18 de junio de 2010 06:38 AM
Imprimir

Recría sin fibra   ( Terneros cola de parición )

Una experiencia realizada en la Unidad La Palmira, del INTA Rafaela, arroja resultados para pensar, sobre una técnica factible que requiere ajustar el manejo y la organización productiva

La cría de vacunos continúa siendo desplazada a zonas cada vez más marginales por actividades más rentables como la agricultura y la invernada, donde los pastizales naturales son de baja productividad, muy estacionada en verano y de calidad regular. Además, las lluvias irregulares dificultan el destete en los rodeos de cría con servicios estacionados en tres meses, lo que en muchos casos genera tropas de terneros cola de parición al final del otoño.
Se suma que esta categoría tiene poco valor por su bajo peso y escasa demanda a principios del invierno, especialmente en años de sequías o inundaciones.
El INTA San Cristóbal realizó una experiencia de recría con grano de maíz y sin fibra para terneros cola de parición en la Unidad Experimental de Cría "La Palmira", ubicada en la localidad de Las Avispas, provincia de Santa Fe. La propuesta fue recriar terneros a corral en las mismas condiciones con que se manejan muchos productores de la zona, es decir, sin el uso de fibra (insumo de alto costo) y con grano de maíz entero y núcleo proteico comercial, y evaluar la practicidad del sistema para luego venderlos con destino invernada.
El grano de maíz tiene características que lo convierten en alimento ideal para esta categoría, es fácil de obtener en la región, posee alto valor energético, al estar entero, estimula la rumia de animales menores a 270 kg.
Esto permite ahorrar fibra, no tener que moler los granos y mejorar la eficiencia de conversión del alimento. Además, evitar el problema de acidosis ruminal asociado a la ingesta de grano de maíz molido.
El 15 de julio de 2009 se realizó la primera pesada, una vez finalizado el período de acostumbramiento y retirados completamente la fibra y el rollo. A partir de allí, se realizaron pesadas individuales cada 15 días. El manejo de los terneros lo realizó un solo empleado, quien está a cargo de toda la unidad. Durante las dos primeras semanas, se los alimentó dos veces al día (mañana y tarde). Pasado ese lapso, recibieron todo el alimento una sola vez por día.
Si bien las ganancias de peso (0,789 kg/animal/día) y la eficiencia de conversión (5,85kg) no fueron las esperadas, las relaciones de precios ayudaron a mejorar los resultados económicos de la técnica.
Para calcular la eficiencia de conversión se incluyó el total de alimento comprado y, por lo tanto, el alimento perdido por distintos motivos (humedad, descomposición, otro tipo de faltantes). Esto es importante, ya que en muchos establecimientos hay pérdidas que no se contabilizan y acarrean errores de cálculo en la eficiencia de conversión. Durante esta experiencia no existieron problemas de mortandad por acidosis, lo que confirma que en esta categoría el maíz entero sería un estímulo suficiente para provocar la rumia y la ausencia de la fibra no sería una limitante.
El ensayo demostró la factibilidad de la técnica, y la necesidad de ajustar especialmente algunas cuestiones específicas de manejo y organización, para lograr márgenes tentadores:
* Planificar el almacenamiento y suministro del alimento en instalaciones adecuadas para evitar posibles pérdidas y mejorar la eficiencia de conversión,
* Tener muy presente la relación de precio por Kg. animal de compra y de venta y conseguir alimentos más baratos (sustituir algo del maíz por sorgo y cambiar el núcleo por un subproducto proteico)
* Contar con personal responsable, comprometido y motivado para realizar la tarea.
* El sistema de corrales debe ser simple y de baja inversión para poder utilizarlo cuando la relación entre los precios de insumos (alimentos) y de productos (ternero o carne) sea favorable, o cuando la situación climática así lo exija.

Ing. Agr. Juan Ibarlucea, Méd. Vet. Ivana Diruscio, Méd. Vet. Rafael Aleman (INTA San Cristóbal/Rafaela)

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *