15 de junio de 2010 13:49 PM
Imprimir

Compromiso y obligación de informar sobre los brotes de enfermedades animales

El venezolano Julián Castro vuelve a la sección "La firma invitada" con una reflexión sobre la importancia de la vigilancia epidemiológica de las enfermedades animales que hacemos los veterinarios, y de los organismos supranacionales en los cuales se integra esta labor.

Los diferentes países del mundo poseen el compromiso y la obligación de informar sobre la ocurrencia de las enfermedades de los animales, su frecuencia y distribución espacial; también de los métodos utilizados para su combate. Asunto éste en el marco nacional e internacional.
El manejo de esta información se lleva a cabo a través de un sistema conocido como de vigilancia epidemiológica, que permite conocer y estudiar los elementos que determinan y condicionan el proceso salud-enfermedad y su dinámica.
Dentro de los análisis que se obtienen están las series cronológicas, tendencias, estacionalidad, ciclicidad y tendencias seculares, así como la representación gráfica de la cobertura poblacional y geográfica que alcanzan las enfermedades.
Las investigaciones y experiencias de prevención, control y erradicación son fundamentadas en este tipo de registros. Su dialéctica permite cada vez acercarse más a identificar las medidas y estrategias sanitarias acordes para enfrentar las diferentes situaciones epidemiológicas que generan y diseminan cuadros mórbidos que afectan a la población animal.
El manejo conjunto de estas informaciones permite, entre otras cosas, el trabajo coordinado de los países para el cuidado de las fronteras y la instrumentación de programas mundiales o hemisféricos para combatir plagas o enfermedades, sobre todo en planes de erradicación de enfermedades transfronterizas.
La disposición de las estadísticas apoya la labor de educación sanitaria que deben llevar adelante los entes de salud pública, para instruir la población de cada nación con el propósito de estimular y facilitar su participación en las actividades sanitarias.

Control sanitario del comercio internacional
La vigilancia epidemiológica es fundamental para la gestión sanitaria que deriva de la inspección del comercio pecuario internacional. Ésta se ha visto exigida por la globalización de la economía al propiciar una expansión considerable del intercambio comercial de mercancías pecuarias y, con ello, un aumento del riesgo de ingreso, dispersión y establecimiento de enfermedades exóticas y endémicas importantes para los países.
La legislación nacional establece para las instituciones oficiales el deber de llevar los sistemas de información para la vigilancia epidemiológica de las enfermedades de los animales, ejecutar los programas sanitarios e informar a la comunidad nacional e internacional. Del mismo modo, para la población en general, la obligación de declarar la aparición de estas dolencias en el país.
La membresía de los países ante los organismos especializados del Sistema de Naciones Unidas, como son la OMS (Organización Mundial de la Salud) o su oficina regional OPS (Organización Panamericana de la Salud) y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), así como también del IICA (Instituto de Cooperación para la Agricultura) del sistema interamericano de la OEA (Organización de Estados Americanos) y de la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal), les compromete y obliga a informar en forma periódica de la ocurrencia de las enfermedades de los animales, de acuerdo a formatos previamente establecidos, de tal manera de hacer uniforme el tipo de datos remitidos y facilitar análisis y comparaciones.

Papel de la OPS y la OIE
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) es un organismo internacional de salud pública con 100 años de experiencia dedicados a mejorar la salud y las condiciones de vida de los pueblos de las Américas. Dentro de los objetivos de su código sanitario encontramos: estimular o adoptar medidas cooperativas encaminadas a impedir la introducción y propagación de enfermedades en los territorios de los gobiernos signatarios o procedentes de los mismos, y uniformar la recolección de datos estadísticos relativos a la morbilidad en los países de los gobiernos.
La necesidad de combatir las enfermedades de los animales a nivel mundial constituyó el motivo por el cual se creó la Oficina Internacional de Epizootias, gracias a un acuerdo internacional firmado el 25 de enero de 1924 y en mayo de 2003 la Oficina se convirtió en la Organización Mundial de Sanidad Animal. Dentro de sus objetivos están:
– Garantizar la transparencia de la situación zoosanitaria en el mundo.
– Recopilar, analizar y difundir la información científica veterinaria.
– Asesorar y estimular la solidaridad internacional para el control de las enfermedades animales.
– Garantizar la seguridad sanitaria del comercio mundial mediante la elaboración de reglas sanitarias aplicables a los intercambios internacionales de animales y productos de origen animal.

Importancia de la FAO
La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación conduce las actividades internacionales encaminadas a erradicar el hambre. Al brindar sus servicios tanto a países desarrollados como a países en desarrollo, la FAO actúa como un foro neutral donde todos los países se reúnen en pie de igualdad para negociar acuerdos y debatir políticas.
La FAO también es una fuente de conocimientos y de información. Desde su fundación en 1945, ha prestado especial atención al desarrollo de las zonas rurales, donde vive el 70 por ciento de la población mundial pobre.

Nada es posible sin la colaboración de cada país
Estas organizaciones de cooperación técnica coinciden en ser fuente de información, conocimiento y referencia, mas necesitan el aporte de los países, y estos deben hacer su contribución en ese sentido. De ahí el compromiso y la obligación de informar.
Los organismos especializados tienen su organización, directorios y asambleas, no obstante su concepción y funcionamiento atiende a las necesidades y mandatos de los países miembros.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *