27 de junio de 2010 12:31 PM
Imprimir

Agro chileno pide normas laborales apropiadas para el campo y un dólar más estable

En el plano laboral, esperan que durante este Gobierno se defina un Estatuto de Trabajadores Agrícolas que favorezca a empleados y empleadores.

Un tipo de cambio estable, acceso a financiamiento y una normativa laboral razonable son las tres grandes condiciones que los agricultores chilenos esperan que se presenten durante este Gobierno para convertir en realidad el eslogan que habla de Chile como "potencia alimentaria".

Reunidos en "El Mercurio", diez de los máximos líderes del agro evaluaron positivamente la instalación de las nuevas autoridades del sector y proyectaron un futuro promisorio para la actividad. Esto, a pesar de la inestabilidad de los mercados europeos y de los daños que el terremoto del 27 de febrero provocó en la infraestructura de riegos y embalses.

Es así como el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Luis Mayol, destacó que, en las primeras reuniones de trabajo, "el Gobierno ha reconocido que hay una deuda del Estado de Chile con el agro".

¿Tareas más urgentes? Transformar a BancoEstado en el banco de los agricultores; no permitir que el dólar vuelva a niveles de $420, como ocurrió el año pasado, y avanzar lo más rápido posible en la creación de un nuevo Estatuto para el Trabajador Agrícola.

En tanto, los fruticultores estarían en condiciones de convertirse en actores relevantes en mercados como Rusia, China e India, mientras que los ganaderos podrían desarrollar una industria de excelencia orientada al consumidor europeo.

"Hay muy buenas noticias en el horizonte. Tenemos mercados ávidos, que requieren volumen y calidad. Nosotros tenemos eso", dijo el presidente de Fedefruta, Antonio Walker.

Reacciones

"La gran posibilidad de crecer es que aumentemos la masa y tengamos más animales para exportar. Hay una oportunidad, una cuota de 45 mil toneladas para la Unión Europea, que no podemos desaprovechar".
HORACIO BÓRQUEZ, Presidente de Faenacar

"Tenemos en este minuto un pool de compradores internacionales muy atentos a que no les minemos su propia industria, por lo que hay que estar muy claros en que nuestra viticultura tiene que ser de excelencia".
AURELIO MONTES, Socio de Viña Montes

"Tenemos que mejorar la competitividad de la industria. Hay un gran trabajo que realizar en cuanto a mejorar los estándares de producción y homologar prácticas que sean sustentables en el tiempo y ser eficientes en ello".
DIETER KONOW, Presidente de Fedeleche

"La legislación laboral chilena no es adecuada para la agricultura. Es una tranca y perjudica finalmente a la productividad del sector. Tenemos que trabajar en eso. Es una valla que estamos tratando de superar, y el Gobierno ha sido muy receptivo".
LUIS MAYOL, Presidente de la SNA

"Lo que han hecho los productores de vinos lo podríamos replicar perfectamente en la producción de carne. Uno ve una oferta tremenda de vinos con distintas etiquetas y con distintos cuentos atrás de la etiqueta, y nosotros podríamos hacer lo mismo".
JOSÉ RODRÍGUEZ, Presidente de Ogana (Coyhaique)

"Nosotros estamos en la puerta del desierto. Allá no llueve, sólo cae nieve que después corre por los ríos. Se ha logrado desarrollar infraestructura, pero aún falta por hacer. Faltan embalses, canales de regadío, infraestructura portuaria".
JOSÉ MORENO, Pdte. Sociedad Agrícola del Norte (III y IV Región)

"La amenaza grande que vemos en la carne es que hemos disminuido drásticamente la masa ganadera en los últimos años, y la forma de cambiar esa inclinación de la curva es buscar nuevos mercados".
EDUARDO SCHWERTER, Presidente Agrollanquihue

"Nos preocupa mucho el tema de la conectividad en Punta Arenas. Nosotros nos desplazamos distancias muy grandes y tenemos el combustible más caro de Chile".
JORGE DE GRENADE, Presidente Asogama (Punta Arenas)

"Podemos mejorar muchas cosas en términos de Imagen País. Hemos perdido mucho tiempo y oportunidades. Además, con US$ 7,5 millones (que se gastan para promover todos los sectores de la economía nacional) es muy poco".
ANDRÉS PÉREZ CRUZ, Pdte. Corporación Nacional del Vino

"La asimetría que hay entre la UF y el tipo de cambio nos hace muy poco competitivos; nos hace perder un partido por secretaría, porque somos muy eficientes".
ANTONIO WALKER, Presidente Fedefruta

Créditos de largo plazo, garantías estatales y seguros de tipo de cambio

Uno de los males endémicos del agro chileno es la falta de financiamiento. En esa línea, el sector espera que el Gobierno incorpore mayores grados de competencia en el sistema financiero, extendiendo las garantías estatales a las cooperativas, compañías de seguro y empresas de factoring.

"Nosotros les estamos dando a los bancos la mejor garantía que les podemos dar, que es la tierra. A pesar de los vaivenes de rentabilidad que tiene la agricultura, la tierra siempre ha tenido una plusvalía importante y hemos sido muy buenos pagadores y clientes. Por eso digo que hay muchos bancos y pocos banqueros. El banquero es el que acompaña al cliente en las buenas y en las malas y que se hace parte del negocio", alega Walker.

Dentro de este panorama, la eliminación del impuesto de timbres y estampillas se levanta como un tema crucial para la actividad, en el entendido que "la agricultura pasa permanentemente refinanciándose, renovando, pidiendo crédito", dice Luis Mayol.

Paralelamente, la falta de instrumentos de cobertura de tipo de cambio es otro de los temas que le penan a los empresarios del sector.

El presidente de Fedeleche, Dieter Konow, advierte que estas herramientas simplemente no están al alcance de los agricultores, considerando que los pocos instrumentos que existen operan para períodos muy acotados y la actividad agrícola es, por definición, de largo plazo.

"La pyme del campo no accede a seguros de cambio. En un banco del campo no tienen idea sobre estos instrumentos", dice Konow.

Si el plan de financiamiento fracasa, el dólar se desploma

La posibilidad de que el proyecto para financiar la reconstrucción no prospere en el Congreso es uno de los frentes que generan preocupación entre los agricultores. Esto, porque si se desnaturaliza el paquete que visualiza Piñera y su equipo económico, no quedaría más alternativa que traer parte de las divisas ahorradas en el Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES), lo que presionaría a la baja el tipo de cambio.

Tal como advirtió Luis Mayol, "a lo mejor se tiene que cambiar el mix que se había hecho pensando en mantener un tipo de cambio razonable. En ese caso, esa plata va a tener que traerse de los fondos soberanos", lo que deterioraría considerablemente las expectativas del agro exportador, comenta el dirigente.

En la misma línea, el presidente de la Sociedad Agrícola del Norte, José Moreno, advirtió sobre las imperfecciones del mercado cambiario local, en el que, a su juicio, el Estado tiene una posición dominante que mueve los precios a voluntad: "Cuando se tiene un actor dominante que decide comprar US$ 8 mil millones, y pasamos de $420 a casi $500 en dos semanas, y después pasamos de $640 a $570, también en dos semanas, no me digan que es un mercado que funciona libre".

Dentro de este panorama, la industria vitivinícola es una de las que ven con mayor preocupación la situación cambiaria. El socio de Viña Montes, Aurelio Montes, es categórico en que "con un dólar bajo los $500, esto se hace simplemente inviable".

Viñateros: más gasto en Imagen País

Uno de los temas que complica a la industria, principalmente a la vitivinícola, es el escaso gasto que se realiza en Imagen País. Y tras el terremoto habría quedado en evidencia.

Andrés Pérez Cruz, presidente del directorio de la Corporación Chilena del Vino (CCV), cuenta que "mucha gente vendió más vino después del terremoto, porque los compradores fueron solidarios con la industria, pero no fue algo generalizado". El empresario cree que tras el sismo, cuando el país fue foco de atención internacional, habría sido una buena oportunidad para mostrar la industria y sus virtudes, pero no se aprovechó el momento, dice. Según el ejecutivo, los US$7,5 millones al año que Chile invierte como Imagen País serían insuficientes para mostrar las ventajas comparativas que tiene con el resto del mundo.

Al respecto, Aurelio Montes, socio de la Viña Montes, dice que Chile es uno de los países que ofrece la mayor diversidad de vinos en el mundo y que esto podría ser una oportunidad. "Se han ido descubriendo valles nuevos donde hay una diversidad que es muy atractiva, y con una relación precio calidad imbatible", asegura.

Precios más transparentes

Uno de los objetivos que buscan resolver los productores de leche es transparentar los precios de la industria.

Al respecto, Dieter Konow, presidente de Fedeleche, señala que la falta de comunicación entre productores e industria en materia de precios ha hecho que se generen desconfianzas entre los actores de un mismo negocio.

"La variabilidad de los precios que nos paga la industria no es siempre el reflejo de lo que pasa nivel internacional, y si lo es, tiene un rezago importante", asegura el dirigente gremial.

Por ello, y porque gran parte de los productores no tiene claro cómo se producen estas transferecias de precios, un desafío importante será volver a sentarse para resolver las dudas que aún hoy persisten, dice.

Los nuevos mercados que busca la fruta

Antonio Walker, presidente de Fedefruta, es claro: "Tenemos mercados demandantes, ávidos de recibir nuestra fruta, y tenemos que aprovechar la gama de posibilidades que se nos está abriendo", afirma.

Según el dirigente gremial, además de los mercados tradicionales para los productos chilenos, como Estados Unidos y Europa, ahora se están abriendo a Rusia, China, India y el norte de África, este último "un mercado que para nosotros era un sueño poder alcanzar", asegura Walker. El desafío -agrega- será poder abastecerlos en tamaño y calidad, por lo que se buscaría generar en la industria mayor asociatividad.

Horacio Bórquez, presidente de Faenacar, señala que también hay espacios en los mercados tradicionales que no estamos usando y que podrían ser una oportunidad para crecer.

"Hay una cuota de hasta 45 mil toneladas que dio la Unión Europea para carnes especiales. Esa cuota está dada, y hoy Chile tiene la oportunidad de incorporarse a ella. Ya tiene entregados todos los papeles y formas que certificar, por lo que sería bueno que, como política, Chile pudiera entrar y conquistar ese mercado", apunta Bórquez.

Según el empresario y líder gremial, no sería difícil entrar a ese nicho, ya que una de las exigencias que tiene es que los animales hayan sido alimentados con granos, justo y como ocurre en invierno con el 70% de la masa ganadera de nuestro país.

"A la fecha, la carne chilena ha sido muy bien recibidas y a Europa no llega al retail , sino a los restaurantes", explica Bórquez.

El campo podría generar 200 mil puestos adicionales en 10 años

La creación de un nuevo Estatuto para el Trabajador Agrícola es una de las aspiraciones históricas de los empresarios del campo.

Los principales líderes del sector abogaron por acelerar la discusión de un marco regulatorio que dé cuenta de las particularidades del campo y que reconozca que esta actividad está más expuesta a los imperativos de la naturaleza que a las trabas que impone un Código diseñado, en gran medida, para el trabajo urbano.

Tal como advierte el socio de Viña Montes, Aurelio Montes, "en los momentos álgidos de cosecha o en períodos de control sanitario de ciertas pestes, estamos llenos de trabas para poder trabajar dobles turnos y sobretiempo, con los debidos pagos, por supuesto. Todo eso es una traba y esperamos que en este período el tema quede solucionado".

Una de las promesas de campaña del Presidente Sebastián Piñera fue, precisamente, establecer condiciones especiales para los trabajadores agrícolas, especialmente para las mujeres temporeras en materia de previsión, salud, cuidado de los hijos y seguro de desempleo.

La idea es promover la formalización del trabajo asalariado para que los trabajadores puedan contar con la salud y previsión, pero también flexibilizar las normas sobre distribución de la jornada, a fin de adaptarlas a las distintas actividades.

"En este negocio entra y sale mucha gente y es muy bueno que sea dinámico", dice el presidente de Fedefruta, Antonio Walker.

El agro emplea directamente a 850 mil personas y, si se cumple la meta de plantar 100 mil hectáreas de frutales en un plazo de 10 años, podrían sumarse 200 mil puestos adicionales.

Paralelamente, los dirigentes advierten sobre la necesidad de mejorar la educación en las zonas rurales, de modo que los trabajadores y sus familias puedan acceder a tareas que exigen mayores grados de capacitación: "Las escuelas rurales no tienen acceso a internet", dice Konow.

Pablo Obregón y Fernando Vial
Economía y Negocios

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *