23 de febrero de 2018 12:39 PM
Imprimir

Productores ganaderos solicitaron “repensar el esquema del SENASA” en busca de más eficiencia

Buscan reducir costos operativos para el comercio exterior e incorporar nuevas tecnologías para que los controles del organismo sean más eficientes.

En medio de un proceso de profundas transformaciones en el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), ganaderos y criadores bovinos, especialmente desde la Asociación Argentina de Brangus, reclamaron al gobierno nacional la adopción de medidas que permitan, específicamente en el ámbito de los controles fitosanitarios que debe realizar el Senasa, reducir los costos en materia de comercio exterior a través del uso de nueva tecnología que haga más eficiente los procesos de comercialización y tramitación aduanera.

En un comunicado de prensa, los integrantes de Brangus expresaron, “es fundamental repensar todo el esquema del Senasa, incorporando reformas tecnológicas y organizacionales de la nueva realidad del Siglo XXI, que capitalicen lo positivo de las anteriores gestiones, sus recursos humanos de excelencia, y que en forma conjunta con el sector privado contribuyan a generar condiciones para la creación de riqueza y trabajo en todo nuestro país”, expresaron en un comunicado de prensa.

Desde la Asociación de Brangus manifestaron su apoyo a las gestiones que “promueven la eficiencia de los procesos, la disminución de los costos directos e indirectos de los productores, y especialmente a las políticas que propenden a conseguir nuevos mercados”.

“Cualquier país que pretenda ser un actor global en materia de alimentos debe tener un organismo oficial de control sanitario con altos estándares de eficiencia, reconocimiento internacional y presencia en todo el territorio, para el diseño y control de las políticas regulatoria pertinentes”, agregaron.

Recordemos que desde hace tiempo, y de manera conjunta, el ministerio de Agroindustria y el Senasa están trabajando en la implementación de nuevas medidas cuyo objetivo es lograr disminuir costos y trámites para los productores y exportadores, además de sistemas de trazabilidad que permitan obtener mayores garantías a todos los mercados.

En la última semana, se anunciaba para el interior del país la vuelta de las oficinas del Senasa a los locales de las sociedades rurales. Los sueldos de los técnicos serán abonados por el organismo, pero muchos ruralistas por estas horas se preguntan si el Senasa también colaborará en el pago del funcionamiento de dichas oficinas en conjunto con la rural. Se busca con esta medida mejorar la interacción con las entidades de productores y generar un ahorro importante en el pago de alquileres.

Producción de miel

Por otro lado, se puso en marcha un sistema de informatización de los eventos de la miel que incluye desde la identificación del envase mediante un código de barras y numeración otorgada por el sistema informáticos e implementado desde las fábricas de envases, para posteriormente registrar los eventos que están vinculados al origen, movimientos y procesos a los que puede someterse la miel hasta su exportación.

El sistema de trazabilidad se encuentra ya operativo para quienes deseen comenzar a utilizarlo en forma opcional o voluntaria.

El fin de este nuevo sistema es fortalecer la cadena, reducir costos para los productores y exportadores, agregando valor al producto a través de la agilización, transparencia y control en tiempo real de los sucesos que van aconteciendo en la comercialización de la miel. Además, resulta beneficioso ya que se logra controlar el origen del envase y su calidad

Fuente:

Publicidad