18 de junio de 2010 19:19 PM
Imprimir

En Bolivia fue reabierto el matadero de la Unión de Matarifes

Pagaron una multa de 4500 bolivianos, por no atender el requerimiento de las autoridades del Senasag y contratar un veterinario

Los afiliados a la Unión de Matarifes, pagaron una multa de 4500 bolivianos, por incumplir leyes al no dejar ingresar a las autoridades del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) a su infraestructura y lograron la contratación de un veterinario de planta dependiente del municipio.

El pasado martes, se procedió a la clausura del matadero ubicado en la zona este de la ciudad, muy próximo a la localidad de Vinto, por haber incumplido convenios y acuerdos con el Senasag para garantizar el consumo de carne de res en buen estado y para proteger la salud de la población.

Al respecto la jefe distrital del Senasag, Lizeth García Vásquez, oficializó la apertura del matadero, al haberse cumplido dos de los requisitos indispensables para su funcionamiento, a cargo de los dirigentes de la Unión Gremial de Matarifes.

Por el momento quedan pendientes la presentación de la nómina de las fechas límites de readecuación del matadero y el tema de tratamiento de desechos, tratamiento de sólidos y líquidos, además de la separación de sangre por ser un elemento contaminante.

MATARIFES

Por su parte el secretario general de la Unión Gremial de Matarifes, Raúl Meneses Villarroel, manifestó que la clausura del matadero se debe a intereses políticos de la jefe distrital del Senasag, Lizeth García por ser funcionaria del Movimiento Al Socialismo (MAS) y de la alcaldesa Rossío Pimentel Flores del Movimiento Sin Miedo (MSM).

"Hemos sido como punta de lanza del Senasag, dirigido por el MAS y por la alcaldesa, gracias a Dios todo se solucionó, hemos conseguido el médico veterinario como se pedía, a pesar que con anterioridad el 14 de junio ya presentamos un médico veterinario dentro el plazo de las 72 horas, pero esta propuesta fue negada porque simplemente era egresado y no titulado", manifestó.

Sobre el tratamiento de aguas, dijo que se encuentra en su etapa final y será entregado el lunes y sobre la posibilidad del ingreso de animales muertos a la ciudad, desmintió esta situación, puesto que en las trancas de acceso a la ciudad, el Senasag tiene personal para evitar esta posibilidad.

"Si llegó un animal muerto a Oruro, debió ser decomisado en la tranca de Caihuasi, por los funcionarios del Senasag, quienes tienen una rampla para realizar la revisión correspondiente o es que están realizando mal su control, no sé, por eso la población no debe estar susceptible ante este hecho, consumiendo con toda confianza la carne que se faenea en el matadero", manifestó Meneses

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *