26 de noviembre de 2009 19:33 PM
Imprimir

Se impuso ruralismo, y evita ley lechera

El radicalismo cedió a las presiones de las entidades y la industria. Una diputada del bloque oficialista facilitó la estrategia para que la ley de lechería no pudiera ser tratada en la Cámara baja

En la sesión de este miércoles el ruralismo dio muestras de su poder de presión, que permite avizorar el futuro en la Cámara de Diputados.

Tras intensas gestiones realizadas en las horas previas, quienes se oponían a la ley de lechería en la Cámara baja, lograron persuadir al radicalismo que finalmente no prestó quórum para el tratamiento de la ley.

La norma proyectada iba a fijar la obligatoriedad de que se estableciera un precio de referencia para la leche cruda en tranquera de tambo. Una forma de asegurar un precio mínimo para la leche, producto que hoy no paga retenciones.

Pero un sector de la producción nucleado en torno a las entidades que responden a la mesa de enlace y entidades intermedias en alianza con la industria, sector que iba a tener que pagar el precio de referencia, se opuso enfáticamente a la iniciativa.

En cambio, apoyaron la propuesta tamberos de la provincia de Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Santiago del Estero, que dicen reunir unos tres mil tamberos, y que para probarlo presentaron el listado de sus asociados.

El reclamo de estos últimos era que sin el precio de referencia (que surgiría de una Comisión a tal efecto integrada por una quincena de representantes) el pequeño tambo continuaría fundiéndose.

Paradójicamente el cierre de tres tambos diarios, fue el caballito de batalla que se esgrimió desde la comisión de enlace en el mes de agosto cuando por la caída del precio internacional se reclamaba mejoras de rentabilidad.

Pero desde que se resolvió políticamente impulsar un dictamen más o menos definitivo a la ley hubo una marcada oposición para revertir esa situación, y por el contrario mantener la situación tal como está en la actualidad.

En la tarde de ayer, durante la sesión en Diputados, la firma en disidencia parcial del dictamen de lechería por parte de la diputada oficialista, Claudia Bernazza, provocó que debiera habilitarse el debate del proyecto en la Cámara.

Con ese panorama el oficialismo no pudo votar el proyecto sin discusión ya que la disidencia impide técnicamente hacerlo. Así comenzó su exposición el presidente de la comisión de Agricultura, Alberto Cantero Gutiérrez, como miembro informante.

El legislador cordobés mantuvo su discurso todo lo que pudo, pero el número de diputados presentes alcanzó un máximo de 103 legisladores en su gran mayoría oficialistas. Faltaban 26 para el quórum, y al final la sesión se cayó.

El principal bloque que apoyó la ley en comisiones fue el de los radicales, pero apenas quedaron un par de ellos en el recinto mientras Cantero estiraba su discurso para alcanzar el número reglamentario de 129 diputados para aprobar la ley.

El resto de los bloques dejaron algún legislador simbólico pero contribuyeron a restar quórum para la sesión. Desde la centro izquierda hasta el PRO.

“La pregunta que surge ahora es quién se va a quedar con los seis mil tamberos que no tienen campo”, reflexionó minutos más tarde Cantero Gutiérrez en diálogo con El Enfiteuta. La respuesta para el diputado es obvia: los que se opusieron a la ley.

“Cuanto más se caiga el pequeño tambero más barato van a poder entrar en el negocio lechero, y más baratas van a poder comprar las vacas”, remarcó el legislador cuyo mandato termina la semana próxima.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *