22 de junio de 2010 06:57 AM
Imprimir

Impulsa eximición de retenciones para agro

La iniciativa del diputado cordobés apunta a la eximición de derechos de exportación de diversos productos como lana, algodón, arroz, hortalizas y porotos, entre otros. El impacto fiscal propuesto "es menor al 3% del total recaudado", consideró el legislador.

El diputado nacional por Córdoba, Gumersindo Alonso (Frente Cívico), está impulsando, a través de un proyecto de ley, la eximición de los derechos de exportación para determinados productos agropecuarios. La iniciativa, que fue girada a las comisiones de Agricultura, Economía y Presupuesto de la Cámara de Diputados nacional, incluye en ese beneficio a, algunas posiciones arancelarias, de lana, algodón, arroz, hortalizas, porotos, maíz dulce fresco y frutas. De aprobarse su propuesta tampoco pagarán retenciones algunas posiciones arancelarias de cebada, avena, mijo y semilla de cártamo. Sin embargo, Alonso deja de lado a los cultivos tradicionales como soja, maíz y trigo. En los fundamentos, el ex presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto considera que la expansión del cultivo de soja jugó en detrimento de los cultivos regionales. “Las exportaciones en toneladas de maní, las legumbres, el arroz y el mijo descendieron estrepitosamente. En algunos casos, hasta en un 90%”, dijo. “Nuestro país se encuentra hoy beneficiado con la posibilidad de producir un cultivo de alta demanda internacional, como es la soja y sus subproductos, cuya comercialización se ha convertido en uno de los principales ingresos para nuestra economía”, reseñó Alonso.Y agregó: “esto ocurre gracias a una importante suba en los precios internacionales de estos productos y a un significativo aumento en el área sembrada y en los rendimientos, consecuencia de las muy importantes inversiones en tecnología de los actores del complejo sojero”. Este cambio, añadió el legislador del Frente Cívico, “compromete la sustentabilidad de nuestro sistema productivo y reclama medidas que permitan acompañar agronómicamente el desarrollo del complejo sojero, como rotaciones, fertilización, etcétera”. “Más allá del riesgo agronómico, lo que hoy se encuentra en juego es la sustentabilidad social, dada la evidente expulsión de mano de obra que se ha verificado principalmente en los cultivos regionales, como el algodón, que requieren mucha más mano de obra que la soja”, destacó. Alonso destacó que “si se eliminan las retenciones a los productos propuestos, cuyo impacto fiscal es menor al 3% del total recaudado por derechos de exportación, se compensa largamente con el beneficio social que se lograría”. Para el diputado, “todos estos beneficios se traducirán rápidamente en un mayor ingreso de divisas, un mayor desarrollo regional, mayor arraigo rural y menos desempleo, lo que en el mediano y largo plazo compensará con creces el mínimo esfuerzo fiscal que hoy se pide”. 

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *