25 de junio de 2010 02:48 AM
Imprimir

Fertilización cultivos de trigo

El rendimiento potencial de trigo está condicionado principalmente por las variaciones climáticas. En este sentido, se puede estimar el rinde a partir del coeficiente fototérmico, que relaciona la radiación incidente y la temperatura media diaria.

Además, para alcanzar estos niveles potenciales de producción, deben optimizarse el manejo del agua y nutrientes y el control de plagas, malezas y enfermedades. A continuación se describen aspectos relacionados con la nutrición del cultivo, a partir del diagnóstico de las necesidades y del manejo de la fertilización.

DIAGNOSTICO DE LA FERTILIZACION

El diagnóstico de la fertilización del cultivo implica conocer las necesidades nutricionales para alcanzar un rendimiento objetivo, y la capacidad del suelo de proveer esos nutrientes en la cantidad y el momento adecuados. Los requerimientos y extracción en grano de los macronutrientes nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) para distintos niveles de producción se indican en la Tabla 1.
El índice de cosecha (extraído/absorbido) de N y P es elevado, del 65-75%, mientras que para K es mucho menor, 25%. La devolución de K al suelo a través del residuo permite mantener los niveles de K en suelo.
En términos de fertilizante, con rendimientos de 5000 kg/ha se exportan del sistema el equivalente a 180 kg/ha de urea más 94 kg/ha de fosfato diamónico más 46 kg/ha de cloruro de potasio.
Los requerimientos de nutrientes secundarios (azufre, calcio y magnesio) y micronutrientes (cobre, manganeso, zinc, boro, hierro) se indican en la Tabla 2.
En general, los suelos de nuestra región presentan deficiencias de N y P, y en algunos lotes (especialmente aquellos con historia ganadera y con agricultura de monocultivo trigo-soja) se han observado deficiencias de azufre (S), Calcio (Ca) y algunos micronutrientes.
El análisis de suelo es la herramienta básica y fundamental para determinar los niveles de fertilidad de cada lote y diagnosticar la necesidad de fertilización. Así, para definir el plan de fertilización es importante conocer las características climáticas de la zona, del suelo y su manejo, y del manejo del cultivo.

Ing. Agr. Gabriel Kieffer (Coordinador Agroinsumos Cooperativa Guillermo Lehmann).
Matías Masat (colaboración, estudiante de Ingeniería Agronómica).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *