17 de junio de 2010 00:13 AM
Imprimir

China: gran oportunidad para los alimentos peruanos

La política del Gobierno chino sobre la promoción de calidad de vida y aumento de la renta per cápita, favorece el crecimiento del consumo y su redireccionamiento hacia productos nuevos

A dos semanas de firmarse el TLC entre Perú y China, es oportuno hacer un análisis del potencial que representa ese mercado que, pese a la crisis internacional, tendrá un crecimiento de 9% este año, según informó el Fondo Monetario Internacional (FMI), y que representa una gran oportunidad para nuestros productos del sector agroexportador.

En los últimos años, ese país asiático mantiene un crecimiento sostenible de su economía, que va de la mano con los cambios en los hábitos de sus habitantes. Es precisamente este punto el que más le conviene a los agroexportadores peruanos, ya que existe un incremento del consumo de los pobladores de la urbe del país, que a su vez incrementan el gasto en productos alimenticios de primera calidad.

Hacía nuevos productos
Los chinos dedican un tercio del gasto de los hogares a los alimentos. La política del actual Gobierno chino sobre la promoción de calidad de vida y aumento de la renta per cápita, favorece el crecimiento del consumo y su redireccionamiento hacia productos nuevos, de lujo, compras en supermercados y establecimientos de venta masiva.

Este consumo se concentra principalmente en Shanghai, Guangdong y Beijing. Pero también existen otras urbes de rápida expansión consumista como Dailán, Harbín, Tianjin, Xiamen, Nanning, Qingdao, Chengdu y Chongqing. Esta última es la ciudad más poblada del planeta con 30 millones de habitantes. Son estas ciudades las que muestran la gran oportunidad de negocio en este país.

Consumidor chino
En las grandes ciudades existe un surgimiento de grandes malls, cadenas de hipermercados y restaurantes internacionales. Según Diego Fuentes, responsable del área de Inteligencia Comercial de Adex, el consumidor chino es sensible al precio, sin embargo, está cambiando el concepto de mercado de barrio, creando necesidad de un consumo más selectivo y de valor agregado. Los productos alimenticios premium ya no son categorizados según su valor, novedad o país de origen, sino por su calidad, valor agregado, sabor y valores nutricionales.

Por ejemplo, una característica que se ha detectado en los consumidores urbanos, es que desarrollaron un gusto por los productos lácteos y de panificación. Debido a una vida más ocupada e ingresos altos, prefieren alimentos preparados y comer afuera de casa (no alimentos básicos). Destacando el vino, fruta fresca, productos del mar libres de contaminación, bajos en pesticidas y químicos, entre otros.

Cadena de distribución
De acuerdo a diversos estudios, China es el sétimo mercado minorista más grande del mundo y alcanzaría el quinto puesto en los próximos años, pues el número de importadores cualificados para la importación de alimentos va creciendo. El más común y antiguo formato de "minoreo" es el supermercado, pero pierde frente al hipermercado y tienda de oferta.

Por esta razón, los hipermercados son la mejor opción para los exportadores, ya que los minoristas internacionales están familiarizados con marcas importadas, siendo la vía de acceso principal a través de distribuidores locales.

La mitad de las tiendas de oferta están en Shanghai y en Guangdong
Cadenas especializadas ofrecen entrada para productos que se comercializan por primera vez, pues venden una amplia gama de productos importados dirigidos a segmentos específicos (colonias), que incluyen alimentos orgánicos. Otra alternativa son los hoteles pues siguen en expansión y se dedican entre 20% y 30% del total de gasto en alimentos, importante estrategia de distribución para promover y popularizar productos en el mercado.

La venta minorista en área urbana esta modernizándose; fuera de las grandes ciudades la penetración de importados es casi nula. Es por ello que la venta de congelados aumenta y los snacks ocupan gran espacio en los supermercados. Los alimentos lácteos y pre-cocidos desplazan a los tradicionales.

Esta situación hace que se presenten oportunidades para productos como el aceite de oliva, el vino, los cítricos e inclusive la carne (de porcino principalmente).

Fuentes resaltó que dentro de esta oportunidad existe dificultad en materia sanitaria y de etiquetado, puesto que su mercado avanza estos temas producto por producto, pero permite dialogar sobre otros temas o productos de interés. Es por ello que lo recomendable sería trabajar con un importador que reetiquete y envase de conformidad con los requerimientos del mercado.

Internet como herramienta
Para los exportadores que se permitan manejar la distribución, Internet es una alternativa interesante a considerar. Los pobladores de áreas urbanas tienen conocimiento y gusto por la tecnología e Internet para buscar información sobre productos de su interés. La compra-venta online de artículos en China superó los US$ 7,574 millones en el 2007, pese a ello, estas transacciones aún no están muy arraigadas en el país.

Las posibilidades de crecimiento para Internet en China siguen siendo enormes, teniendo en cuenta que el 84 por ciento de la población todavía no utiliza la red informática.

Cifras y datos
– En el 2008, el Perú exportó a China frutas frescas por un total de US$ 7 millones 781 mil, esencialmente por la demanda de uvas que representaron el 92% del total exportado en este rubro.

– En el subsector pesca destacaron los envíos de las partidas "Demás moluscos e invertebrados acuáticos, preparados o conservados", que registró envíos por 67 millones 817 mil (74% de representatividad), y la partida "Demás jibias, globitos, calamares y potas, congeladas, secas, saladas o en salmuera" con ventas por US$ 18 millones 763 mil, cifra que representa el 21% del total exportado (US$ 91 millones 353 mil).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *