26 de febrero de 2018 13:56 PM
Imprimir

RECOMENDACIONES PARA REALIZAR INSEMINACIÓN POSTCERVICAL EN CERDAS NULÍPARAS

“La inseminación artificial porcina consiste en la deposición del contenido de la dosis seminal, a través de la región cervical del aparato reproductor de la hembra, mediante el uso de una sonda simple o compuesta en la porción craneal del cérvix (1: tradicional), en el cuerpo del útero (2: postcervical), o el comienzo del cuerno uterino (3: intrauterina profunda)”

 


La inseminación post cervical es una técnica de inseminación utilizada desde hace más de 10 años y muy extendida en muchos de los países donde la producción porcina tiene gran importancia, pero como bien se sabe, hasta el momento no se practicaba en las cerdas nulíparas.
Esto es debido principalmente a 2 razones: la 1ª es que el aparato genital de este grupo de cerdas tiene unas características morfo-métricas que difieren significativamente del de las multíparas y la 2ª ha sido por la falta de sondas de inseminación post cervical que se adecuen a esas características del aparato genital de las nulíparas.
Para realizar la inseminación post cervical en nulíparas se recomienda utilizar el siguiente sistema:

Catéter guía: Espuma Nulíparas

Sonda interna: Magaplus N

 
Al igual que en las sondas para multíparas, también es muy importante el tipo de material utilizado en la sonda post cervical, por lo que debe cumplir una serie de requisitos: tiene que ser lo suficientemente rígido para que pueda penetrar sin dificultad pero a su vez, debe ser flexible para que se doble en el caso de que la sonda no progrese de modo que no se dañe al animal.
Antes de comenzar a utilizar la inseminación post cervical en nulíparas, y con el objetivo de obtener éxito en su utilización, debemos tener en cuenta una serie de factores:
– Las cerdas que vayamos a inseminar deben cumplir los siguientes aspectos referentes a tamaño y edad: 7’5-8 meses, 140-150 kilogramos, e inseminar al menos en el 2º celo visto, coincidiendo ambos 3 con las recomendaciones dadas por diferentes compañías de genética.
– Respecto a la utilización o no de un verraco como estímulo en el momento de la inseminación, no se recomienda, porque tiene más inconvenientes que beneficios, pudiendo verse complicado el paso de la sonda a través del cuello uterino.


PROCEDIMIENTO

En este sentido, como metodología general, se recomienda, realizar la detección del celo mediante el macho recela según las pautas establecidas por la propia granja, y posteriormente se retirará. Habrá que empezar a inseminar las cerdas en los 45 minutos posteriores a la recela, para evitar que las cerdas se tumben.
Se actuará igual que para la inseminación post cervical de las multíparas:


1) Limpiar la vulva
de las cerdas a inseminar, para ello utilizar toallitas de papel (de un solo uso), retirando cualquier resto de suciedad tanto del exterior como del interior de la vulva.
Estas toallitas pueden ser húmedas, con solución antiséptica, o rollos de papel secante sin más.
No mojar la vulva, y en caso de hacerlo es conveniente secarla, ya que al diluirse la suciedad se facilita su introducción el interior del aparato reproductor del animal.


2)
Antes de introducir el catéter podemos estimular a la cerda presionando la zona lumbar, los flancos, e incluso haciendo un ligero masaje en la vulva para que la cerda sepa que va a ser inseminada


3)
Tomar el catéter por el tercio posterior y aplicar con cuidado gel lubricante en la punta.


4) Introducir el catéter:
4.1 Abrir la vulva con una mano, e introducir el catéter con la otra (se debe intentar que el catéter únicamente entre en contacto con el interior de la misma).
4.2 Introducir el catéter dirigiendo la punta hacia arriba (ángulo de unos 30º). Si se hace mal y se inserta por el meato urinario, puede llegar a observarse la salida de un líquido amarillento (orina) por el interior del catéter, así como la “desaprobación” de la cerda. Si esto ocurre, es conveniente desecharlo y utilizar otro.


5) Introducción de la sonda post cervical:
5.1 Introducir la sonda post cervical con cuidado a través del catéter “guía”; en el momento en que se empieza a notar cierta resistencia (zona de los anillos del cérvix), realizar un poco de presión: en condiciones normales la sonda se introducirá hasta el final (cuerpo del útero); si vemos que la resistencia no cede y la sonda no progresa, la dejaremos anclada a los anillos del cérvix y esperaremos.
En este punto podemos encontrar alguna diferencia frente a la post cervical en multíparas, debemos tener mayor paciencia ya que aunque la sonda tenga unas características que se adaptan a la anatomía del aparato genital de una cerda nulípara, en algunos casos puede presentar una mayor resistencia con lo que se incrementa el tiempo utilizado para la inseminación con respecto a las cerdas multíparas.
Este instante se puede aprovechar para ir poniendo más catéteres en otros animales, de modo que eliminamos tiempos muertos. Si una vez transcurridos hasta un máximo 15 minutos desde el primer intento de introducción de la sonda, no hemos conseguido su total introducción, debemos retirarla y realizar la inseminación mediante el sistema tradicional.
Al igual que en las cerdas multíparas se recomienda utilizar la “técnica 5-1” que consiste en limpiar 5 vulvas, después ir poniendo los catéteres guía, y una vez llegado al 5º, se vuelve al primero para introducir la sonda post-cervical. Una vez introducidas las 5 sondas se procederá a inseminar y a retirar los catéteres una vez finalizada la inseminación; en el caso de que alguna sonda no entrase, nosotros no perderíamos
tiempo y a la cerda se le dan unos minutos más de estimulación.
5.2 Antes de introducir la dosis, hay que asegurarse de que el catéter esta anclado en el cérvix y la sonda bien posicionada. En caso de que no fuera así, recolocarlos.
6) Introducción de la dosis seminal:
El tipo de dosis seminales a utilizar es el mismo que aquel que se esté utilizando para la post cervical en cerdas multíparas, a temperatura de conservación (15-17ºC).
De la misma manera, NO se recomienda en ninguno de los casos el usar una dosis de inseminación tradicional y dividirla para inseminar varias cerdas. Se debe efectuar una buena homogenización del contenido de la dosis seminal antes de introducirla, porque cuando se trabaja con volúmenes pequeños (30ml-45ml), podría suceder que sin homogenización, ante un pequeño reflujo se elimine una gran cantidad de células espermáticas. Esta homogenización se debe realizar con leves movimientos oscilantes (sin llegar a agitar); además se tiene que utilizar un envase apropiado para las minidosis para evitar la oxidación de las células espermáticas.
Con respecto a la presión ejercida sobre las dosis, se observan diferencias con la post cervical en multíparas. La presión que vamos a realizar para la introducción de la dosis debe ser ligeramente menor, ya que el diámetro y la longitud de la sonda son inferiores, por lo que el volumen que puede transcurrir por su interior es menor, de modo que si en multíparas el tiempo de introducción oscila entre los 15-25 segundos, en las nulíparas debe
ser de 30-40.
7) Por último se procede a sacar el conjunto catéter+sonda+dosis:
Sin quitar el envase, retirar la guía y la sonda, todo junto, como si fuera una pieza para evitar el reflujo del contenido de la dosis.
8) Pasar al siguiente animal
Introducción del sistema de inseminación post cervical en nulíparas
Tenemos que tener en cuenta que siempre y cuando vayamos a comenzar a utilizar la inseminación post cervical en cerdas nulíparas , debemos establecer protocolos de trabajo y tener en cuenta todos los aspectos comentados anteriormente para evitar falsas apreciaciones y posibles problemas, Una vez comencemos a utilizarla, durante las primeras semanas debemos anotar todas las observaciones e incidencias que pudieran surgir durante los primeros días, para que en el caso de que hubiera algún problema se pudiera analizar la situación.
Posteriormente, para evaluar el correcto funcionamiento de la técnica en la granja, son dos los indicadores del correcto funcionamiento:
1.- Éxito en la introducción de la sonda >85% de las ocasiones. Es un porcentaje inferior al de las cerdas multíparas en las que el límite es un 92-95%, pero tenemos que tener en cuenta que son cerdas que son inseminadas por primera vez.
2.- Los parámetros reproductivos de fertilidad y prolificidad deben ser al menos los mismos que cuando utilizamos la inseminación tradicional.
Además, debido a la menor longitud y diámetro de Magaplus N, esta sonda se puede utilizar también en primerizas, ya que en este grupo de cerdas, el porcentaje de éxito en la introducción de las sondas de post cervical convencionales, suele ser menor que en el resto de cerdas de otros ciclos.
Posibles ventajas de utilizar la inseminación post cervical en nulíparas
1.- Las mismas que proporciona en las cerdas multíparas, siendo principalmente dos:
– Disminución del número de verracos utilizados, y por consiguiente la utilización de aquellos con mejores índices genéticos.

– Disminución del tiempo invertido en el proceso de la inseminación.

– Disminución del reflujo
2.- En las granjas en las que se utiliza la inseminación post cervical en multíparas va a permitir unificar la metodología de inseminación en todas las cerdas de la granja con todo lo que esto conlleva en términos de manejo y organización.
3.- En aquellas granjas en las que hasta el momento no se ha comenzado a utilizar la inseminación post cervical , se tiene la posibilidad de realizar un cambio de técnica en la totalidad de la granja, lo que supone una mayor facilidad para el aprendizaje de los trabajados.
4.- Para los centros de inseminación de aquellas empresas que produzcan el 100% de las dosis para inseminación post cervical va a suponer una ventaja desde el punto de vista organizativo en su trabajo.

Fuente:

Publicidad