25 de junio de 2010 07:41 AM
Imprimir

La sojización de Quequen

El puerto enclavado en el corazón triguero del país ya no vive del cereal. Tras sufrir durante tres años por la intervención de la ONCCA en el comercio exterior y por los embates del clima, la actividad en la terminal portuaria revivió con el cosechón de soja. Entre abril y mayo el complejo sojero embarcó casi un millón de toneladas, récord de cargas histórico para un bimestre en Quequén.

Puerto Quequén está enclavado en el vértice de la región productora de trigo de alto rendimiento, esta situación determina su perfil cerealero. Las estadísticas de las cargas de los últimos tres años evidencian esta situación: en 2007 se exportaron por nuestra estación un total de 4,4 millones de toneladas, correspondiéndole al trigo 2,2 millones de toneladas, la diferencia se completa con poroto, pellets y aceite de soja, aceite y pellets de girasol, maíz y cebada. Durante el tumultuoso 2008 se embarcaron en total 4,2 millones de toneladas, correspondiéndole al trigo sólo 1,6 millones de toneladas. El efecto de los cierres de registro de exportación y la diferencia en oferta de mercadería en cosecha con los puertos del río, evidenciaron sus efectos más negativos en el comercio granario. El inolvidable 2009 dejó un saldo total anual embarcado de 3,03 millones de toneladas, siendo los embarques de trigo los más afectados, apenas fueron de 1,1 millón de toneladas.
La cosecha de trigo 2009/10 resultó ser menor a la esperada. La superficie implantada con el cereal fue la más baja en los últimos 100 años. El déficit de lluvias en el llenado de granos, dejó como resultado rendimientos dispares en la zona. Debemos agregar a esto, las medidas de intervención directas del Secretario de Comercio Interior con los operadores granarios, logrando sólo con un llamado telefónico, establecer el precio "pizarra" del cereal, por debajo de su capacidad "teórica de pago", provocando un "subsidio directo" del productor a al molinería. El broche de oro a la comercialización del cereal se la pone la ONCCA, otorgando o negando ROEs según saldos exportables que sólo unos pocos conocen.

Récord negativo
Todos estos factores dieron como resultado un puerto con el menor movimiento histórico de buques. En la tira enero-marzo de 2010, que resulta la más importante debido a la fuerte presión de cosecha, se embarcaron sólo 370.034 toneladas de trigo y gran parte de la carga correspondía a la cosecha anterior.
Haciendo un poco de historia, recordemos que en julio de 2009, por resolución del gobernador Daniel Scioli, se reemplaza al presidente del ente portuario por el arquitecto Ernesto Constanzo, concejal (hoy mandato vencido) del Frente para la Victoria en Necochea, con vínculos políticos en el gobierno nacional.
Si hiciéramos el ejercicio mental de ubicarnos en la silla del presidente del ente, que es el representante de una administración que cercena discrecionalmente los permisos de exportación en trigo, en un puerto que vive del cereal, y a la vez tener la responsabilidad de dar respuesta a las más de seis mil familias que trabajan directa e indirectamente de la actividad portuaria, concluiríamos que no le ha sido fácil al nuevo presidente los inicios de esta gestión.
Entre las tantas actividades políticas desarrolladas por el presidente del ente portuario, debemos recordar la visita en el mes de febrero del ministro de Agricultura Julián Domínguez quien prometió la exportación del famoso millón de toneladas de trigo por Quequén exclusivamente. Hasta el 7 de junio llevábamos embarcados 777.844 toneladas, intentando alcanzar la cifra del año anterior de 1,1 millón de toneladas. Esperemos que el ministro nos alcance el millón que nos falta.
Para la administración del Consorcio la situación era difícil de sostener en el tiempo, se trataba de buscar aportes de los privados o financiamiento externo para poder prestar adecuadamente los servicios y el mantenimiento de la estación marítima. Recordemos las fuertes inversiones realizadas por el Estado nacional en la prolongación de la escollera sur y la obra de dragado y mantenimiento del canal de acceso y vasos portuarios con un costo de 3 millones de dólares anuales, que se realiza con presupuesto de Consorcio. Del mismo presupuesto que sostiene al personal técnico y administrativo y todos los servicios que se prestan al universo de la actividad portuaria.

Récord positivo
Pero llegó la enorme cosecha soja y nos salvó a todos. En nuestro país conviven grandes contradicciones permanentemente, el campo ha sido el blanco constante de ataques de diverso calibre por parte del Gobierno en los últimos años. Pero es justamente el campo, con la inmensa capacidad productiva de nuestras tierras, más el formidable capital humano que forma la gente del interior y un clima que acompañó con abundantes lluvias en los periodos críticos, las raíces de la mejor cosecha de soja que recordemos en nuestro país.
En nuestro "hinterland" la merma en las superficies destinada a los cultivos de invierno, se tradujo en un aumento directo del área implantada con soja. Sumado a esto prácticamente todos los rastrojos de trigo y cebada se cubrieron con el cultivo de segunda.
El 95% de la soja que produce nuestro país se exporta como poroto, aceite o pellets. Nuestra estación portuaria no es ajena a todo este movimiento. En los primeros cinco meses de 2010 llevamos embarcados en total 2,045 millones de toneladas, correspondiéndole al complejo sojero, iniciado en abril, casi un millón de toneladas, récord de cargas histórico para un mes en Puerto Quequén.
Estratégicamente se reformuló un nuevo cuadro tarifario modelo, que potencia el ingreso de divisas al Puerto y permite cubrir los déficit anteriores y proyectar las inversiones futuras. Hoy se trabaja a pleno, se batieron récords de carga y calado de buques: por ejemplo, el 24 de abril zarpo el VSP TITAN de 228 metros de eslora con una carga de 61.297 toneladas con 43 pies de calado con destino a China. Hace tres años este buque hubiera completado carga en el puerto de Bahía Blanca, con el consiguiente aumento de costos que se trasladan indefectiblemente en un menor precio de los granos.
Todo con una sola cosecha de soja. Pasamos de una situación en donde se renegociaron pagos, postergaron trabajos y se trataba de disminuir los gastos fijos, a otra diametralmente opuesta, en donde hoy se discute si invertir en una draga o un remolcador nuevo o planear proyectos postergados en épocas de vacas flacas.

Por Ernesto Mancino, director del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén y vicepresidente Federación Agraria Argentina Filial Necochea

Ventajas y funcionamiento
Ubicado en la región más fértil de la llanura templada argentina con un área de influencia de 300 kilómetros de radio, Puerto Quequén posee un importante "hinterland" (área de influencia) que abarca 11 partidos del sudeste bonaerense con 4,6 millones de hectáreas de excelente calidad de producción agropecuaria.
La ventaja principal del puerto es la proximidad al océano Atlántico donde el canal alcanza profundidades de 46 pies a sólo 1500 metros de la boca de entrada, y un calado de 40 pies en el canal de acceso, convirtiéndolo en el tercer puerto de aguas profundas, luego de Puerto Madryn y Bahía Blanca.
El puerto de Quequén adopta el sistema de organización Land Lord, donde el sector público conserva la propiedad del puerto e invierte en infraestructura básica y terceriza la mayoría de los servicios que se le ofrecen al buque de carga. El Consorcio de Gestión de Puerto Quequén (CGPQ) está dirigido y administrado por nueve miembros que duran tres años en sus funciones, pudiendo ser nuevamente designados sin límites de periodos, a la vez pueden ser removidos antes del vencimiento de su mandato a pedido de las entidades que los propusieron (Ley provincial 11.414).
El sector privado tiene representación en el CGPQ a través de cinco miembros distribuidos de la siguiente manera: un miembro por concesionarias de las terminales; un miembro por las agencias marítimas; un miembro por las empresas prestadoras de servicios (practicaje, amarre, estibaje y remolque); un miembro por las asociaciones que nuclean a los productores agropecuarios y un miembro por los exportadores. El presidente es el representante de la Provincia y un miembro representante del municipio local. Los dos miembros restantes corresponden a las asociaciones gremiales y sindicales que representan a los trabajadores.      

El movimiento en Bahía Blanca
Después de atravesar uno de los primeros trimestres más pobres de las últimas décadas, desde hace 60 días son incesantes los embarques de cereales, subproductos y aceites en el puerto de Bahía Blanca. Según un informe elaborado por el diario La Nueva Provincia con las estadísticas brindadas por el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blancael "boom" exportador se dio en el reciente mes de mayo, cuando la soja tuvo una estampida, hasta llegar a casi 700.000 toneladas embarcadas.
Los embarques registrados fueron: 692.982 toneladas de porotos de soja, 397.516 de maíz, 72.849 de trigo, 34.389 de pellets de soja, 19.150 de malta, 35.990 de harina de soja, 16.530 de aceite de girasol, 10.548 de pellets de girasol y 5500 toneladas de aceite de soja.
La recolección de los granos gruesos generó un movimiento impresionante de transportes con destino a la zona portuaria de Ingeniero White, generándose, inclusive, el congestionamiento de las rutas adyacentes a la ciudad por la presencia de cientos y cientos de camiones cargados, ya no sólo de soja, sino también de maíz.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *