17 de junio de 2010 09:28 AM
Imprimir

Comercio agrícola en UE se debilitó por crisis financiera

Bruselas - La crisis financiera mundial debilitó el comercio de productos agrícolas en la Unión Europea (UE) en 2009, que disminuyó su déficit en este ámbito, porque la caída de las importaciones fue superior a la de las exportaciones, según datos publicados ayer por la Comisión Europea (CE).

El año pasado fue «excepcional» para el comercio agroalimentario de la UE respecto de temporadas anteriores, pues se produjo una reducción del 13% en el valor de las importaciones, mientras que el de las exportaciones experimentó un retroceso del 8%. Por este motivo, el déficit en la balanza comercial alimentaria de la UE se redujo de los 8.000 millones de euros en 2008 a 2.500 millones en 2009.

La UE y EE.UU. son los principales exportadores mundiales de alimentos.

En cuanto a las importaciones, la Unión Europea es el principal comprado y adquiere más productos alimentarios que EE.UU., Japón, Canadá, Australia y Nueva Zelanda juntos.

La crisis tuvo un impacto «dramático» en el comercio de bienes y servicios, mientras que los intercambios agrícolas se vieron menos afectados, aunque se ralentizaron mucho respecto de años anteriores, según señala el estudio de la dirección de Agricultura de la CE.

En el caso de las exportaciones, la situación económica perjudicó más a las de productos finales, debido a la menor demanda en los países más afectados. La UE perdió mercado en la mayoría de sus destinos, pues las ventas a EE.UU. se redujeron en un 8% y bajaron por segundo año consecutivo; pero la mayor caída se produjo en los envíos a Rusia, que descendieron el 21%.

Por el contrario, la UE consiguió aumentar un 20% sus exportaciones agroalimentarias a China.

Pero las importaciones a los 27 países comunitarios descendieron más, especialmente en el caso de productos como maíz, soja, trigo o aceites vegetales; la bajada de los precios de las materias primas impactó más en las compras de la UE que en las exportaciones.

La mayoría de los abastecedores de la Unión redujeron sus ventas a los 27, sobre todo EE.UU. (-24%) y la Argentina (-29%).

La CE menciona también la caída global de las exportaciones agropecuarias de otros países como EE.UU. (14%), mientras que las ventas exteriores de Brasil bajaron menos (6%) y se cayeron especialmente en el caso del vacuno y de la carne de ave.

En su estudio, Bruselas menciona la «debilidad» de importadores agroalimentarios importantes como Rusia, donde las compras se redujeron en general un 17% por el descenso en la demanda y por las restricciones comerciales, que afectaron a los aceites, a los productos avícolas y a los del porcino.

China redujo también un 11% el valor de sus importaciones, si bien fue uno de los pocos mercados en los que las empresas de la UE aumentaron sus ventas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *