19 de febrero de 2018 04:14 AM
Imprimir

Carne de cerdo, frutas y vinos: los sectores más beneficiados por el “nuevo” TPP sin EE.UU.

Chile : Tratado permitiría el ingreso de más de 3 mil productos chilenos con nuevas preferencias arancelarias a importantes mercados del Asia Pacífico. Solo a Japón podrían ingresar más de 1.000 productos excluidos del TLC bilateral. Pero no todo es miel sobre hojuelas, pues los exportadores de lácteos plantean riesgos del acuerdo para su sector.

En marzo del año pasado, el canciller Heraldo Muñoz convocó en Viña del Mar a los ministros de Comercio y Relaciones Exteriores de quince países de la Cuenca del Pacífico. Esto, luego de que en enero de 2017 el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara la salida de su país del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés).

En dicha instancia, los restantes once países que habían alcanzado el acuerdo instruyeron a sus equipos técnicos a que buscaran fórmulas que permitieran poner en vigencia el TPP, ahora sin la presencia de la primera economía mundial.

A casi un año de aquel mandato, Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Malasia, México, Japón, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam firmarán el próximo 8 de marzo, en el hotel Crowne Plaza de Santiago, el nuevo Acuerdo Integral y Progresivo para la Asociación Transpacífico (CPTPP, por su sigla en inglés), más conocido como TPP-11.

¿Qué cambios se efectuaron al documento del TPP original que permitieron alcanzar un acuerdo? El jefe del equipo negociador chileno del TPP, Felipe Lopeandía, en conversación con “El Mercurio”, explica que se trata de 20 disposiciones, la mayoría de las cuales se incluyen en el capítulo de propiedad intelectual, “que corresponden a temas o áreas que fueron muy complejas para varios países en la negociación anterior, y que además, constituían intereses que fueron prioritarios en la agenda negociadora de Estados Unidos”.

En concreto, hay algunas disposiciones sobre patentes farmacéuticas y sobre la observancia de los derechos de autor en internet que ya no forman parte del TPP -11. Además se realizaron modificaciones en los capítulos de inversiones, servicios financieros, comercio y servicios y medio ambiente. “Todas estas disposiciones se resolvieron de manera adecuada para Chile en el TPP-12 pero, dándose la oportunidad de dejarlas sin efecto al interior de los 11 países, nos parece que se alcanzó un nuevo balance”, señala Lopeandía.

Más de 3 mil productos con nuevas preferencias arancelarias

Ahora ¿qué hace atractivo este acuerdo para Chile, considerando que nuestro país mantiene TLC bilaterales con todos los países del CPTPP?

El tratado considera que empresas chilenas puedan participar en procesos de licitaciones públicas en el extranjero, lo que implicaría un incentivo a la internalización de las firmas locales, principalmente las micro y pequeñas empresas. “Estamos adicionando mercados respecto de los cuales no teníamos estas disciplinas en tratados anteriores, como Perú, Malasia o Vietnam”, dice Lopeandía.

El experto también explica que el nuevo tratado mantiene todos los beneficios para el acceso a mercados externos del anterior TPP, lo que implica mejoras en las condiciones para el ingreso de productos chilenos a Japón, Malasia, Vietnam y Canadá.

Por ejemplo, en el caso de la nación nipona, 1.027 productos excluidos del TLC mejorarán su tratamiento arancelario. Entre ellos, la carne de cerdo y ave, cítricos y productos lácteos. Los productores chilenos también tendrán mayores facilidades para el ingreso de vino a Malasia, productos agrícolas a Vietnam, o carnes de ave y lácteos a Canadá. En la suma, son más de 3.000 productos excluidos o con preferencias limitadas de acceso en los TLC bilaterales que ahora se incluyen en el acuerdo TPP – 11.

El director ejecutivo de la Asociación Gremial de Productores de Cerdo (Asprocer), Juan Carlos Domínguez, reconoce que el principal beneficio del TTP para sus socios tiene relación con las rebajas que se obtendrán para el mercado de Japón respecto del arancel y del precio de importación estándar ( gate price ) que se le aplica a su producto.

“Gracias a la reducción del arancel ad valorem de un 2,2% a partir del año 1, y 0% a partir del año 10, desde que entre en vigencia el acuerdo, junto con una reducción del gate price , será posible introducir en el mercado nipón cortes de carne de cerdo de menor precio y que podrían ser competitivos en dicho mercado”, explica.

Según Asprocer, los envíos de carne de cerdo a los países del CPTPP alcanzaron los US$ 141 millones en 2017, siendo Japón el primer destino en valor, con US$ 116 millones, lo que representa el 25% de las exportaciones chilenas de carne de cerdo. “Con el acuerdo en marcha, los envíos podrían aumentar entre 10% y 15%”, calcula Domínguez.

