16 de junio de 2010 07:56 AM
Imprimir

Ofrecen hacer un plazo fijo atado al valor de la soja

Lo lanzó el BBVA-Francés; el Río lo analizaría

La fiebre por la soja está contagiando al sector financiero y ya hay bancos dispuestos a sacarle provecho. Hasta ahora, con la oleaginosa no pocos productores venían usando, vía su relación con proveedoras de insumos, este grano como moneda de cambio para el pago de agroquímicos, semillas, maquinaria, camionetas y, últimamente, propiedades. No obstante, de la mano de la soja se sumó otra novedad: la posibilidad de que un inversor pueda constituir, sin estar necesariamente vinculado al agro, un plazo fijo donde el interés obtenido esté atado a la evolución del precio de la oleaginosa. Quien acaba de lanzar una modalidad de esta característica es el banco BBVA-Francés. En concreto, la entidad puso en marcha un instrumento de inversión a interés variable donde el interés obtenido se encuentra ligado al desempeño de la oleaginosa. Esto sin arriesgar el capital invertido. Según trascendió, otras entidades están evaluando lanzar un producto de estas características. El banco Santander Río colocó un producto para clientes grandes hace unos años y, según señaló una fuente, la firma está analizando otro producto parecido para reflotar. En el banco BBVA Francés, el plazo fijo es con moneda en pesos, a 180 días, y el interés está ajustado a la evolución de la soja hasta un máximo del 20%. Esto significa que, como tope, se paga hasta un 20% de la suba de la oleaginosa. Para el seguimiento del precio se toma el mercado de futuros de soja de Chicago y todo el interés se paga al final. "Como el depósito es a 180 días, con que el precio del activo subyacente suba un 6 por ciento eso ya mejora la tasa que un plazo fijo clásico pueda retribuir (hoy en promedio el mercado paga 10/11% anual)", comentó una fuente. En la alternativa de inversión vinculada a la soja, después de haberse realizado un período de preventa y compromisos de suscripción, el viernes pasado se realizó la constitución de los certificados de plazo fijo. Para ello, los clientes depositaron pesos. Firmados los contratos, el banco compra futuros de soja. "Al finalizar los 180 días del plazo fijo, se acredita el capital más los intereses. De los 180 días, lo único verdaderamente importante será el precio base y el final (día 180), que determinará la variación punta a punta", expresó la fuente del Banco Francés. El monto mínimo de suscripción que se estableció para este producto fue de 30.000 pesos. No hay monto máximo. Con los plazos fijos ya constituidos, en la entidad realizaron un balance favorable de este instrumento. Lo consideran una alternativa para que los clientes puedan "diversificar" inversiones. En este contexto, una fuente señaló que "por la aceptación" se evalúa reabrir esta alternativa de inversión. Clientes El banco hizo una encuesta entre sus clientes y allí surgió el dato de que este tipo de producto aparecía como "muy valorado". "Se terminó colocando el 100% del cupo tomado en la etapa de preventa", explicaron a LA NACION. El perfil de inversores que eligió esta alternativa fue de "alto valor", de medianos a grandes. 20
por ciento
Es el tope de suba de la oleaginosa que paga este instrumento de inversión con plazo a 180 días

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *