18 de junio de 2010 07:17 AM
Imprimir

La madera chilena se recupera

Tras las pérdidas que dejó el 27F, apareció una oportunidad para la industria de la madera: los chilenos descubrieron los beneficios de este material para construir.

Tras las pérdidas que dejó el 27F, apareció una oportunidad para la industria de la madera: los chilenos descubrieron los beneficios de este material para construir.
Hace tiempo que los forestales no tenían buenas noticias.

La crisis del año pasado hizo que se cerraran cerca de 40 aserraderos, se recortaron puestos de trabajos y los precios cayeron dramáticamente. Sólo la celulosa mostró una baja de casi 400 dólares por tonelada, esto porque los forestales son los segundos exportadores después del cobre, generan cerca de 130 mil empleos directos y anualmente venden a más de 100 mercados, celulosa y maderas. Por eso es tan importante seguir el pulso al sector.
 El terremoto causó enormes daños al sector", comenta Fernando Raga, vicepresidente de Corma. Muchas plantas sufrieron destrucción -además de pérdidas humanas-, que se calcula equivale al menos a dos meses de producción, sin contar los costos de la reconstrucción de fábricas que no estaban aseguradas.
 Pero el terremoto tuvo una arista positiva para la industria de la madera. Durante años, los estudios y la realidad mostraron que los chilenos valoraban más la construcción de ladrillo, cemento y hierro.
 Sin embargo, esta situación cambió tras el 8,8. Según los expertos, cada día son más los que prefieren casas hechas de madera, lo que ha incentivado la demanda por este tipo de productos y, de paso, está tirando la recuperación del sector.
 Los aserraderos y las plantas de tableros son los que se están reactivando con mayor fuerza, en respuesta a la demanda de materiales para la reconstrucción. Aunque en Infor comentan que todos los rubros forestales se verían beneficiados si saben aprovechar este nuevo boom maderero.
 El mercado de la celulosa reaccionó rápidamente alcanzando valores por sobre los 950 dólares por tonelada. Esto se explica por la importancia de la oferta chilena en el mercado mundial, que se vio afectada en los tres primeros meses posterremoto, afirman en el Instituto Forestal.
 El sector forestal chileno está dimensionado para cubrir la demanda nacional y exportar volúmenes sustanciales, y el aumento de la demanda por la reconstrucción representa sólo una fracción de estos volúmenes, por lo que en términos absolutos no debería haber ningún problema.
  El empujón que faltaba
En Corma este sería el empujón inicial, pero no final, pues parte importante del sector se mantiene por la demanda externa, donde influyen elementos como los precios de cada mercado y la tasa de cambio. Los datos dicen que la demanda mundial ha sido positiva y, según el Infor, la exportación chilena ha crecido a tasas por sobre el 10% acumulativa anual.
 Aunque, para los expertos, quedan tareas pendientes para que el sector logre una estabilidad completa y no sufra pérdidas cuando se termine el plan de reconstrucción.
 Conseguir una demanda internacional estable, precios y tasa de cambio más competitivas, energía accesible, marcos legales que agilicen los negocios, políticas que fomenten la forestación, apoyo a las pymes y la consolidación de un clúster forestal estarían entre los factores principales para que la madera en Chile siga liderando, recalcan los expertos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *