24 de febrero de 2018 00:56 AM
Imprimir

Es una tragedia la que vive el campo

El gobierno no hizo ninguna mención al problema de sequía, incendios e inundaciones. Daría la sensación que se olvidaron del sector que más los apoyó

El campo vive una verdadera tragedia, si el gobierno no se ocupa de buscar soluciones vamos a un escenario muy complejo para la campaña 2018/19. Te mostramos a los productores que trabajan, los que solo buscan una renta, y los que aún tienen espaldas para poder seguir. El gobierno no hizo ninguna mención al problema de sequía, incendios e inundaciones en sus últimas apariciones, ni después de la reunión de Chapadmalal, ni en las notas periodísticas que dan a la prensa. Daría la sensación que se olvidaron del sector que más lo apoyó para ganar las elecciones. Sería muy bueno que vuelvan sobre sus pasos y se ocupen del tema, para racionalizar el Ministerio de Agroindustria hay tiempo, hoy hay que ayudar a los que están en crisis.

El campo vive una verdadera tragedia, te lo voy a dividir en 3 partes, tendríamos que analizar la cadena, pero solo nos limitamos a los que manejan la tierra.

1) Los dueños de campos que los cedieron en alquiler nunca pierden, cobran un fijo sin importar la productividad, están fuera del negocio de riesgo. Su única preocupación es si le cumplirán el contrato, en el 99% de los casos los contratos se cumplen. Estos actores del negocio no sufren perdida, ganaran mucho dinero con los precios actuales. (70% del campo)

2) Los dueños de campo que explotan el negocio, no creo que sufran perdidas (dependerá del daño de la sequía). En el mejor escenario cambiarán la plata de un año a otro, pero podrán tener revancha de cara a la próxima campaña. No les quedara ni para cambiar la camioneta. (30% del campo)

3) Los que no tienen tierra y alquilan (70% del campo). Mi mayor respeto y admiración para estos emprendedores que se juegan todo en cada campaña, invirtiendo a cielo abierto. Tienen una alta probabilidad de perder dinero, se descapitalizarán, y son los que más ayuda necesitan para poder sostener revancha en la próxima campaña. Para ellos se necesita una ayuda de parte del gobierno, ya sea financiera o fiscal. Estos actores necesitan a precios de hoy un 20% y 25% más de precio para salir derechos. El gobierno tiene la palabra, no podemos dejarlos morir empresarialmente, es un tema a debatir y analizar, ojalá nuestros gobernantes perciban este problema.

También hay otros actores, pero sería muy largo para analizar en una sola columna, las economías regionales están en crisis, necesitamos lluvias ya, no solo para esta campaña, para poder tener la esperanza de la revancha con el trigo, el maíz y la soja que vendrá a partir de mayo.

En fin, de ir armando propuestas, podrían sobrevenir las más variadas, a saber:

1) Bajar las retenciones de todo el año al mes de mayo, entre enero y febrero bajaron el 1%, esto implicaría bajar un 5% todo junto ya, alguien podría decir que esto beneficia a los que son dueños, pero por ese mayor valor que perciban deberán pagar ganancias por el equivalente al 35% de lo ingresado, con lo cual algo lo termina recuperando el fisco, y salvaría de muerte a muchos emprendedores. Mi objetivo es que sigan viviendo los que trabajan la tierra.

2) Que se dispongan los créditos productivos para el sector agropecuario, en el marco de la emergencia del sector, en el norte están inundados, en la zona centro secos y La Pampa prendida fuego. Esto implicaría que puedan acceder a créditos de los bancos a una tasa del 17% anual por el periodo de un año y medio hasta que levanten la cosecha 2018/19.

3) Postergación del pago de tributos del año 2018, al año 2020, con el fin de dar un financiamiento al 0% por las obligaciones fiscales, y cobrar el 100% de las mismas en el año 2020 en 6 pagos iguales y consecutivos entre enero y junio de dicho año. Esto solo impactaría sobre aquellos productores que alquilan la tierra, no sobre los que son dueños.

Estas medidas serían un paliativo, a los precios de hoy muchos emprendedores que alquilan están técnicamente quebrados, necesitarían un aumento del 20% en el valor de soja y maíz para salir derechos, si solo sí la seca les genera una pérdida de solo el 20% del rinde promedio en zona núcleo, para otras zonas del país con menor rinde necesitan un aumento mínimo del 50%.

Para que estén informados, hay zonas que las perdidas serán del 50%, y la gravedad de los emprendedores y zonas urbanas de influencia es gravísima, en el interior muchos pueblos viven de lo que produce el campo, la situación es desesperante en muchos casos, ojalá esta nota pueda conmover a los que gobiernan en Capital Federal.

Fuente:

Publicidad