26 de noviembre de 2009 00:20 AM
Imprimir

Oklahoma City : Tierra de vaqueros, en el siglo XXI

En neto contraste con las grandes metrópolis estadounidenses, Oklahoma City es una ciudad amigable y de aire provinciano. Sin embargo, su población supera el millón de personas, entre las que se incluyen inmigrantes de varios sitios, particularmente hispanos. Es la capital de un Estado de profunda tradición ganadera que –con recursos e iniciativa- se involucra cabalmente en los desafíos de la nueva economía. En ese marco, hicimos una incursión en los asuntos de la producción cárnica.

En neto contraste con las grandes metrópolis estadounidenses, Oklahoma City es una ciudad amigable y de aire provinciano. Sin embargo, su población supera el millón de personas, entre las que se incluyen inmigrantes de varios sitios, particularmente hispanos. Es la capital de un Estado de profunda tradición ganadera que –con recursos e iniciativa- se involucra cabalmente en los desafíos de la nueva economía. En ese marco, hicimos una incursión en los asuntos de la producción cárnica. Ya comienza a oscurecer en los Stockyards de Oklahoma City. Los lotes de ganado van tomando lugar en sus correspondientes bretes, donde pasarán la noche para la venta de mañana. Charlie Williams se diferencia entre el grupo de jóvenes que trabaja en esta concentración comercial de ganado, un lugar similar al Liniers argentino o a nuestra vieja Tablada. Supera los 70, pero se muestra vital y con buena disposición para responder las preguntas de un periodista curioso. "Todo este ganado será vendido mañana, en una venta que superará las 10.000 cabezas", explica. Casi todo el ganado que llega aquí se destina a engorde en los feedlots. Según datos de 2007, Oklahoma tiene 956 feedlots, que se concentran en el Noreste del Estado. Estos establecimientos registraron compras por U$S 490.000.000 y ventas totales por U$S 850.000.000. En algunos de esos feedlots, los novillitos con pesos cercanos a los 360 kilos aumentarán a razón de 1,5 kilos por día durante algo más de 140 días, para llegar a casi 600 kg/cabeza, su peso de faena. "Aquí llega ganado de distintas zonas y de muy diferentes productores: lotes grandes de ganaderos de gran escala, hasta lotes tan chicos que apenas superan los 10 animales", explica Charlie, mientras aparecen algunos productores en camioneta con tráiler, entreverados entre los grandes camiones de ganado. Los Stockyards de Oklahoma City son considerados el mayor mercado de ganado del mundo. Por lo menos eso se lee en su entrada, coronada por una cabeza de res con largos cuernos, símbolo de la tradición vaquera de la región. Efectivamente, Oklahoma tiene un origen netamente ganadero: por su territorio, durante la segunda mitad del siglo XIX, pasaban los principales caminos de tropas, que concentraban el ganado de Texas y otras regiones cercanas, que era luego montado en tren para abastecer de carne a las grandes ciudades del Este estadounidense. Hacia 1880 comenzó el asentamiento de colonos, generándose no pocos conflictos con las tribus nativas, que ocupaban territorios asignados por el gobierno federal. Tierra de vaqueros (cowboys) y productores que hicieron de la ganadería la base económica del territorio, Oklahoma se constituyó en Estado recién en 1907. Lo habitan cerca de 4.000.000 de personas y posee un territorio de 180.000 kilómetros cuadrados. Pero las similitudes con Uruguay ter-minan aquí: ubicado en el centro de los EEUU, tiene el privilegio de formar parte de este inmenso "mercado único", siendo un importante centro logístico para empresas diversas. Tiene además una enorme riqueza energética, con yacimientos de gas y petróleo que superan con creces su propia capacidad de consumo. La energía es un sector clave de su economía y desde la llegada al aeropuerto de Oklahoma City se percibe esa abundancia, con pozos de petróleo muy cerca de las pistas. Hasta puede verse un viejo pozo petrolero en el propio jardín del Congreso estatal. Además, el Estado tiene un fuerte desarrollo de la industria aeronáutica, tanto en lo civil (con el principal centro de mantenimiento de American Airlines) como en lo militar, con bases de la fuerza aérea y plantas de empresas fabricantes de aviones militares. La relevancia de la industria de la defensa no termina aquí: Oklahoma es el Estado con mayor presencia de unidades militares en términos relativos a su población. Esto tiene un significativo impacto económico y social. Las noticias de los frentes de guerra que tiene EEUU no van en la sección internacional de los informativos: son noticias locales. Del plato al campo Llegamos a los Stockyards a partir de una incursión gastronómica. La idea era probar un buen bife (steak) de carne local. Así ingresamos al Cattlemen’s Café, tradicional restorán de carnes en Oklahoma City, que se ubica a pocas cuadras del referido mercado. Para llegar a éste solo bastó seguir a los camiones de ganado. Charlie Williams, nuestro casual anfitrión, describió cómo están las cosas para los ganaderos: "En los últimos 18 meses el costo del alimento subió mucho y probablemente los productores deben haber perdido entre 100 y 200 U$S/cabeza, porque además bajó el precio del ganado. Pero en los últimos meses el