25 de noviembre de 2009 06:40 AM
Imprimir

Uruguay   –   El Queguay desbordado en pocas horas se llevó cientos de cabezas de ganado

Lugareños y conocedores de la fuerza que tiene el río Queguay cada vez que las lluvias son de importante volumen, no daban crédito a lo que sucedió tan rápidamente que en algunas zonas de su recorrido por el departamento de Paysandú, determinó que arrastrara a más de 350 cabezas de ganado en un sólo establecimiento.

La historia no es nueva, pero para los nostalgiosos y con años de observar crecidas de este río, pocas veces e incluso hasta desconocido es lo acontecido la semana anterior, cuando tras varias jornadas consecutivas de lluvias, el caudaloso río que atraviesa el departamento arremetió con furia.
Tras su nacimiento en la Cuchilla del Queguay, este río de-semboca en el río Uruguay después de recorrer 280 kilómetros. Sus principales afluentes: el río Queguay Chico y los arroyos de Soto y Quebracho Grande, determina que junte mucha agua en su curso y provoque rápidamente el desborde de los campos que atraviesa.
Miles de hectáreas se vieron anegadas en pocas horas, pero con un desborde tan extraordinario, que en un establecimiento ubicado en la zona de Rincón de Pérez el agua les llevó alrededor de 400 vacunos. Algunas cabezas de ganado fueron encontradas horas después en otros potreros, “pero todavía nos falta el grueso de las haciendas que son cerca de 350 que cuando baje tendremos que averiguar con los vecinos por si en alguna estampida no entraron en otros campos”, señaló a EL TELEGRAFO, el administrador de esta estancia de capitales argentinos ubicada en el departamento de Paysandú.
De todas formas, saben que el panorama en la zona al registrarse la baja del río no será fácil. “Varios que conocen esta situación nos han manifestado que no recuerdan en más de 20 años que el Queguay halla crecido tan rápido”. Agregó saber de gente en la zona que también perdió varias cabezas de ganado por el meteoro. Lo cierto es que el aspecto financiero será difícil de recuperar. Son más de U$S 150.000 en pérdidas en un sólo establecimiento lo que ocasiona la crecida del Queguay.
“Sabíamos que había anuncios de precipitaciones en la semana, pero no eran certeros en cuanto a la cantidad de milímetros. Teníamos previsto sacar el ganado pero no se preveía una crecida tan rápida”, precisó.
Un relevamiento efectuado por EL TELEGRAFO entre productores con campos que atraviesa el Queguay, establece que por lo menos más de 600 reses se llevó esta crecida, además de dejar incomunicados a varios pueblos, entre ellos la Colonia Juan Gutiérrez que debió ser asistida por vía aérea.
RincÓn de pÉrez
Hay datos que seguramente pocos conocen, pero que indudablemente reflejan lo que sucede con una “imponente” crecida del río Queguay, como se originó en estas jornadas anteriores.
El monte indígena que se pretende resguardar en “Rincón de Pérez” totaliza 19.823 hectáreas, “de las cuales 10.000 han sido tapadas por esta crecida”, manifestó a EL TELEGRAFO Ramiro Irazoqui.
El administrador del establecimiento “Rincón del Queguay” contó que solamente en la de-sembocadura del Queguay Chico en el Grande, alrededor de 2.000 hectáreas quedan bajo agua.
En este caso y “a través de la información meteorológica que nos llegaba tomamos las previsiones y cuatro días antes comenzamos a sacar el ganado y creemos que apenas se perdieron unas 60 reses a las cuales no logramos retirar del campo”.
Recordemos que esta área está comprendida dentro de la cuenca del Río Queguay en el departamento de Paysandú, y posee una extensión de aproximadamente 41.500 hectáreas, de las cuales 21.000 corresponden a la zona de énfasis en la conservación.
Incluye una de las mayores masas de montes ribereños naturales del país. Están representados diferentes ambientes: tierras bajas (bañados, pajonales, lagunas, cursos fluviales), monte ribereño y tierras altas (sierras basálticas y bosques de cerritos asociados), arbustales o chircales, bosques parque y pastizales no inundables y se encuentran varias especies vegetales prioritarias para la conservación.
Al área se accede por las rutas nacionales 90, 4 y 26 y también por caminos vecinales

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *