23 de junio de 2010 03:16 AM
Imprimir

Capacitan a pequeños productores en curtido artesanal de cuero caprino

En Pampa del Infierno se concretó la capacitación sobre el curtido artesanal de cuero caprino a pequeños productores integrantes de asociaciones de las zonas de trabajo de los Cedepro pertenecientes al Progano, orientada a la formación de futuros capacitadores sobre la técnica del curtido, con enfoque integral y cuidando el ambiente.

El objetivo de la capacitación se fundamentó en la posibilidad de darle un valor agregado a un insumo que es comercializado en la actualidad por medio de acopiadores locales que pagan muy bajo precio a quienes tienen la oportunidad de guardarlos.
El producto que se obtiene del curtido sirve para la confección de artesanías y prendas de vestir, como por ejemplo camperas, que en el mercado tienen un importante precio en relación con lo que se paga por el producto en bruto.
Los cursos de capacitación fueron ejecutados con aportes y esfuerzos conjuntos de Centro de Formación Rural Juan Penco, Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación (Gecal Chaco) con el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología del Chaco, (Coordinación de Enseñanza Técnica y Formación Profesional) en acuerdo con los Cedepro del Progano.
El Centro de Formación Rural “Juan Penco”, es un Proyecto de Cooperación Internacional, que se desarrolla en la provincia del Chaco con financiamiento italiano, ejecutado en acuerdo con la provincia por el Grupo de Voluntariado Civil (GVC) de Bologna (Italia), en consorcio con la Asociación Trentinos en el Mundo (ATM), con apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia (MAE).
La visión general del Proyecto es promover el fortalecimiento de la autoestima de las familias rurales y la construcción del “orgullo” de ser campesino y productor. Utiliza para ello estrategias basadas en la capacitación y formación de actores directos del sistema productivo en todo el ámbito provincial, con el objetivo general de mejorar la calidad de vida, la seguridad y soberanía alimentaria de pequeños productores, trabajadores rurales y sus familias.

El desarrollo de la capacitación

La capacitación en la localidad de Pampa del Infierno se desarrolló recientemente en la Cooperativa Valsugana, en cuatro módulos. Los tres primeros, de tres días cada uno, tuvieron que ver principalmente con la técnica del curtido artesanal, basando la tarea en la utilización de materiales amigables con la calidad ambiental.
Siguiendo las pautas fijadas por el Centro de Formación Rural “Juan Penco” de promover experiencias agroecológicas, los pequeños productores utilizaron para el trabajo del curtido materiales como agua, cal, tanino, sal, suero de leche, harina de salvado, aceite de pata y alumbre. Estos elementos, al ser trabajados en baja escala de modo artesanal, reducen al mínimo el impacto ambiental que pueda generar este tipo de emprendimiento. También es importante la poca cantidad de agua que se utiliza, debido a los bajos volúmenes de curtido.
En el cuarto módulo de enseñanza se trabajó sobre la metodología de enseñanza en la cual los participantes del grupo realizaron prácticas con el fin de exponer los conocimientos adquiridos, corregir y evaluar la posible transmisión de estos, con utilización de material pedagógico.
En ese sentido se propició y preparó a los pequeños productores capacitados para que multipliquen sus aprendizajes y experiencias, compartiendo conocimientos con otros productores de la localidad o de la zona de donde provienen, con el objetivo de dar valor agregado al cuero caprino, en interacción con los otros asociados de sus áreas de pertenencia.
Como consecuencia de este esfuerzo se realizarán durante el corriente año cursos locales de capacitación en curtido artesanal de cuero en las distintas localidades de El Impenetrable chaqueño.

El curtido como subproducto

La capacitación sobre curtido artesanal de cuero caprino se concretó en Pampa del Infierno teniendo en cuenta que el desarrollo de la actividad pecuaria en esa zona, particularmente la relacionada con la cría de cabras, es una de las principales en torno al desarrollo económico de los pequeños productores. A pesar de esto, el déficit en el manejo técnico se hace sentir en términos de los pocos progresos en el mejoramiento de la calidad de los productos y en el desaprovechamiento de elementos potenciales.
Uno de estos elementos desaprovechados es el cuero de las cabras, que por desconocimiento, falta de recursos o falta de herramientas técnicas es desechado como residuo.
La capacitación plantea la perspectiva de que los cueros se conviertan en un subproducto con posibilidades de comercialización cierta, en tanto sean transformados mediante su elaboración en el curtido.
Dicho objetivo se concreta efectivamente, teniendo en cuenta la existencia en la zona de un frigorífico (Cooperativa Trento Chaqueña Pampa del Infierno) que es fuente constante de provisión de cueros que son desaprovechados, los cuales se pueden incorporar como insumo a prácticas microemprendedoras.
Por otro lado, es importante destacar que para el logro de esta propuesta al mismo tiempo se planteó como estrategia de capacitación la formación de formadores, capaces de poner en práctica instancias de enseñanza poniendo en juego al menos dos elementos de suma importancia. El primero de ellos es el que refiere a su conocimiento de la zona y la idiosincrasia de su población. En segundo lugar, y como complemento necesario, se incorporarán los conocimientos técnicos del tema, mediados por herramientas de comunicación y educación que permitan una eficiente multiplicación de los saberes.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *