25 de septiembre de 2017 01:20 AM
Imprimir

Genética como pieza central

Una de las patas importantes para que la ganadería argentina empiece a crecer.

Cumplidos los remates de la 11ª edición de La Nación Ganadera (LNG) hubo plena coincidencia en la positiva calificación de parte de los responsables de las ventas: Álzaga Unzué y Cía., y Fontana y Cía. S.A.

Ignacio Gómez Álzaga, presidente de Álzaga, Unzué y Cía., describió: “En este tipo de remates los compradores eligen mucho, por eso a la vista de los precios podemos decir que han sido muy buenos”.

“En el caso de los toros Angus han sido todos valores muy razonables, y quedaron muy pocos sin vender, pero también hubo compradores que se fueron sin comprar porque esos toros no iban para sus necesidades. Por eso fue un buen remate”, dijo.

Un detalle es que los toros de más de dos años salen todos a la venta, es una obligación; no así los de menos de dos años porque tienen oportunidad de competir en otras exposiciones.

“Evidentemente el ganadero apuesta y le pone toda la garra. Quieren hacer negocios y producir, en bien de ellos y del país”, agregó Horacio San Martín, de Fontana y Cía. S.A.

Federico Córdoba, martillero del evento, apreció que “se ve claramente que la gente elige los toros de pedigrí y paga porque sabe que eligió calidad”.

La jerarquía de los remates también se observó en la presencia de compradores llegados desde varios lugares, como Ayacucho, Mar Chiquita, Lobería, Olavarría, Tandil, 9 de Julio, Benito Juárez, Lezama, Entre Ríos, Uribelarrea, Bolívar, Tres Arroyos, y Balcarce.

Los toros Angus hicieron un promedio de $ 124.260 (se vendieron 23 de los 36 ofrecidos). El precio máximo pagado fue $385.000, por un animal adquirido por un Consorcio de Cabañas: La Rubeta, Don Carlos, Bototí Picú, La Angelita y Genética Global.

En la tarde del último día de LNG se subastaron las otras razas. Entre ambas casas consignatarias reportaron 24 animales Hereford; 14 ejemplares Shorthorn; 46 Limousin; y 44 Limangus.

La importancia de la genética

“La genética es una de las patas importantes para que la ganadería argentina empiece a crecer. Hay que tener buena genética para hacer un buen producto, y después administrarlo y comerciarlo bien. Son cosas muy útiles para las producciones”, reflexionó Gómez Álzaga, y agregó: “Lo que hace La Nación es muy bueno, porque junta parte de lo mejor de la ganadería con el conocimiento y tecnología del INTA”.

El impacto de las inundaciones

Acerca de las inundaciones en la provincia de Buenos Aires, Gómez Álzaga sostuvo: “está impactando muy fuertemente, con zonas muy comprometidas, y todavía estamos en la salida del invierno que no es el momento ideal como para que los campos estén en buenas condiciones. No solamente hay quienes no pueden comprar hacienda, sino que el estado de los caminos le impide el paso tanto al que compra como al que vende”.

Fuente:

Publicidad