28 de abril de 2018 10:17 AM
Imprimir

“Sin un auxiliar de aplicación se dilapida hasta un 30% de los activos de los herbicidas”

En estos días en los cuales se preparan los lotes donde se sembrarán los cereales, advierten sobre lo que se puede perder entre el tanque de la pulverizadora y las plantas.

La sequía que marcó la pasada campaña de grano grueso generó que, al día de hoy, la cantidad de malezas sea baja, sobre todo en los lotes de soja de primera o de segunda e incluso donde se cosechó girasol (antecesor natural del trigo en el sur bonaerense).

De todos modos, las lluvias de abril van recomponiendo el perfil y comienzan a aparecer las primeras malezas. Las que más complican al trigo y a la cebada son Rye grass resistente a glifosato, Avena fatua y crucíferas también resistentes. Además hay bancos de semillas listos para salir y con las lluvias la presión de malezas puede ser importante.

El rye grass resistente a glifosato es una de las malezas que más complican al trigo.

El rye grass resistente a glifosato es una de las malezas que más complican al trigo.

¡Cuánto se puede perder de activo del herbicida? Según el Ing. Ruben Netcoff, integrante del equipo técnico Spraytec en la referida zona, “hay varias posibilidades que implican pérdida de activo y el resultado son tratamientos poco contundentes”.

“Estamos ante una campaña de trigo con alta expectativa y estas semanas son clave para planificar un buen barbecho”, destaca Netcoff.

Ingeniero Rubén Netcoff, del equipo técnico de Spraytec en el sur bonaerense.

Ingeniero Rubén Netcoff, del equipo técnico de Spraytec en el sur bonaerense.

Los primeros pasos – explica- son conocer el historial del lote y monitorear para ver en qué tamaño están las malezas, y cuál es el estado de activación metabólica de las plantas (no es lo mismo una maleza que está frenada por sequía que otra que está en activo crecimiento).

En base a eso se eligen los herbicidas y obviamente hay que lograr que la mayor cantidad de producto llegue a la planta para lograr un buen control. Todos los herbicidas necesitan un auxiliar de aplicación. Los herbicidas se pueden “perder” en el camino desde que se los incorpora al tanque de la pulverizadora hasta llegar a la planta. En el tanque se pueden “perder” por las sales minerales del agua, por combinación química dentro del tanque. También se puede perder parte del activo por deriva, por evaporación, o falta de penetración en la planta, porque no logra atravesar la hoja de las malezas que son más pilosas o cerosas, etc.

Ante esta “pérdida” de activos de los herbicidas, los especialistas de la empresa recomiendan acompañarlos con un auxiliar de aplicación que secuestre cationes y mantenga el agua limpia en el tanque, que evite la deriva y que tenga un penetrante traslocante para facilitar el ingreso del activo del herbicida a la maleza.

“Para el caso de esta campaña de cereales estamos recomendando la utilización de Fulltec Max, un producto diseñado para lotes donde las gramíneas son especie predominante. Este producto es ideal para acompañar graminicidas ya que concentra los elementos para penetrar la cutícula cerosa de las gramíneas”, agrega Netcoff.

Según diferentes ensayos realizados durante las últimas tres campañas “existe hasta un 30% de pérdidas de productos por deriva”, advierte Netcoff, que redunda en pérdida de inversión y de acción, a la hora de controlar las malezas. Un auxiliar de aplicación “permite mitigar esa deriva por tamaño de gota, por densidad, por aditivos en la formulación que protegen la gota de la deriva por viento y por evaporación; mejora la capacidad de secuestro de cationes, corrige la espuma y el ph de agua, y evita la pérdida de terápicos. Fulltec Max además es un producto sin nonilfenol, amigable con al medio ambiente”, concluye.

Fuente:

Publicidad