28 de septiembre de 2017 03:48 AM
Imprimir

CFK volvió al Conurbano y apoyó a los trabajadores de Cresta Roja

El abordaje de la agenda del sector obrero responde a la necesidad de "conseguir votos de la izquierda", indicaron desde el comando de campaña de Unidad Ciudadana, al recordar que, del mismo modo, Fernández de Kirchner apoyó recientemente a los empleados de Pepsico.

La candidata a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires de Unidad Ciudadana Cristina Fernández llevó hoy su campaña a Esteban Echeverría, en la Tercera Sección electoral, y le hizo un guiño a los trabajadores de la empresa avícola Cresta Roja, en busca de los votos del Frente de Izquierda.

Fernández de Kirchner se reunió en la localidad de 9 de Abril con beneficiarios del plan educativo FinEs, en una actividad que compartió con el intendente local, Fernando Gray.

Además, se entrevistó también con los trabajadores de Cresta Roja, que se encuentra atravesada por el reclamo de incorporación de 600 operarios despedidos cuando la empresa fue comprada en 2015.

El abordaje de la agenda del sector obrero responde a la necesidad de “conseguir votos de la izquierda”, indicaron desde el comando de campaña de Unidad Ciudadana, al recordar que, del mismo modo, Fernández de Kirchner apoyó recientemente a los empleados de Pepsico.

En ese sentido, desde el Instituto Patria graficaron que “con el pedido por Santiago Maldonado y lo de Pepsico nos acercamos a la izquierda y podemos conseguir algunos votos de ahí”.

“Cuando me encuentro con los trabajadores de Cresta Roja y me dicen de las dificultades que tienen, no puedo menos que decir La pucha, habíamos dejado un país en marcha”, lamentó Fernández de Kirchner durante el acto, aunque admitió que en su administración hubo “dificultades” sociales.

Al respecto, señaló en declaraciones a los medios locales que los obreros de la empresa avícola le dijeron que “la fábrica fue entregada a personas vinculadas a la Jefatura de Gabinete de la Nación” que conduce Marcos Peña.

“Me lo decían con nombre y apellido, y no eran periodistas ni gente de nuestro partido, sino de la Comisión de Cresta Roja, que decían que tienen 800 trabajadores sin incorporar, y que le regalaron la empresa a amigos del Gobierno”, insistió.

Tras asegurar que “no le importa” la “persecución” del gobierno de Mauricio Macri, arengó: “Si creen que me van a asustar, qué equivocados que están, no me conocen”.

“No me arrepiento nunca de haber permitido que dijeran cualquier cosa de esta presidenta, lo volvería a hacer porque quiero vivir en un país libre”, dijo y añadió: “Si mañana tengo que ir a barrer la vereda, también voy a barrer la vereda. Olvídense. Conmigo cuenten para todo, como siempre”, cerró.

Por otro lado, Fernández de Kirchner alertó que “deben responder todas las instituciones de la República” sobre la desaparición de Maldonado, porque “todas ellas son garantes de la vida, libertad y seguridad de cada uno de los argentinos”.

La ex mandataria advirtió también que buscará “conciliar las dos Argentinas” que dividen el debate político, en tanto consideró que “no está” para “ganarle” a un ex ministro de Macri como Esteban Bullrich sino a la “política” de Cambiemos.

En una entrevista con el diario español El País, consideró “innegable” que “hubo hechos de corrupción” en su administración, pero rechazó que se busque “tachar a todo un gobierno de corrupción por unos funcionarios”.

Fuente:

Publicidad