30 de septiembre de 2017 06:18 AM
Imprimir

Gobierno brasileño espera retomar exportaciones de carne a EEUU en octubre

CompartiremailFacebookTwitterEl gobierno brasileño espera retomar las exportaciones de carne bovina a Estados Unidas en octubre, después de que fuesen suspendidas en junio tras el escándalo “Carne Débil”, que reveló una mafia entre empresas y fiscales que hacían la vista gorda incluso en carnes en mal estado o ya caducadas para poder ser alteradas y exportadas. […]

El gobierno brasileño espera retomar las exportaciones de carne bovina a Estados Unidas en octubre, después de que fuesen suspendidas en junio tras el escándalo “Carne Débil”, que reveló una mafia entre empresas y fiscales que hacían la vista gorda incluso en carnes en mal estado o ya caducadas para poder ser alteradas y exportadas.

“Ayer mismo, recibimos la información de que la carne procesada está liberada. Esperamos que, muy en breve, consigamos también liberar la carne fresca para exportar”, aseguró hoy el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, en un acto en Sao Paulo.

Estos días, una delegación estadounidense está visitando varios frigoríficos brasileños para comprobar si cumplen todas las medidas sanitarias.

El martes, Estados Unidos levantó el veto a las importaciones de carne procesada brasileña de cinco frigoríficos cuyos embarques habían sido embargados.

Según el Ministerio de Agricultura brasileño, los productos procesados son la mayoría de las exportaciones de la carne brasileña para Estados Unidos. Brasil tiene autorizados actualmente 18 frigoríficos para exportar a EEUU.

Para el Ministerio de Agricultura, el fin del embargo de carne fresca deberá ocurrir después que los estadounidenses analicen la documentación enviada por las autoridades brasileñas, en respuesta a la misión veterinaria que estuvo en Brasil en el primer semestre del año.

La Policía Federal lanzó en marzo la operación Carne Débil, para desmontar una mafia que adulteraba las carnes, usando productos químicos en carnes que estaban en mal estado y no cumplían con los requisitos para poder ser exportadas, cambiando la fecha de vencimiento del embalaje de carne ya caducada, inyectando agua en la carne de pollo para alterar el peso o utilizar ácido ascórbico para enmascarar el deterioro de los productos.

Un total de 36 personas fueron detenidas, entre empresarios, fiscales agropecuarios y empleados de las compañías que adulteraban la carne, entre las que se encuentran las multinacionales JBS y BRF.

La operación hizo que unos 25 países suspendieran de forma temporal la compra de carne brasileña, algo que causó serios problemas en un sector muy importante para la economía del país.

Según datos oficiales, Brasil es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo, el cuarto en el segmento de cerdos, y las ventas externas de esos tres sectores representaron el año pasado un valor total de 11.600 millones de dólares.

Fuente:

Publicidad