grano bajó respecto a los precios récord del año pasado y los números mejoraron. Estimo que ahora los productores no tienen pérdidas y están cerca de equilibrar costo e ingreso. No es una situación maravillosa, pero es mejor que hace algunos meses". La situación en los feedlots es diferente. "Mantienen un margen –comenta Charlie– y esperamos una buena demanda en el remate de mañana". En Oklahoma los feedlots se ubican en el Noroeste del Estado, más cerca de las zonas agrícolas. "Tiempo atrás había más feedlots, pero ni cerca de los que se ven en Texas, Nebraska o Colorado", agrega. Las firmas consignatarias que operan en los Stockyards de Oklahoma City cobran una tasa fija de 15 U$S/cabeza vendida. Se realiza un remate semanal y el lugar dispone de todos los servicios para el alojamiento del ganado, desde que llega hasta que se vende (agua, comederos y máquinas racionadoras). Los consignatarios rentan espacio en el mercado y comercializan el ganado de sus clientes. El remate comienza a las ocho de la mañana y puede extenderse hasta entrada la noche. A principios de este mes, los novillitos de 360 kg cotizaban en los Stockyards a valores en torno a 2,10 U$S/kg en pie, con buena demanda. Las vaquillonas de igual peso se pagaban 2,00 U$S/kg en pie. Tendencias Ganadería vacuna y trigo son los principales rubros agropecuarios del Estado. Sin embargo, sectores como la avicultura y la producción porcina han tenido un fuerte crecimiento reciente. La forestación también ha tomado impulso con la plantación de pinos. En ganadería, los criadores de Oklahoma profundizan prácticas para agregar valor a la producción. Así, la trazabilidad, la identificación genética y los sistemas de verificación de edad y manejo, son cada vez más habituales en la comercialización de los terneros y las terneras. Algunos de estos registros son exigencias del mercado. Por ejemplo, demostrar la edad efectiva de los animales es clave, por los problemas de mercado generados por la Vaca Loca. En EEUU la trazabilidad se promueve bajo un plan de adhesión voluntaria impulsado por el USDA, llamado NAIS (sigla en inglés de Sistema Nacional de Identificación Animal). l * El autor visitó los EEUU invitado por el Programa Murrow para periodistas, organizado por el Departamento de Estado. Boomers y Sooners Oklahoma City. Monumento a los boomers, los colonos que llegaron a Oklahoma a fines del siglo XIX. Cuando aún no era un Estado, el territorio fue escenario de una forma muy particular de asignación de tierras. Durante 1889 tuvieron lugar las "carreras por la tierra" (land rush), para repartir las últimas tierras libres en el Centro y Oeste de los EEUU. Para asignar los lotes se disponía en línea a las familias de colonos, con todas sus pertenencias, para largar una carrera. Tras el boom del cañón del ejército (de ahí el nombre de boomers), cada familia corría a adueñarse del lote de su preferencia, clavando en él una pequeña bandera. No fueron pocos los que transgredían la norma –arriesgando sus vidas– y se ubicaban la noche anterior en los lotes deseados, "madrugando" al resto. Eran los sooners, otra forma de aludir a los oriundos del Estado. Federalismo Los Estados Unidos son una nación especial, no sólo por ser el país más poderoso del mundo, primera potencia militar y económica (lo sigue siendo a pesar de la crisis). Su sistema federal de gobierno se basa en que el conjunto de los 50 Estados han cedido soberanía en tres aspectos: defensa, relaciones exteriores y moneda. Son tres áreas muy importantes, pero no más que eso. En el resto de los asuntos (educación, salud, etc.), los Estados son soberanos. Existen, por supuesto, impuestos federales a la renta, que financian el presupuesto federal, el cual incluye programas de infraestructura y salud (Medicaid, Medicare), entre otros. Pero éstos abarcan, en general, poco más de 10% del gasto total que cada Estado realiza en dichos rubros. En consecuencia, la figura del presidente tiende a pesar más en el exterior de los EEUU que en cada Estado. Y cuando se discuten los grandes temas nacionales, como ocurre hoy con la reforma de la salud, el que manda es el Congreso Federal. A su vez, cada Estado tiene su propio Congreso y Oklahoma no es la excepción. Aunque es un Estado claramente republicano –partido que domina ambas cámaras del Congreso estatal–, el gobernador actual es el demócrata Brad Henry. Tierra  Uruguay no fue el único lugar donde la tierra aumentó drásticamente su valor en los últimos años. El precio medio de la tierra en Oklahoma se duplicó en los últimos 10 años, medido en dólares. En 1997, la hectárea promediaba U$S 1.550. En 2007 llegó a U$S 2.860. Este promedio incluye tierras de baja productividad, de uso pastoril (cuyo valor es de U$S 1.500), y tierras agrícolas de alto rendimiento, que superan los 5.000 U$S/há. Las tierras donde se realiza trigo de invierno (cultivo principal) se ubican en el referido promedio, cercano a los 2.800 U$S/há. El uso de la tierra en Oklahoma es predominantemente ganadero (con regiones de pastura natural que soportan un vacuno adulto cada dos hectáreas) y, en otros casos, existen pasturas mejoradas (con cargas de un vacuno por hectárea).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *