23 de septiembre de 2017 12:52 PM
Imprimir

El feedlot mira lo que viene con mucho optimismo

La cámara que nuclea al sector festejó su 20º aniversario resaltando las expectativas de continuar creciendo.

El engorde a corral (feedlot) fue una innovación productiva que cambió el paradigma en la producción ganadera. Hoy, el modelo ya está instalado y cada vez más fortalecido con expectativas de continuar creciendo.

Así lo resaltaron los miembros de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF) durante los festejos del 20º aniversario y Clarín Rural estuvo ahí.

Pero los comienzos para introducir este modelo no fue fácil. “En aquellos tiempos el feedlot era la oveja negra de la ganadería. Había resistencia para que se instale el engorde a corral. Era el leproso del antiguo testamento, que lo echaban de la ciudad”, comparó a Clarín Rural Ignacio Rivarola, pionero de la actividad y hoy cuenta con un establecimiento con capacidad para 11.000 animales en San Pedro donde brinda servicio a terceros (hotelería).

“Hacía 30 años que los norteamericanos ya lo estaban con el feedlot. En cambio, en Argentina primaba el novillo a pasto. “Esta actividad se fue imponiendo como ocurrió en el resto del mundo”, agregó.

En este sentido, también fue uno de los fundadores de la cámara que nuclea a los representantes del engorde a corral. “Mi tarea era reunirme con los directivos de diferentes cámaras cuando trabajaba para una compañía de Estados Unidos y pude conocer la acción y la importancia de las mismas”, recordó Rivarola, quien tuvo el honor se ser el primer presidente de la CAF.

El feedlot mira lo que viene con mucho optimismo

Ignacio Rivarola, pionero del feedlot y primer presidente de la cámara que nuclea al sector.

Y continuó: “Más tarde, la empresa donde trabajaba consiguió la distribución de gluten feed (subproducto de los derivados del azúcar del maíz) y ahí comencé a relacionarme con diferentes productores que luego fueron parte de la cámara. Un día se me ocurrió invitar a mis clientes para que se conozcan entre ellos y así surgió esta iniciativa”.

Uno de los motivos por los que se impuso de forma contundente fue la pelea entre “agricultura y ganadería”. “Cuando vino el boom de la agricultura, con precios internacionales de los granos muy buenos, los campos que tenían novillos eran competencia. Terminar el animal los últimos 3 meses, era imposible económicamente y además, era inmoral”, graficó Rivarola.

Ahora, con la actividad consolidada, el actual titular de la cámara feedlotera, José Luis Triviño, aseguró que el sector busca crecer en la calidad de carne y en nuevos mercados de alto valor, entre otros temas.

El feedlot mira lo que viene con mucho optimismo

José Luis Triviño, más conocido en el ambiente como “tutu”, es el actual presidente de la Cámara Argentina de Feedlot.

En este sentido, adelantó que están trabajando para la apertura de Estados Unidos, China, los países árabes y los países del sudeste asiático, mercados que quieren “high quality beef”, o sea, carne de alta calidad.

Esto es consecuencia del envión que les dio la apertura de la cuota 481. (exportación a la UE).

El feedlot representa el 60% de la faena nacional y apuntan a que llegue al 80% o 90%.

Fuente:

Publicidad