1 de febrero de 2018 13:02 PM
Imprimir

“Debemos enfocarnos sobre toda la cadena productiva del langostino”

El representante bonaerense ante el Consejo Federal Pesquero, Francisco Di Leva, entiende necesario discutir el manejo del recurso con una mirada abarcativa.

El manejo de langostino sigue siendo discutido en el ámbito del Consejo Federal Pesquero. Esta vez el cuerpo se trasladó hasta Puerto Madryn. La ciudad patagónica fue sede del encuentro donde volvieron a cruzarse distintas miradas.

Consultado por Pescare.com.ar, el representante bonaerense, Francisco Di Leva, resumió cuál es la postura de la Provincia. El funcionario entiende que es necesario debatir el manejo del recurso con una mirada amplia, que no sólo ponga la lupa sobre los barcos.

“Debe primar un enfoque sobre toda la cadena productiva, sin creer que la implementación de políticas restrictivas en su primer eslabón -la flota- resolverá toda la temática de la calidad del producto final”, señaló.

De todas maneras, destacó que en la mesa de discusión se están escuchando las voces de todos los actores que participan de la pesquería. Como muestra, el Consejo ya había sesionado en Mar del Plata sobre el cierre del año pasado.

“En todo caso, se debe profundizar la fiscalización, tanto en puertos como en plantas, y generar una política de estímulos mediante, por ejemplo, reintegros a las exportaciones a los productos con mayor valor agregado”, agregó.

En la mira de diversos sectores de la industria están los envíos de langostino en bloque, productos que luego son reprocesados en terceros países como Guatemala o Thailandia, cuando bien podrían apuntalar el trabajo en distintas plantas locales.

Reunión de trabajo en Madryn.

La baja del costo laboral vía la reducción gradual en cargas sociales puede ser otra opción porque se comercializa el producto en mercados altamente competitivos y con una asimetría muy importante en los costos”, expuso Di Leva.

España, China, Japón e Italia son los principales destinos, pero también aparecen Estados Unidos, Francia y Rusia, entre otros, según datos del Senasa. Durante 2017, las ventas del marisco superaron los 1.200 millones de dólares.

Por último, el consejero recordó que gran parte de la flota fresquera de Mar del Plata se ve obligada a migrar hacia la pesca del langostino en aguas nacionales a partir de que encuentra una ecuación económica menos favorable en la captura de merluza y demás especies asociadas a la elaboración en tierra.

Esta migración es vista con recelo desde algunas provincias patagónicas, aún cuando se trata de una jurisdicción que excede sus facultades directas de manejo. De allí la necesidad de acentuar una administración federal.

“Nuestra flota cumple un rol protagónico en la pesca de langostino en aguas nacionales, aunque debemos seguir trabajando, como ya lo venimos haciendo junto a las autoridades de la Provincia y la Nación, para solucionar la problemática de tierra (…) Es muy probable que si se mantienen los índices de captura, este año comience a llegar más langostino para elaborar en las plantas de Mar del Plata y en cierta forma ayudar a amortiguar la caída de la actividad”, proyectó.

Fuente:

Publicidad