18 de junio de 2010 02:49 AM
Imprimir

Diseñan un programa para liberar el tránsito de genética en el Mercosur

Los países miembro de la Federación Braford Mercosur realizan un intenso trabajo conjunto para lograr que la región sea considerada como un todo, a partir de la homologación de los registros ganaderos.

"La idea es que se establezcan criterios comunes, de tal manera que no se trabe el ingreso de genética a los países que quieran adquirirla. Esto permitirá que se incremente el intercambio de material genético y que las cabañas puedan contar con sangre de ejemplares de ‘registros avanzados’", explicó a LA GACETA Rural el gerente de la Asociación Braford Argentina (ABA), Juan Baqué. "El objetivo es lograr que se desarrolle una genética regional, sobre la base de datos homólogos y comparables", aclaró durante el diálogo mantenido en la Exposición Internacional Braford 2010, en Corrientes. El directivo recordó que ya se puede comercializar genética entre la Argentina y Paraguay. Sin embargo, reconoció que existen algunas trabas (demoras en las firmas de los permisos) en el sentido inverso del tránsito, o sea, desde Paraguay y hacia la Argentina. Además, reconoció que el acceso es libre entre Brasil y Paraguay. En cuanto a Uruguay, Baqué dijo que "los uruguayos afirman que -con la Argentina- existen diferencias sobre algunas enfermedades, en especial para el tránsito de animales en pie". "Por ello, estamos desarrollando un modelo propio, para presentar los resultados en el próximo congreso", anunció.

Buenas ventas
La VIII Exposición Internacional Braford 2010 que se desarrolló en Corrientes concluyó con el tradicional remate de los animales que compitieron y fueron puestos a la venta. "Los precios estuvieron muy bien. Hubo buenos promedios. Los precios pagados están en función de la calidad de los ejemplares, porque más calidad significa más precios", explicó Baqué. "Lo que sucede es que los ganaderos tienen, entre sí, distintas visiones sobre el mediano plazo, porque para algunos estamos en un punto de inflexión, y para otros hay que ser cautelosos", describió.

En el remate, a cargo de la firma Iván L. O’Farell SRL, se pagó un promedio de $ 40.035,71 para 14 machos a bozal, el máximo fue de $150.000 y el mínimo de $15.000. El promedio para 11 hembras a bozal fue de $15.136,36, mientras que el máximo y el mínimo fueron de $28.000 y $6.500 respectivamente. Para los machos de corral, las ventas alcanzaron valores muy buenos para el contexto económico nacional. El valor máximo pagado fue de $ 52.000 y el mínimo de $8.000.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *