24 de junio de 2010 21:47 PM
Imprimir

Manuel Ariztía habla de cómo su empresa superó la crisis

Segundo productor de pavos y pollos de Chile, después de Agrosuper, espera crecer 6% en 2010

"Hoy el mundo está bastante más estabilizado", dice Manuel Ariztía, dueño y presidente de Empresas Ariztía, segundo productor de pollos y pavos de Chile. Tras dos años con números rojos producto de los efectos de la crisis internacional esperan cerrar 2010 con utilidades y un crecimiento en ventas cercano al 6%, apuntando a ingresos por unos US$ 400 millones.Esto, estiman en la empresa, tras un mejoramiento del mercado de Estados Unidos, lo que influye positivamente en el mercado mexicano, destino de exportación indexado al primero.A su vez, frente a los nubarrones de Europa, mercado al que exportan pollos y pavos, han logrado redireccionar envíos justamente a Estados Unidos y México. Viento a favor también ha constituido la caída del precio de las materias primas y una normalización de los valores de la carne en Chile y el exterior.También han tomado sus resguardos frente a la volatilidad del tipo de cambio y variaciones en los valores de algunos insumos, contratando seguros, explica Marcelo, hijo de Manuel, hoy gerente general de la compañía. Comenta que 2008 y 2009 no sólo fueron ejercicios duros para su empresa, sino que para muchas firmas del sector pecuario. En ese contexto, manifiesta que el terremoto "fue sólo la guinda de la torta (…) la crisis fue tan grande que nosotros tuvimos, en 2008, clientes de primer nivel, con quienes llevábamos 10 y 20 años, a quienes les habíamos mandado el barco con sus containers, y nos decían que no podían recibir".Explica que la crisis estuvo marcada por el incremento del costo de las materias primas. "El alimento para la crianza de pollos y pavos subió más de un 50% y los costos de la energía también se fueron a las nubes", explica. Una tormenta perfecta, considerando que además su negocio exportador -principalmente a México, Europa, China y EE.UU.- se vio afectado por el tipo de cambio y una caída de los precios internacionales de los productos que enviaban. "Si incluso quebró el mayor productor de pollos del mundo (Pilgrim´s Pride)", remarca Manuel.ReestructuraciónTodo lo anterior y la necesidad de prepararse para escenarios competitivos obligaron a los Ariztía a apurar el tranco con un profundo proceso de reestructuración que habían ideado hace poco más de cinco años, cuando de la mano de Jon Martínez comenzaron un proceso de profesionalización del gobierno corporativo de la compañía."Este es el paso de la dictadura a la democracia, yo les digo a mis nueras que queda poquita dictadura mía, y que ya viene la democracia", bromea a sus 79 años Manuel Ariztía, en torno a lo que ha sido su sucesión en la gestión de su empresa, donde hoy trabajan tres de sus hijos.En octubre del año pasado, Marcelo (53) llegó a la gerencia general del grupo. Paulo Ariztía (46), en tanto, ocupa la vicepresidencia comercial de la compañía; Eugenio Ariztía (51) es el vicepresidente de Nuevos Negocios. Por su parte, Nicolás González, yerno de Manuel, es gerente general de Tecnología y Alimentos, desde donde lidera la fábrica de cecinas.A ellos se suman dos primos que también trabajan en la compañía. "Somos sólo cinco Ariztía entre 200 profesionales de la empresa", destaca Marcelo.En tanto, como parte de los cambios organizacionales y con miras a enfrentar escenarios más competitivos y aumentar la eficiencia del negocio, se realizó una consultoría realizada por Virtus Partners. Marcelo recalca que esta consultoría ha efectuado una revisión general de la compañía y un mejoramiento de procesos, con miras a elevar su competitividad en los mercados nacional e internacional a los que abastecen.Las áreas de negocio de Empresas AriztíaLas principales líneas de negocio de Empresas Ariztía son la producción de pollos y pavos, además de trigo.También desarrollan diversos proyectos agrícolas en más de 15 mil hectáreas, donde participan de la ganadería y de la siembra de cereales y productos hortícolas, junto con producción forestal, lechera y de subproductos lácteos.Crecimiento en planteles ya existentes y cancelación de proyecto en VI RegiónTras dos años en estudio en la Conama Regional de O’Higgins, a principios de junio la empresa retiró la Declaración de Impacto Ambiental del Plantel de Aves de Ucúquer. En la práctica, esta decisión paralizó US$ 8 millones de inversión, pero en la empresa explican que ello respondió a una nueva evaluación dentro de la empresa. Esta concluyó que los incrementos productivos que pretendían con el proyecto, podían lograrse con adecuaciones a las instalaciones ya existentes.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *