19 de junio de 2010 08:25 AM
Imprimir

La piscicultura devela un potencial para crecer

La piscicultura en el país tiene todo para crecer, pero también hace falta un mayor consumo interno que permita incrementar la actividad acuícola.

La piscicultura en el país tiene todo para crecer, pero también hace falta un mayor consumo interno que permita incrementar la actividad acuícola. Durante una visita a la planta procesadora de pescados del grupo Hildebrand, en J. Eulogio Estigarribia (Caaguazú), se pudo apreciar el trabajo integral para criar, faenar, envasar, almacenar e, incluso, consumir en un mismo predio la producción del establecimiento, que procesa alimentos de la marca Menno Pez.

Sin embargo, todavía queda mucho campo disponible para crecer. En ese sentido, Isaac Kehler, uno de los responsables del local, indicó que la empresa piensa cubrir la demanda interna para luego pensar en exportar, aunque para ello hace falta crecer más en volumen.

La decisión de un grupo más relacionado con los granos, harina y balanceados de incursionar en piscicultura llevó hace dos años atrás a iniciar este emprendimiento. Además de las ganas y el capital, los recursos naturales contribuyeron, puesto que se aprovecharon partes bajas de un establecimiento de explotación agrícola y ganadera.

Se arrancó con una inversión de 500 mil dólares para una producción inicial de 200 a 300 kilos por día y hoy el frigorífico procesa unos 1.000 kilos diarios. "El mercado local es pequeño, por lo que la meta es exportar, pero todavía vemos lejos esa posibilidad, porque se debe crecer más". Explicó que para tener una oferta sustentable la producción debería crecer como mínimo 50% más, hasta alcanzar un volumen de 1.700 kilos por día.

TRABAJO INTEGRAL. Se disponen de unos 30 tanques para la cría de alevines, además de instalaciones para el engorde, en la parte trasera del inmueble, y el frigorífico, que se encuentra en el edificio principal, en cuyo acceso frontal está el restaurante para el consumo fresco y directo de los visitantes.

La cría incluye tilapia, bagre, pacú, carpas y algo de karimbata. Para completar la oferta se adquieren pescados de unos 25 productores, mayoritariamente de la región. El precio se fija y cada año se incrementa, indicó Kehler, puesto que de los 7.000 guaraníes por kilo pagados en el 2009, actualmente se negocia en 8.000 guaraníes por kilo. La empresa ocupa de manera directa a unos 50 empleados y las ventas oscilan entre 2.500 y 3.000 kilos por mes.

Sin embargo, el mercado local es aprovechado mínimamente. Datos oficiales indican que el consumo per cápita por año de la carne de pescado está el final de la lista: no supera los 8 kilos por persona/año, según estadísticas oficiales sujetas a revisión

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *