16 de febrero de 2018 04:52 AM
Imprimir

“Hay que abordar la discusión de la ley de semillas”

Atilio Benedetti habló con El Enfiteuta sobre proyectos, economía y política entrerriana

Más allá de que el bloque de la UCR decidió en acuerdo dentro del seno del interbloque Cambiemos que Benedetti fuera el presidente de la comisión de Agricultura y Ganadería en Diputados para el año legislativo que comienza en marzo, el paso formal hay que darlo cuando se reúnan los integrantes de la comisión para designar autoridades.
Si la designación se ratifica (y nada supone lo contrario) el diputado entrerriano asumirá la presidencia y comenzará a definir una estrategia de trabajo para el año 2018. Benedetti recibió a El Enfiteuta en su despacho para conversar sobre la posible agenda de la comisión, pero también se explayó sobre la competitividad, la inflación y hasta la política entrerriana donde Cambiemos tiene chances de ganar la gobernación en 2019.

¿Cuáles son los asuntos más destacados para tratar en la comisión?
La de Agricultura es una comisión muy importante, que tiene temas que hacen a la dinámica del desarrollo productivo del país. Hay que abordar realmente la discusión de la ley de semillas, también la actualización de la ley de warrants -que tiene más de cien años-, tenemos que avanzar sobre una ley de seguros multirriesgo para brindar una previsibilidad a la producción y sobre todo a la economía de los productores. Son algunas de las muchas leyes que contribuirían para mejorar el camino de la recuperación en agricultura, en ganadería. En síntesis, nuestra expectativa es que esta comisión se convierta en caja de resonancia de las problemáticas para que todas las actividades productivas desplieguen sus velas para poder reposicionar a la República Argentina.

¿Tuvo oportunidad de hablar con el ministro Etchevehere sobre los temas que podrían tener mayor interés para Agroindustria?
Tuvimos una reunión a fines del año pasado para aceitar mecanismos de trabajo conjunto más allá de los distintos roles institucionales (Ejecutivo y Legislativo). En esta reunión una de las preocupaciones del ministro era la de avanzar sobre una ley de semillas, un tema que está postergado desde hace dos años [desde que asumió Cambiemos]y que es importante para que el país tenga acceso a últimas tecnologías. Que haya también protección para aquellos que no quieran acceder [a esa tecnología]pero es importante que en esta carrera tecnológica que hay en el mundo el país tenga herramientas adecuadas y para ello se impone una discusión para ampliar la productividad y la producción en una agricultura que está cada vez más competitiva.

Existe una conflictividad creciente en materia ambiental por la aplicación de fitosanitarios que parece responder a un vacío legal a nivel nacional. ¿Cuál es su opinión?
Pienso que es uno de los temas que tendríamos que abordar porque no solamente estallan conflictos a nivel provincial sino también en los municipios. Entre Ríos es una muestra de esto. La conflictividad se da no solamente en la capital de la provincia, Paraná, sino en otros sitios como Gualeguaychú, Chajarí, etcétera. Entonces el tema hay que abordarlo, creo que hay que darle una normativa general, una legislación, pero también creo que es muy importante insistir con el tema de las Buenas Prácticas Agrícolas, que implican todos los cuidados preventivos para el momento de la aplicación. Me parece que va a ser uno de los temas de agenda. Hay que abordarlo con integralidad porque tiene que ver con una de las principales actividades productivas del país y hay que encontrar los caminos para cuidar la salud -fundamentalmente-, para cuidar el ambiente, pero también para posibilitar el desarrollo de las actividades productivas.

¿Ve avances en materia de competitividad en estos dos años?
La Argentina en general ha perdido competitividad de una manera alarmante, por varios factores. Problemas de logística: falta de desarrollo de la red ferroviaria con las terminales portuarias que requerían desburocratización, mejores rutas. Pero también con problemas de altísima carga impositiva. Creo que el Gobierno Nacional ha dado un significativo avance a través de la firma del pacto fiscal con las provincias. En ese convenio se acordó una significativa disminución de impuestos para muchísimas actividades que estaban realmente atenazadas por los distintos costos impositivos provinciales, y sobre un complejo mecanismo interjurisdiccional que trababa el desarrollo de la actividad productiva del interior. Ahora lo que puedan demorar las reformas en reflejarse en el aspecto productivo dependerá de la adhesión de provincias al pacto, cada una con una ley que ratifique el acuerdo. Esperamos que en los primeros meses de este año todas las provincias puedan sancionar sus leyes con las reformas impositivas en conformidad con lo que se pactó. En el caso de Entre Ríos se sancionó una ley que si bien mantiene alícuotas altas [en Ingresos Brutos]contempla un cronograma plurianual de disminución que va en el sentido correcto.

¿Esta falta de competitividad también impacta en los precios para la población?
El proceso de reacomodación de precios más temprano que tarde se va a producir. Hay una dinámica inflacionaria en el país todavía, por la macroeconomía que anhelamos que pueda resolverse lo antes posible. Un ejemplo en ese sentido, en esta etapa, es que estoy convencido de de que Argentina va a ser un proveedor internacional de carnes muy importante y que el tratamiento impositivo de las distintas carnes sea igualitario va en esa dirección. Y haber equiparado [con la reforma impositiva]el IVA de la carne vacuna con la de la carne aviar, porcina y de conejo era una medida necesaria para ese futuro promisorio que va a tener la carne en materia de exportación. Estoy convencido que -de acuerdo con las posibilidades de exportación que tenga el país- va a darse un permanente reajuste entre el consumo de carne bovina, aviar y porcina. En este esquema que nadie tenga temor por los precios internos de la carne. Estar abiertos al mundo -aunque nos traiga algunos problemas todavía por la falta de competitividad que mencionaba- con un igual esquema impositivo para las carnes complementarias a la vacuna -como la aviar y la porcina- nos va a permitir que la Argentina esté siempre provista, a valores económicos, y que a su vez al país le permita generar ingresos con una de sus ventajas comparativas que es la carne vacuna y por qué no ya la carne aviar. Me parece que en el tema carne tenemos un futuro promisorio y la adecuación impositiva contribuye a ese objetivo.

Usted logró a nivel nacional la mejor elección en 2017 para un candidato en una provincia gobernada por un signo político distinto de Cambiemos (53%). Algunos radicales lo ven para gobernador. ¿Usted cómo se ve en 2019?
Uno siempre tiene algunos amigos… Por suerte, para compensar las otras opiniones [risas].

¿Cree que el radicalismo tiene una buena oportunidad al menos para quedarse con la gobernación de Entre Ríos?
Creo que Cambiemos tiene una buena oportunidad. Y me parecería saludable que si no hubiera acuerdo sobre un solo candidato, que tuviéramos algún mecanismo para dirimir en una PASO o interna similar, y ver quién consideran los entrerrianos que es el mejor para representarlos. Más allá de que este es un año de trabajo en otros aspectos, en mi caso legislativo, y que no se puede estar hablando permanentemente de elecciones, internamente investigamos algunas cosas. En especial, la frágil situación en que se encuentran las cuentas públicas entrerrianas. “Frágil” por ser elegante porque la han dejado inviabilizada las gestiones anteriores. Queremos construir una propuesta que permita recuperar la independencia política y económica de los entrerrianos.

Fuente:

Publicidad