15 de junio de 2010 03:05 AM
Imprimir

Piquete obrero en un frigorífico

(General Pico) - Un grupo de ex trabajadores del frigorífico Pampa Natural se apostaron ayer en el ingreso al establecimiento, ubicado en cercanías de la localidad de Speluzzi, para reclamar por el pago de sus indemnizaciones.

Tal cual lo habían anticipado, la protesta se inició desde muy temprano en busca de una solución al problema laboral y económico que atraviesan. El grupo de despedidos está sin trabajo desde el 30 de marzo, cuando recibieron el telegrama en el cual les comunicaban que estaban cesanteados. Desde ese día están tratando de cobrar, pero todos los esfuerzos han resultado negativos. De acuerdo con la afirmación de los propios obreros, la empresa les adeuda "entre 5 mil y 10 mil pesos".
Con el hartazgo por tener que soportar una situación que se dilata en el tiempo, el grupo de desocupados decidió desafiar el frío y la llovizna. En el alambrado perimetral, que rodea al frigorífico colgaron carteles. En cada uno de podían leer frases que ponían en duda el papel de los delegados gremiales en defensa de los trabajadores. En otras solicitaban que se acaben las "mentiras" de la patronal. "Nosotros sólo queremos cobrar lo que nos corresponde y poder mantener a nuestras familias", dijo uno de los desocupados. A poca distancia una humareda negra se alzaba al cielo, por los neumáticos que se habían prendido fuego, como otra señal del reclamo.

En vano
A media mañana uno de los delegados salió del establecimiento a parlamentar con los integrantes de la protesta. No le fue bien en su tarea de intermediario. Los despedidos no le creyeron la promesa de una solución "en pocas horas". No fueron pocos los llamados que habían recibidos los ex-trabajadores de Pampa Natural en el sentido que llegaría dinero del gobierno para cumplir con las deudas. Los intentos por desactivar el reclamo fueron en vano.
Los desocupados dejaron en claro que no estaban dispuestos a abandonar sus quejas. En las inmediaciones al frigorífico colocaron una casilla donde para protegerse del viento y el frío. En algunas ollas prepararon algo de comida, mientras recibían la solidaridad de sus ex-compañeros, cada vez que alguno salía de la planta luego de cumplir el turno laboral.
Hacia la 17, uno de los jóvenes que es parte de la protesta afirmó a este diario que existía una promesa de solución al conflicto, que se daría a conocer hoy al mediodía. De cualquier manera, los ex trabajadores habían decidido pasar la noche a las afueras del establecimiento y analizaban la posibilidad de endurecer la posición.
Desde la habilitación de sus instalaciones, el frigorífico tuvo una actividad comercial ondulante. Fue inaugurado hacia fines de 2007, por el entonces gobernador Carlos Verna. Se prometía la generación de 200 puestos de trabajo, capacitación y formación laboral. Además, se estimaba que la planta faenaría entre "6 mil y 7 mil animales por mes", y que esa cifra podía llegar a 10 mil. Durante 2009 y principios de 2010 una gran cantidad de personal fue despedido. Se argumentó que la falta de una asignación de carne para exportar (cuota Hilton) había resentido la estructura económica de la empresa y por eso debía reducir personal. Primero se despidieron una docena de empleados. Luego recibieron el telegrama 55 obreros. Desde el gobierno provincial se promovió una reunión con los empresarios cárnicos para garantizar la continuidad laboral. Pero, los que ya no tienen trabajo se quedaron sin cobrar y, al parecer, sin protección sindical.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *