24 de junio de 2010 09:57 AM
Imprimir

El año próximo el algodón podría llegar a 85 centavos de dólar la libra en el mercado internacional

El algodón puede alcanzar los 85 centavos de dólar la libra para la cosecha del próximo año", según reveló ayer el doctor Rafiq Chaudry, investigador paquistaní y funcionario del Comité Consultivo Internacional del Algodón, en el marco de la reunión que lleva a cabo en nuestra provincia la Asociación Latinoamericana de Investigación y desarrollo del Algodón (Alida).

NORTE participó ayer en un encuentro con el doctor Chaudry, el investigador australiano doctor Stephen Yeates y el doctor Freddie M. Bourlnad, ganador del premio al investigador algodonero de 2010, el titular del INTA, Chaco-Formosa, ingeniero Eduardo Delssin. Chaudry, intérprete de por medio, se mostró optimista ante las perspectivas futuras sobre el algodón en cuanto a sus precios y evolución biotecnológica en el próximo año. “Es muy favorable el panorama para la próxima campaña” algodonera, y añadió que “se estima que va a haber un incremento en el precio”, según las previsiones realizadas por el Cotton Out Look. Según estos pronósticos, el algodón podría cotizarse a 85 centavos de dólar la libra. El especialista explicó que “las causas de que el precio del algodón pueda incrementarse es debido a variables que relacionadas con el stock a nivel mundial y con los precios de otros cultivos competitivos con el algodón”. Aclaró que la estimación de incremento se basa en un modelo de predicción que realiza el Comité Consultivo Internacional; “y 85 centavos es la predicción que le viene dando durante las últimas semanas”. Ayer en el mercado de Nueva York cotizaba a 82,26 para julio y para marzo de 2011 80,30 centavos de dólar la libra para la fibra. Por otra parte el ingeniero Marcelo Paytas, del INTA Reconquista, consultado sobre hasta qué nivel puede crecer la producción mundial de algodón, el ingeniero manifestó que en las últimas reuniones realizadas en Washington se concluyó que “el rendimiento por hectárea se va a mantener constante en los próximos años”. Agregó que “si miramos para atrás podemos ver que durante los últimos 30 años el incremento a nivel mundial de rendimiento aumentó considerablemente, y esto se debe a la incorporación de biotecnologías”. No obstante aclaró que “hay que tener en cuenta que cuando tomamos ese promedio de producción a nivel mundial debemos considerar que tenemos involucrados países con rendimientos muy bajos, de 300 kilos de fibra por hectárea como en algunas zonas de África, y rendimientos extraordinarios como en Australia, que sacan 2000 kilos de fibra en años desfavorables”. Actualmente el promedio de fibra por hectárea es de entre 700 y 800 kilos, por lo que el ingeniero que recientemente arribó de Australia es optimista al analizar que “nosotros, a nivel Argentina y región, podemos mejorar nuestro rendimiento”. Será necesario para ello “no sólo la incorporación de biotecnología en algodones locales, sino también diseñar y armar un paquete tecnológico relacionado con todo lo que sea el buen manejo de productos químicos, herbicidas e insecticidas; y paralelo a eso el paquete de buenas prácticas de cultivo por el hecho de no romper resistencia en estos cultivos genéticamente modificados”, recomendó. Aclaró además que “son tecnologías que están probadas en países de punta, que son amigables con el ambiente. Entonces me parece importante que dentro de nuestro rubro de la investigación pensemos en ir encarando la posibilidad de incorporar biotecnología a nuestro algodón nacional”. El doctor Yeates, que trabaja en la investigación activamente desde 1995 en el desarrollo del algodón modificado genéticamente, dijo que la eficacia, adaptación y desarrollo de sistemas agrícolas del algodón Bt en Australia, logró el incremento de la producción, en su mayor parte con riego, a dos toneladas de fibra de promedio. Por cierto que entre adelantos tecnológicos, perspectivas de buenos precios y posibilidades de incremento de producción a través del adecuado paquete tecnológico para cada zona rondaba la mayor preocupación: la lucha contra el picudo del algodonero, la superplaga que todavía no ha podido ser derrotada pero todavía no está dicha la última palabra porque la biotecnología puede ser la puerta para lograr ese objetivo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *