23 de febrero de 2018 13:26 PM
Imprimir

Cae la producción de cítricos en la Florida EE.UU.

Como consecuencia de la caída de la producción se dispararon las importaciones de naranjas frescas y jugos de frutas.

Primer productor de cítricos en los Estados Unidos, el Estado de la Florida representa menos de un tercio de lo que significó hace una década. Varios son los factores: la sucesión de catástrofes ambientales motivadas por el cambio climático, que a la vez propició el desarrollo de plagas y cierta caída del consumo, componen un cuadro difícil para los productores cítricos.

 

En 2018 se estima que la producción apenas superará las 50 millones de cajas, muy lejos del volumen logrado en 2012, superior a los 160 millones de cajas. Según las cifras más recientes del Departamento de Agricultura, en toneladas métricas, equivale a una caída desde 12 millones en 2005 a 3,6 millones en el presente año.

 

Las plantaciones de cítricos, fundamentalmente de naranjas, fueron progresivamente arruinadas por el ataque de las plagas, como el ‘reverdecimiento’ o ‘dragón amarillo’, una bacteria transmitida por un insecto, nombrada técnicamente como HLB, que carcome los árboles por completo.

 

El huracán Irma, por su parte, castigó aún más la decreciente producción, con pérdidas estimadas por la la Secretaría de Agricultura del Estado, en u$s 2.500 millones (Ver Rev. Marco n°7, “El costo del cambio climático”, dic. 2017).

 

Ya hace un año, un artículo de The Wall Street Journal, advertía la gravedad de la situación: “Desde hace más de una década, que los agricultores de cítricos en el Estado luchan contra una enfermedad incurable llamada ‘enverdecimiento de los cítricos’, que debilita los árboles de su vitalidad y puede producir fruta de sabor amargo. Además, ha caído el consumo de jugo de naranja, lo que ha influido en la reducción de la demanda. Los cultivadores esperan que cientos de millones de dólares que se vierten en la investigación produzcan una solución a la crisis ecológica. Pero algunos están explorando cultivos alternativos, incluidos los melocotones, las aceitunas y el lúpulo, o simplemente abandonar la industria”.

 

El Gobierno ha destinado más de u$s 380 millones para combatir la plaga y ayudar a los productores desde que arreció la enfermedad en el 2009. Los investigadores de la Universidad de la Florida han logrado secuenciar una decena de variedades de cítricos entre naranjas, mandarinas y clementinas, como punto de partida para encontrar nuevas plantas resistentes.

 

Siendo únicamente California y Florida los principales productores de cítricos, la caída de la producción ha impactado a la demanda con altos precios en los supermercados que han provocado que el consumo de naranjas y jugos, siga cayendo.

 

Para contrarrestar esa situación, las importaciones de cítricos frescos crecieron de u$s 862 millones a u%s 1.079 millones en los últimos tres años, es decir un 25% más. En el 2017, los limones significaron u$s 490 millones; las mandarinas u$s 235 millones y las clementinas u$s 142 millones, mientras las compras de naranjas superaron los u$s 162 millones. También se incrementaron las las importaciones de jugos de frutas, que rondaron en conjunto los u$s 2.000 millones el año pasado (jugo de naranja u$s 280 millones; jugo de limón u$s 80 millones).

 

Los grandes ganadores de la situación, en el sector de cítricos frescos, fueron países como Chile, Perú, Marruecos, México y España que han aprovechado la coyuntura del mercado y se han ubicado como los principales proveedores. Chile en especial, logró colocar más de u$s 220 millones en mandarinas, clementinas y naranjas.

Fuente:

Publicidad