26 de septiembre de 2017 07:40 AM
Imprimir

El Gobierno espera convencer a Donald Trump de avalar el ingreso de productos argentinos sin arancel

Convocó a provincias para que se sumaran a la moción; la Argentina había sido excluida del régimen en 2012

La Argentina tendrá una nueva oportunidad mañana para convencer a los Estados Unidos de reincorporar al país en sistema general de preferencias (SGP), el régimen que permite a países en vías de desarrollo ingresar en el mercado norteamericano algunos productos sin pagar aranceles de importación. Esta vez, con la ayuda de las provincias, espera poder conseguirlo.

Ya en enero pasado el gobierno de Mauricio Macri había participado de una audiencia ante el Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR, las siglas en inglés). Sin embargo, apenas asumió, la nueva administración Trump postergó toda decisión,y planteó para esta semana una nueva audiencia para que la Argentina pueda volver a presentar su moción.

A comienzos de año, el país había logrado sumar más de 70 cartas de apoyo de empresas nacionales y multinacionales. Ahora, según confirmaron a LA NACION fuentes al tanto de las negociaciones, esa cifra habría superado los 100.

Macri y Trump en abril, en la Casa Blanca
Macri y Trump en abril, en la Casa Blanca. Foto: Archivo

Pero además, en esta oportunidad el Gobierno convocó a las provincias a que se expresaran en favor de la reincorporación de la Argentina al SGP. Como el programa apunta a fomentar el desarrollo de las economías regionales, desde el Gobierno consideraron estratégico que las provincias esta vez también se hicieran oír. Así, a Buenos Aires y La Rioja -las dos únicas que habían acompañado en enero pasado- se sumaron en esta nueva presentación la Ciudad de Buenos Aires, Chaco, Santa Fe, Tucumán, Neuquen, Jujuy y Córdoba.

En Cancillería y en la Secretaría de Comercio están confiados en que la posición de la Argentina es fuerte, al menos, para que el USTR recomiende a Trump tomar el caso argentino. Esperan que la decisión no se demore más allá de fin de año. El riesgo, admiten en el Gobierno, es que luego la economía argentina crezca y quede fuera por las condiciones del mismo SGP de la posibilidad de ingresar al programa. La recomendación de la USTR, sin embargo, no es vinculante. Es el presidente norteamericano quien tendrá la última palabra.

Pero, aseveran las fuentes, la Argentina viene haciendo los deberes en los últimos meses, avanzando sobre varias cuestiones que se venían planteando en la relación bilateral (aunque no específicamente para la reinserción en el programa de SGP). “Mirando el vaso medio lleno, todos estos meses nos dieron la oportunidad de mostrar avance en algunos temas importantes para el Gobierno de Estados Unidos, sobre todo en lo que hace a propiedad intelectual y acceso a los mercados”, explicó una fuente del Gobierno, con la condición de no ser identificada. En lo que va del año se creó una mesa interministerial de propiedad intelectual, se realizaron cambios en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI), se firmaron acuerdos de patentes con distintos países, se avanzó en el control de La Salada y de otros mercados ilegales. Además, se acordó el plan de acción agrícola, se abrió el mercado norteamericano para los limones argentinos, y se negoció el ingreso de carne de cerdo al país.

La Argentina había sido suspendida del programa de SGP en 2012, por la administración de Barack Obama, en represalia porque la gestión kirchnerista no estaba cumpliendo con los fallos del Ciadi, el tribunal arbitral del Banco Mundial en el que se dirimen las cuestiones económicas entre empresas y estados.

Para la Argentina, reincorporarse al SGP podría implicar reabrir exportaciones por US$ 400 millones. Los beneficiados serían sobre todo productores, economías regionales y provincias. La clave, sin embargo, pasa no sólo por volver a estar dentro del régimen, sino que los Estados Unidos luego acuerde aranceles bajos para cada caso.

De acuerdo con un informe de Copal, la cámara que agrupa a las empresas de alimentos y bebidas, la industria de alimentos de la Argentina exportó en 2011 -el último año completo de beneficio del SGP- US$ 204 millones, lo que equivale al 14% de lo que la industria exportó a los Estados Unidos. “Esto representó el 8% del total de importaciones estadounidenses de estos productos dentro del SGP, colocando a Argentina en el cuarto lugar como país de origen”, explicó.

Los principales productos exportados en el marco del SPG en 2011 fueron: vinos (US$ 38,4 millones); preparaciones y conservas de carne vacuna (US$ 33,4 millones); artículos de confitería sin cacao, incluido el chocolate blanco (US$ 33,2 millones); aceite de oliva y sus fracciones (US$ 29,0 millones); quesos (US$16,8 millones); maníes (US$ 10,9 millones); frutillas (US$ 9,5 millones); entre otros.

“La suspensión de la Argentina como país beneficiario del Programa SGP de los Estados Unidos en marzo de 2012 trajo consecuencias importantes al comercio exterior bilateral entre nuestros países. Las exportaciones argentinas de la IAB cayeron un 14% en el período 2011-2016, lo que significa una reducción de 197 millones de dólares”, señalaron desde Copal.

Fuente:

Publicidad