Reducirán aranceles para ingreso de naranjas y uva de mesa a Japón

En el caso de las exportaciones de frutas, el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (Asoex), Ronald Bown, cree que la firma del TPP-11 no implicará mayores cambios para la industria frutícola nacional, ya que nuestro país cuenta con acuerdos comerciales bilaterales.

No obstante, el dirigente gremial destaca que podría mejorar la situación arancelaria que enfrentan las naranjas y uva de mesa en el mercado de Japón. Las naranjas actualmente tienen un arancel fijo de 32%, mientras que la uva de mesa también tiene un alto arancel, el cual se irá desgravando a 15 años. “Esperamos que el TPP-11 implique que los aranceles para ambas frutas se equiparen a los que pagan los países del acuerdo”, dice.

El jefe del departamento de Estudios de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Francisco Gana, agrega que otro beneficio para la agroindustria es que se podrán hacer encadenamientos entre los países miembros sin perder el origen o las preferencias comerciales del tratado. Por ejemplo, “empresas chilenas podrán importar insumos de algún país socio y reexportarlos a otra nación del pacto, sin perder el acceso preferencial. También Chile podrá enviar materias primas para que un país miembro la elabore sin perder la denominación de origen”, explica.

Mercados emergentes como Vietnam y Malasia: nuevas opciones para el vino chileno

Otra de las industrias que podrían verse beneficiadas por la aprobación del TPP-11 es la vitivinícola. Wines of Chile plantea que pese a la ausencia de Estados Unidos y que los beneficios en materia arancelaria son marginales, el tratado representa una oportunidad interesante en “mercados pujantes” como Vietnam y Malasia.

“En Vietnam, el consumo per cápita de alcohol ha crecido en 70% desde 2005. Estamos hablando de un país con cerca de 100 millones de habitantes. Lo mismo ocurre en Malasia, con una clase media creciente que ha adoptado el vino como bandera de sofisticación y ascenso”, explican.

En el caso de Japón, tercer país destino de las exportaciones de vino chileno y primero en materia de espumantes, hay un riesgo ajeno a la firma del TPP-11. “Hoy representa una amenaza más fuerte para nosotros la suscripción del acuerdo económico entre la Unión Europea y Japón”, plantean desde Wines of Chile.

Los 10 países del TPP importaron el año pasado vino chileno por un monto en torno a los US$ 380 millones.

Australia y Nueva Zelandia constituyen un riesgo para productores lácteos chilenos

No todos los sectores exportadores se sienten tan beneficiados. El presidente ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Productos Lácteos (Exporlac), Guillermo Iturrieta, tiene una visión más crítica del acuerdo y da cuenta de los riesgos que implica para su industria.

Chile exportó lácteos por US$ 206 millones en 2017 a 37 mercados distintos, y de ellos, el 24% tuvo como destino países del TPP-11 como Perú y México. “No tenemos exportaciones de lácteos a Australia, Brunéi, Canadá, Japón, Malasia, Nueva Zelandia, Singapur y Vietnam. De ellos, Canadá, Australia y Nueva Zelandia constituyen más bien un riesgo, por su mayor expertise en materias lácteas”, advierte Iturrieta.

El ejecutivo añade que en países como Vietnam, los productores de lácteos chilenos han debido esperar hasta este año la publicación de los certificados zoosanitarios de exportación.

“Malasia y Brunéi no tienen todavía un protocolo para lácteos. Si en Japón se logran espacios de comercio preferente con cuotas y tasas más razonables en quesos, entonces habrá un beneficio. Si la firma del TPP-11 ayuda a apurar las negociaciones sanitarias pendientes con estos países, entonces sí habrá un beneficio para el sector”, complementa.

Gremios piden rápida aprobación del TPP-11

El CPTPP o TPP-11 entrará en vigencia 60 días después de que lo ratifiquen en sus respectivos parlamentos seis de los 11 miembros del grupo. “En el caso de Chile, es una decisión de resorte de las nuevas autoridades que asumen el 11 de marzo. Ellas tendrán que definir en qué momento envían el nuevo tratado al Congreso para su consideración y aprobación”, explica Lopeandía.

Los gremios creen necesario que la discusión y posterior aprobación del acuerdo en nuestro Congreso se hagan con celeridad. “Si el acuerdo se analiza técnicamente, no creemos que represente un obstáculo su aprobación, por los beneficios que traerá para Chile”, estiman en la SNA y Asoex.

Esta posición es compartida por Asprocer. “Esperamos que la discusión parlamentaria sea rápida y sin contratiempos”.

Más tajante, Guillermo Iturrieta, de Exporlac, espera que los legisladores “no vean en esta discusión la ocasión para hacerse los lindos frente a grupúsculos que han salido a la calle a vociferar pestes del comercio internacional. Ojalá que legislen en el interés del país y no para la calle”.

EL TPP-11 entrará en vigor 60 días después de que lo ratifiquen en sus respectivos parlamentos seis de los miembros del grupo.

Fuente:

Publicidad