25 de junio de 2010 19:13 PM
Imprimir

La trazabilidad sirve para ganar mercados

El sistema permite al productor y a toda la cadena de comercialización brindar la información que requieren los mercados sobre cuándo, cómo y dónde se cultivó o fabricó, se crió o se sembró determinado producto. El objetivo de esta herramienta de logística es llegar a los mercados con alimentos frescos, sanos e inocuos, la actual exigencia del consumidor.

La producción de alimentos en el mundo tuvo cambios muy importantes con el objetivo de que lleguen al consumidor sanos, frescos e inocuos. Para ello, tanto los productores como el resto del sistema de comercialización realizaron grandes esfuerzos e inversiones para llegar al éxito.

Una vez que los productores supieron cómo producir un determinado alimento, vegetal o animal, con toda la eficiencia posible y con una rentabilidad aceptable, buscaron la forma de que ese producto llegue al consumidor perfectamente identificado y que ese comprador al menos sepa qué llevará su hogar y su procedencia.

La trazabilidad es una herramienta que le permitió al productor y a toda la cadena comercial dar a conocer cómo, cuándo y dónde fabricó, se sembró o se crió un determinado producto o alimento. Esto le otorga garantía al cliente sobre lo que vaya a consumir.

Por lo tanto, la trazabilidad es un conjunto de acciones, medidas y procedimientos técnicos que permite identificar y registrar cada producto desde su nacimiento hasta el final de la cadena de comercialización. El sistema permite rastrear la cadena de producción y otorga a los productores la posibilidad de colocar sus productos en mercados específicos más rentables, que exigen la certeza del origen y de las distintas etapas del proceso productivo.

A través de este sistema se puede recuperar la historia del alimento, su utilización y localización por medio de códigos registrados. El objetivo es disponer rápidamente de la información del producto a lo largo de toda la cadena alimentaria. La identificación y el etiquetado a lo largo de los procesos productivos, facilita la respuesta con eficiencia y responsabilidad empresarias en los casos de reclamo comercial (recall).

La trazabilidad la herramienta que permite conocer cómo fue elaborado un producto, las condiciones higiénico-sanitarias de su producción y todo su historial, y facilita la homologación de procedimientos y el acceso a los mercados.

El tema de la trazabilidad de los alimentos se volvió fundamental para el acceso a mercados -en especial el de la Unión Europea- luego de la crisis producida en Europa a raíz del síndrome de encefalopatía espongiforme bovina, más conocido como "mal de la vaca loca". Es por ello que se debe lograr que los sistemas productivos desarrollen conocimiento de técnicas que permiten mejorar la organización de los registros documentales de los esquemas productivos y resaltar la importancia de la implementación de la trazabilidad en los procesos de calidad.

Se debe capacitar en el conocimiento de registros, información de procesos y tecnologías derivadas de la aplicación de normas de calidad y certificaciones, para productos de origen animal y vegetal, es todo una necesidad que deben realizar todas las empresas de alimento y también los productores.

En la actualidad los mercados exigen la aplicación de estas normas, para poder vender bien sus productos, seguros de la calidad que ofrecen. A través de estas tecnologías los productores ingresan al mundo de la producción competitiva, que implica minimizar errores y prevenir riesgos que puedan ocurrir en un producto o lote de productos desde el origen.

El problema de este sistema -que implica un conjunto de mecanismos y tecnologías para determinar la trayectoria de un producto desde su origen hasta su destino final- es un tema cada vez más importante dada la creciente exigencia en el mercado de los alimentos.

Deben actualizarse información sobre la automatización de datos (registros) en sistemas de identificación y trazabilidad y hacer conocer los instrumentos normativos existentes en el mercado internacional para el ingreso de productos vegetales y productos y subproductos de origen animal como la Unión Europea, EEUU y Mercados Asiáticos, donde la trazabilidad es clave para el éxito y la continuidad comercial.

De igual manera que los científicos adosan un chip en la pata o en el dorso de un animal para seguir todos sus movimientos, los alimentos que llevan un sistema de trazabilidad permiten a los productores, fabricantes y autoridades sanitarias seguir su pista desde su origen hasta que llega a manos del consumidor. En la actualidad la Ley Bioterrorista, la legislación europea y la eficiencia en los procesos productivos hacen indispensable conocer la trazabilidad de toda la producción para seguir siendo competitivo.

En la producción moderna no se concibe un producto sin sus datos de trazabilidad y los mercados consumidores hoy lo exigen. Capacitar a todos con estas herramientas es indispensable y en la Argentina y en nuestra provincia existen los medios necesarios, técnicos y financieros, para lograr tener esta importante herramienta disponible y en uso. Solo falta la decisión de hacerlo factible para tener muchas puertas de mercados consumidores abiertas.  Agromeat

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *