22 de junio de 2010 03:59 AM
Imprimir

Centroamérica pide a la UE más flexibilidad de su mercado a sus productos agrícolas

Los países centroamericanos solicitaron a la Unión Europea (UE) mayor flexibilidad de su mercado a sus productos agrícolas, en especial al banano y el azúcar, para lograr concluir el acuerdo de asociación que negocian en el plazo previsto, antes de la cumbre euro-latinoamericana del 18 de mayo en Madrid.

Los ministros o viceministros centroamericanos de Economía o Comercio intercambiaron y evaluaron ayer el estado de las negociaciones con la Delegación del Parlamento Europeo para América Central, y se reunieron además con el comisario europeo de Comercio, el belga Karel De Gucht, quien se mostró "muy comprometido" con el acuerdo, según fuentes diplomáticas.
"Podremos terminar (la negociación) en ocho semanas si las dos partes mantenemos actitudes flexibles", resumió la viceministra nicaragüense de Fomento, Industria y Comercio de Nicaragua, Verónica Rojas, quien instó a "buscar el balance" teniendo en cuenta las asimetrías entre las dos regiones.
Rojas definió como uno de los principales escollos en la negociación la "inflexibilidad" demostrada por la UE para dar acceso a los principales productos centroamericanos, como el banano, el azúcar, el ron, la carne de vacuno o el arroz, temas que ambas partes esperan abordar en la ronda comercial que celebran esta semana en Bruselas.
"Somos países agropecuarios, somos industrias primarias", indicó, y pidió que la UE atienda esas particularidades "más allá de lo que nos da la Organización Mundial del Comercio (OMC)".
En su opinión, la inversión europea es necesaria, pero "tiene que tener en cuenta" los "factores propios, locales, para que se permita un desarrollo económico sostenible".
"Entonces, sí que estaremos dispuestos a atender las necesidades europeas de inversión y establecimiento", afirmó, en referencia a unos de los capítulos del acuerdo que aún no se han concretado.
Para Rojas, será determinante lograr el "fondo de compensación" que pide Centroamérica, un instrumento financiero solicitado a la UE para desarrollar infraestructuras en la región, que "ayude a los seis países a disminuir sus asimetrías internas".
El ministro costarricense de Comercio Exterior, Marco Vinicio Ruiz, aseguró que Europa solicita "el mismo trato que le otorgamos a EEUU en el CAFTA", el tratado de libre comercio que la región tiene suscrito con Estados Unidos.
"Les hemos explicado que EEUU no tiene las restricciones para los productos agrícolas que tiene la UE", indicó, y agregó que están dispuestos a ofrecer a los europeos "un trato muy atractivo en materia de servicios, siempre y cuando la UE nos ayude en la parte agrícola".
También solicitó que la UE adapte las normas de origen a la realidad productiva de esos países, ya que necesitan "flexibilidad para importar algunos productos".
Descartó que haya "prisas" por concluir el acuerdo, y afirmó que se lleva negociando durante tres años y ya llega el momento de que "empiece a dar bienestar" a sus ciudadanos.
El viceministro panameño de Negociaciones Comerciales Internacionales, Francisco Álvarez de Soto, cuyo país participa como parte plena de las conversaciones y no ya como observador, recalcó el "compromiso con la región y la UE" al haber pedido integrarse en la negociación.
En su opinión, Panamá "ha visto en este acuerdo de asociación el momento adecuado y se ha comprometido con él", también de cara a un futuro ingreso a la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), una de las condiciones sugeridas por la UE.
Por su lado, la secretaria general de la SIECA, Yolanda Mayora de Gaviria, subrayó las posibilidades que Centroamérica ofrece a Europa (su tercer socio comercial para exportaciones y el cuarto para importaciones) como la octava economía latinoamericana como región, justo por debajo de Colombia y por encima de Chile, explicó.
El ministro hondureño de Industria y Comercio, Oscar Escalante, pidió que el acuerdo "se haga, pero que se haga bien", y que demuestre "solidaridad y subsidiariedad" por parte europea.
"Tenemos un Gobierno de unidad nacional, el más votado", destacó, y aseguró que su país ya tiene "casi superado" el "difícil momento" que atravesó tras el golpe de Estado de junio pasado.
"La inclusión no es un valor por rescatar ahora, es un imperativo", añadió.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *