24 de junio de 2010 07:22 AM
Imprimir

En cinco meses los lácteos subieron 10,62 por ciento

Sobre el final del mes de febrero, LA OPINION publicaba un estudio local propio en donde se exponía que en siete meses los precios de los lácteos habían aumentado el 26,29 por ciento.

Una vez más retomamos las cifras con las que se maneja el consumo y las sometemos a una comparación que vuelve a dar un saldo negativo, por la escalada constante de los precios en nueve productos principales dentro de lo que se considera la carta principal de derivados lácteos. La consideración que permite la comparación entre febrero y junio está referida a un mismo producto en un supermercado local, tanto de una marca de primera línea, como a uno correspondiente a empresas lácteas de menor envergadura, que se aproximan más a los criterios de una PyME. Es entonces que el promedio de aumento en nueve productos y en cinco meses llega al 10,62 por ciento.
Es entonces que al sumar once meses de ritmo inflacionario en este segmento, de julio de 2009 a junio de 2010, llevamos acumulado el 36,91 por ciento. Ahora se podrá comprobar efectivamente que los que más sufrieron la remarcación son el queso pategrás, la leche larga vida, la mozzarela y la crema de leche.
Partamos de la leche entera en sachet, que hoy se consigue a 2,50 hasta 3,70, mientras que en febrero la preciación era de 2,45 y 3,50. Por lo tanto la variación no fue mucha, pero terminó significando un 3,87 por ciento. En el grupo de los que menos se incrementaron se inscribe también el queso port salut con precios entre 35,20 y 32,20, ampliando las cifras de comienzos de este año en 2,025 por ciento. El queso cremoso es uno de los más discutidos en cualquier debate tambero e industrial, porque es uno de los más controlados por el Gobierno, uno de los menos pagados a las PyMEs, pero también uno de los que siempre se retoca a la hora de la remarcación. En febrero el kilo de una pequeña o mediana empresa estaba en 27,40, subiendo hoy a 27,9, de manera mínima. En el caso de una gran firma láctea, el que costaba 35, hoy de consigue por 37,5, con lo cual el aumento se contempla en 4,48 por ciento. En el caso del queso rallado se da algo especial, la marca con mayor difusión y logística nacional tuvo una retracción del -3,65 por ciento, mientras que la empresa más pequeña pasó de cotizar en góndola 70 a 77,50 pesos, con lo cual la oscilación porcentual total se fija en 3,53 por ciento. El queso barra/tybo, costaba en febrero 47 para la primera marca considerada como líder nacional; y 32,20 para la segunda empresa. Ayer en la ciudad de Rafaela, esos mismos productos se conseguían en una escala de 32,90 a 53,70, con lo cual el promedio de aumento es de 8,21 por ciento, siendo este producto el que marca la inflección a las cifras que ya contemplan decenas. La crema de leche se compraba a 21,39 y 16,80 como extremos, mientras que ahora se consigue a 23,61 y 19,14, respectivamente, con un aumento de 12,14 por ciento.
En el caso de la mozzarella, la expansión de precios en las góndolas trepó al 15,28 por ciento, ya que la cotización era de 46,67 y 32,70, para pasar a la actualidad a 46,81 y 42,60. Ya en el extremo más álgido de la tabla, la leche larga vida, envasada en tetra brik, tuvo un salto importante. La que costaba 4,60 hoy se consigue a 5,20, mientras que un peldaño más abajo se podía comprar a 3,35, pero ya en este mes de junio se consigue a 4,29.
Finalmente el queso pategrás, o cáscara colorada, el más clásico de las picadas, pasó de 51 y 34,90 como extremos, a 55 y 50 pesos, con una suba porcentual total de 25,55 puntos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *