25 de junio de 2010 09:48 AM
Imprimir

Sudamérica espera precios para ampliar la siembra

Las temperaturas moderadas de abril en el medio oeste de Estados Unidos y la siembra temprana auguran, al menos por el momento, un buen arranque en los cultivos de ese país, aunque la situación climática de las próximas semanas resultará decisiva para evaluar el resultado futuro de esta campaña.

A pesar de un invierno con uno de los registros más elevados en cuanto a la caída de nieve acumulada, las tareas de implantación se pudieron desarrollar temprano, lo que contribuiría a evitar que la etapa crítica de la polinización se lleve a cabo en el medio de temperaturas extremas. Normalmente para el maíz el período más crítico en el «midwest» se produce en la segunda mitad de julio, en tanto que la soja comienza su etapa de llenado de grano en el curso de agosto.

Si en el transcurso de esta temporada se registrase alguna sequía moderada en Estados Unidos se disparará la intención de siembra en nuestra región y seguramente bastante por encima de las estimaciones actuales del Departamento de Agricultura de ese país (USDA). Este organismo proyectó en su último informe mensual que la siembra brasileña se mantendrá sin cambios en relación con la campaña 2009/10, en tanto que para la Argentina estima una merma de 800 mil hectáreas, pero la posibilidad de buenos precios, como consecuencia de alguna dificultad climática en el hemisferio norte, determinará un incremento del área de implantación actualmente prevista.

La especialista de soja de Prudential Bache Commodities, Anne Frick, comenta en sus últimos reportes que, aun a pesar de la mejora de la oleaginosa en las últimas sesiones, aún no ha abandonado su teoría de ver cotizaciones más flojas en el curso de julio, aunque sostiene que para observar esta tendencia deberíamos aguardar la etapa de polinización del maíz durante el mes próximo. La analista sostiene que, de no mediar inconvenientes climáticos en esta etapa y en la medida que el mercado comenzase a proyectar rendimientos por encima del promedio de los últimos años -de 2885 kilos por hectárea-, sería probable observar nuevos mínimos en los contratos de cosecha nueva en el otoño boreal.

El USDA informó esta semana que los cultivos de maíz han emergido en su totalidad, en tanto que la emergencia del cultivo de soja se ubica en un 87%, comparado con 80% de la semana anterior.

El maíz en situación «buena a excelente» llega al 75%, comparado con 77% de la semana anterior. En soja, los cultivos en este estado alcanzan a un 69%, comparado con 73% de la semana anterior.

Efecto largo plazo

Las noticias de la revaluación del Yuan en relación con el Dólar generan buenas expectativas para la marcha de los commodities en general, al verse mejorado el poder de compra de esta nación. De todos modos, y tal como se reflejó en las cotizaciones de Chicago en el primer tramo de esta semana, los efectos de esta política no serán inmediatos ni visibles en el corto plazo. La noticia, aun con estas limitaciones, es constructiva para las materias primas por la fuerte demanda que China genera permanentemente. Este país consume el 41% de la oferta total de algodón en el mundo, el 35% del zinc, el 33% del aluminio, el 9% del petróleo y el 23% de la soja, según señaló recientemente el grupo Goldman Sachs.

También desde el grupo Barclays se advertía que, aunque la flexibilización del Yuan logrará tener consecuencias positivas en el sentimiento de la plaza en el corto plazo, esta circunstancia no cambiará la estructura de demanda ya proyectada de los principales commodities agrícolas. Las importaciones de soja en esta temporada han visto un crecimiento muy sostenido durante 2010 y es probable que no continúen creciendo por el solo factor de la propuesta revaluación del Yuan, sostienen los analistas de esta entidad bancaria.

Las importaciones de soja por parte de China crecieron un 13% con respecto a los primeros cinco meses de 2009 y un 24% en un año.

De acuerdo con un informe reciente de la ONU, los precios de los alimentos subirán hasta un 40% en la próxima década, debido a la creciente demanda por parte de los países emergentes y a la elaboración de combustibles alternativos, situación que vuelve a instalar el tema de la seguridad alimentaria mundial.

Los precios de los commodities agrícolas registraron sus niveles máximos dos años atrás, aunque difícilmente vuelvan a caer de los niveles promedio alcanzados en los últimos años, señaló la ONU.

Informe de Panagrícola

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *