24 de febrero de 2018 10:21 AM
Imprimir

Cuestión de carne

CompartiremailFacebookTwitterEl ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, intentó esta semana una nueva puesta en escena del repetido capítulo “el acuerdo está a la firma”, en referencia a las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur por un tratado de libre comercio. Esta vez fue en Madrid, y ante autoridades del gobierno de Mariano Rajoy que […]

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, intentó esta semana una nueva puesta en escena del repetido capítulo “el acuerdo está a la firma”, en referencia a las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur por un tratado de libre comercio. Esta vez fue en Madrid, y ante autoridades del gobierno de Mariano Rajoy que respaldaron la ansiosa posición del gobierno argentino por llegar urgentemente a un acuerdo. Pero mientras en Asunción, Paraguay, los negociadores de una y otra parte  (Sandra Gallina, por UE, y por los países del Mercosur Luis Fernando Ávalos, de Paraguay; Ronaldo Costas, de Brasil; Valeria Csukasi, de Uruguay, y Horacio Reyser, de Argentina) buscan afanosamente acercar posiciones, un “núcleo duro” de países con sectores agrícolas de peso (Francia, Irlanda, Bélgica y Polonia, en primera línea) resisten la firma de un acuerdo que comprometa la apertura de su mercado de carnes a los productos sudamericanos. Muchos se ha dicho sobre las concesiones que habrían ofrecido en el último año los gobiernos de Argentina y Brasil para arribar a un acuerdo, pero nada resulta tan evidente como el texto de la carta que, esta semana, le envió Cecilia Malmstrom, Comisaria de Comercio de la Comisión Europea, al ministro de Agricultura de Irlanda tratando de convencerlo sobre la conveniente de firmar el acuerdo con el Mercosur.

Resulta notable cómo la funcionaria sueca le manifiesta al ministro irlandés Michael Creed, con total franqueza, que a cambio de una concesión “muy restrictiva” de ingreso al mercado de carnes europeo (cuotas de importación limitadas), la UE conseguiría a favor de sus exportaciones “la eliminación de enormes barreras arancelarias y no arancelarias en casi todos los sectores”. La carta a la que PáginaI12 tuvo acceso, fue enviada por la comisaria Malmstrom al ministro Creed el miércoles 21 (el facsímil de la última página acompaña esta nota). Es en respuesta a una manifestación, también por escrito, de la oposición de Irlanda a un acuerdo de apertura del mercado de carnes. “He tomado nota de sus reservas sobre el posible impacto en el sector carnes, y su desacuerdo con la oferta de la Unión Europea en ese capítulo al  Mercosur, de octubre de 2017”. Primera revelación: la propuesta de aproximación que presentó la UE en esa fecha alentó esperanzas en Argentina de que dos meses más tarde, en diciembre, pudiera firmarse un preacuerdo del tratado de libre comercio en Buenos Aires, en oportunidad de la cumbre de la Organización Mundial de Comercio. Pero ese “paper” presentado por la Comisión Europea no era avalado por Francia, ni por Irlanda ni Polonia, entre otros. Con lo cual, no había acuerdo posible por más que el texto entusiasmara a los gobiernos sudamericanos.

Fuente:

Publicidad