuerza iniciativas regionales. Y están las especies nativas que también son acusadas: los caranchos y los zorros.

En términos de enemigos naturales, para los ovinos muchos consideran que el más pequeño es el que más complica. En ese caso hay una cada vez más firme expectativa de que el control biológico de la mosca de la bichera, tema que fue abordado por Daniel Castells y en el que desde el congreso hasta el presente se ha seguido avanzando. Además hay consenso en las gremiales de la región en avanzar con el tema, otro logro reciente.

El ovino suma señales de los mercados externos y del accionar interno, mientras se prepara tal vez para una nueva caída de su población. El sector cruza por una buena esquila y busca cómo eludir depredadores y costos. Si la lana vuelve a ser moda y el costillar se impone en EEUU, el ovino en Uruguay pueden volver a ser protagonista.

centrales 2.jpg

 

No hay mejor defensa que jugarse a un buen crecimiento

En el congreso al que se alude en este informe no solo se discutieron estrategias defensivas. Desde la producción, Juan Echeverría, ex presidente de la Sociedad Criadores de Corriedale del Uruguay (SCCU), remarcó la importancia de la alimentación y señalada. “Lo más importante no es hablar del stock, sino de la extracción. Se puede seguir con 6,5 millones de ovinos y sacar muchos más corderos” con alimentación y manejo adecuados.

Hay varios emprendimientos que apuntan a señaladas de corderos de más del 100% y más, por ejemplo en quienes trabajan con la raza Highlander la meta es que cada oveja de dos corderos.

En realidad hablar de “los ovinos” implica además una generalización algo grosera. En el simposio Alfredo Fros indicó que hay una oportunidad para la producción ovina respetando las variantes agroecológicas. Bien distintos pueden ser los sistemas de lanas ultrafinas del norte respecto a los intensivos en carne de las zonas agrícolas.

Gabriel Ciappesoni, del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), destacó que se trata de complementar, una oveja por hectárea que no compite con el vacuno es un ingreso para nada despreciable.

En el mismo sentido, Diego Varalla, de la Consultora Apeo, apuntó a razas más maternales en sistemas más mixtos, y puso el énfasis en el impacto que tendría aumentar en una oveja por hectárea la dotación y en ir aumentando los bajos porcentajes de señalada actuales, ubicados en el entorno de 60% cuando en Nueva Zelanda están por encima del 100%.

La causa distante está en la necesidad de alimentar mejor a la majada, algo para lo que la rotación agricultura-pasturas ofrece un enorme potencial.

José Ignacio Aguerre, del Secretariado Uruguayo de la Lana(SUL), destacó un nicho de mercado, el de los borregos o capones jóvenes a los que se les obtienen dos esquilas, particularmente en razas de lanas finas.

Por su parte, Gonzalo Ducós, de la Federación Uruguaya de Grupos CREA (Fucrea), desmitificó el aumento de costos de mano de obra generado por los ovinos, al menos no es lo que se refleja en los datos de Fucrea: las empresas ovejeras no gastan más que el resto.

Son toda una serie de argumentaciones que llevan a la pregunta: ¿Cómo captar la atención de quienes no tienen el rubro ovino?

Carlos Molina, analista de los resultados empresariales de las empresas vinculadas al Instituto Plan Agropecuario (IPA), apuntó que los establecimientos ovejeros del basalto tuvieron buenos resultados en empresas que están sobre campos de Coneat menor a 100.

Nuevamente la complementariedad y el buen uso de campo natural y áreas forrajeras intensivas permiten para quienes pueden estar junto a sus lanares en los momentos claves lograr empresas rentables, vivibles y con buena calidad de vida para el productor.

Ovinos Corriedale
Se espera que Dicose confirme un volumen de la majada que será el menor desde que hay registros.
Se espera que Dicose confirme un volumen de la majada que será el menor desde que hay registros
Fuente:

Publicidad