26 de junio de 2010 09:16 AM
Imprimir

Vaca gorda: Carne barata

Cuadra su comercialización para llegar al público a precios accesibles y mantener la actividad de los exportadores

A falta de animales, el peso mínimo de faena en 300 kilos habría mejorado en alrededor de un 10% la oferta de carne, amortiguando la brutal caída en la cantidad de cabezas procesadas.
En mayo la faena rondaría las 900 mil cabezas, alrededor de un 30% menor respecto al mismo mes del año anterior, que faenó poco más de 1,26 M de animales. De continuar este mismo nivel de faena en abril la caída de la actividad será del 40%.
A su vez, en el transcurso de junio preveíamos una recuperación de la oferta, basando esta hipótesis en los datos del Senasa sobre las existencias de los feedlots en el mes de marzo.
Si el dato fuera cierto, los corrales estarían cargando más kilos a los animales, y creemos en esta suposición porque es rentable llevar un novillo a 400 kilos en un corral y colocarlo a un precio superior a los 7 pesos el kilo.
En tanto, el mercado concentrador presenta una baja en los valores de todas las categorías en alrededor de 30 a 40 centavos por kilo en las últimas tres semanas, exceptuando a las vacas gordas que mantuvieron y hasta mejoraron sus precios.
En consecuencia, la participación de hembras en la faena estaría aumentando por efecto de sus buenos precios.
Este factor no es menor, ya que las plantas con fuerte participación en la exportación deben recurrir a esta categoría para volcar carne barata al consumo, tentando junto al advenimiento del invierno a los criadores a desprenderse de posibles futuros vientres.
Serían dos los motivos que presionan los precios a la baja. Primero, la inflación culminó por socavar el poder de compra de la clase media y baja, poniendo en duda indicios de reactivación. Segundo, la oferta a bajos precios de cortes populares abastecidos por algunos frigoríficos, marcan una fuerte tendencia a deprimir el mercado.
Si un consumidor compra bifes de paleta a 18 pesos o menos el kilo, difícilmente convalidará 24 pesos que vale en realidad.
De todas maneras, creemos que las bajas no continuarán salvo que la oferta de hacienda mejore sustancialmente.
A modo de comentario, y expresando la visión de muchos operadores de la carne, decimos que sería razonable continuar elevando el Precio Mínimo de Faena por parte del gobierno, aplicándolo escalonadamente y anunciando con suficiente antelación su vigencia.
Consideramos que sería un factor corrector de oferta para terminar 2011 con más carne de la que hoy se puede proyectar. También se debería excluir de este régimen a los animales de descarte.Engorde a Corral Tal como supusimos cuando se puso fin a las compensaciones para engordar a corral, los pagos de los saldos adeudados se continúan efectivizando lentamente por parte del estado.
Es indiscutible que es capital de trabajo genuino del sector feedlotero, y aunque depreciado para hacerse de su insumo principal, es acorde al costo del alimento de la hacienda de 2009 que poco difieren de los costos actuales.
De todos modos, parecería que la formidable estructura montada para producir carne eficientemente, cruje en muchos planteos de negocio. El cambio de paso, aumento de precios y atraso en el pago de las compensaciones, habría depurado para bien o para mal a los establecimientos de engorde a corral.
Según trascendió, lejos de la mitad de los feedlots habilitados el año pasado se han vuelto a empadronar, dilucidando un fuerte cimbronazo para la actividad.
Otra lectura posible es que los anotados este año lo hicieron por el motivo de contar con los papeles en regla y cobrar las compensaciones, mientras que el resto no tendría mayor apuro. No obstante, la real posición en el mercado de este eslabón es una incógnita.
Por un lado, el Senasa afirma que en marzo había encerradas 1,6 millones de cabezas, y por otro lado en el mercado era evidente la baja participación en la compra de invernada durante enero y febrero.
Aunque en marzo y abril fue notoria la participación en la compra de terneros, muchos operadores no avalan ese dato, y más aún cuando la oferta todavía no muestra indicio de mejora.
Asimismo, el Senasa publicó este mes el informe sobre movimiento de ganado bovino entre enero y abril de 2010 que elabora el Sistema Gestión Sanitaria de la Dirección Nacional de Sanidad Animal.
Este dato, que debería ser confiable, asegura que entraron a los establecimientos de engorde en ese lapso 1.484.322 animales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *