21 de abril de 2018 11:29 AM
Imprimir

Herbicidas: una startup local pondrá un pie en Estados Unidos

CompartiremailFacebookTwitterInbioar, la startup argentina que desde 2010 se dedica al descubrimiento de nuevos ingredientes activos y productos para la agroindustria a partir de compuestos o extractos naturales de plantas, se prepara para desembarcar con su metodología de trabajo en Paraguay, Colombia, Estados Unidos y la India. ¿Cuál es ese método? Detectar grandes áreas recolectando muestras […]

Inbioar, la startup argentina que desde 2010 se dedica al descubrimiento de nuevos ingredientes activos y productos para la agroindustria a partir de compuestos o extractos naturales de plantas, se prepara para desembarcar con su metodología de trabajo en Paraguay, Colombia, Estados Unidos y la India.

¿Cuál es ese método? Detectar grandes áreas recolectando muestras de plantas y suelo para, en laboratorio, determinar la presencia de herbicidas. A partir de los mejores extractos, purifican las moléculas activas y, si es posible, presentan la patente para proteger ese descubrimiento. Gustavo Sosa, ingeniero forestal de la Universidad de Santiago del Estero y doctorado en Biología Molecular en la de Rosario, regresó en 2010 a la Argentina desde EE.UU. y emprendió el proyecto de Inbioar. “Lo que hacemos no se repite en otros países y vemos una excelente oportunidad de lograr desarrollos que nos posicionen en el nivel global como líderes en el desarrollo de moléculas y agroquímicos biológicos”, dijo Sosa a la nacion.

En la actualidad, en Japón, Europa y EE.UU. están probando extractos herbicidas realizados en Rosario por Inbioar con Ammi visnaga (una maleza global), que inhibe el crecimiento y la germinación de un grupo diverso de malezas. En la Argentina los recolectan en las zonas secas (fundamentalmente en el noroeste) porque es allí donde mejor produce el efecto el herbicida. “Tiene que sufrir el estrés de la falta de agua para dar la mayor cantidad de herbicida natural”, explicó el científico. En junio de este año, junto con el USDA, presentará la solicitud en EE.UU. para comercializar dos moléculas, kelina y visnagina.

Mientras tanto, dos empresas japonesas con las que están colaborando les pagaron para no ofrecer la patente a ninguna otra compañía mientras se esperan los resultados de sus pruebas en el hemisferio norte. “Están interesadas en desarrollarlas para el nivel global; el objetivo es producir en la Argentina y comercializar al mundo”, señaló Sosa. Y agregó que lo más interesante del proceso es que “se puede usar una maleza que no participa en el proceso productivo como herbicida natural”. El equipo de Inbioar se completa con Ignacio García Lábari y con María Lucía Travaini, biólogos moleculares. Además, cuentan con la colaboración de Helmut Walter, que fue vicepresidente de Basf y que desarrolló agroquímicos a nivel global durante 15 años.

Fuente:

Publicidad